Buscar este blog

GLOBAL LANGUAGE TRANSLATOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Gadget creado por www.Vivirsencillamente.com

martes, 20 de julio de 2010

FUTBOL SISTEMICO: ESPAÑA Y EL FUTBOL SISTEMICO


Una de las características fundamentales del “Fútbol Sistémico”, es la capacidad de aprender. Y la Selección Española se adaptó como ninguna a las distintas dificultades que se presentaron ya desde el primer partido que perdió ante Suiza, hasta completar un campeonato en el que los cuatro últimos partidos se ganaron por un gol a cero, siendo la Selección que más atacó y sin embargo ha ganado el Mundial en el que menos goles se necesitaron para ser Campeón. Se rompió una norma histórica, a la vez que aparecieron también ideas y componentes del juego que serán imitados, aunque me temo que ello no será fácil. Y sobre todo porque, estoy de acuerdo con Guillen Balagué, “hay culturas futbolísticas que consideran nuestro juego aburrido, demasiado plano, demasiado pensado, mascado. Que nos falta crear más ocasiones, ser más directos, más agresivos, marcar más goles”. Sin duda, los demás equipos en su ánimo de contrarrestar a España fueron más defensivos y crearon más dificultades de las deseadas. Puede ser una razón por la que marcamos pocos goles y atacamos más que nadie.
En 2002 ganó Brasil y parecía que era una tendencia de futuro; aunque cuatro años más tarde no quedó clasificada entre las cuatro primeras Selecciones. De aquel fracaso, se renunció al “jogo bonito” y a jugadores creativos que no tuvieran disciplina tanto dentro como fuera del campo de juego. En 2006 fue Italia quien se coronó Campeón, defensa fuerte y ataque justo, con un equipo veterano basado en un buen portero, una buena defensa y con sistemas cambiantes nada habitual en Italia: 1.4.2.3.1 y a veces en 1.4.3.3. Curiosamente, en 2010 no ha pasado de la primera fase. Tales antecedentes son frustrantes pues no parece que consoliden los modelos y perduren más allá de cuatro años. Este será el reto futuro de España, haber creado una firme cultura de juego ya en el Europeo de 2008 y haya tenido una cierta continuidad, mejorada, en este Mundial. Precisamente con un equipo cuya media de edad fue de 26 años y 6 meses, cuando se había anunciado que la mejor renovación se había producido en Alemania que presentó un equipo de 25 años y 5 meses. Ya en EE.UU.1994, el campeón Brasil compitió con una plantilla cuya media de edad fue de 28 años y 2 meses, lo que predisponía una importante renovación para el próximo periodo mundialista de cuatro años; en Francia 1998, los franceses ganaron con un equipo cuya media de edad ascendía a 27 años y 7 meses; y sorprende que en Corea y Japón 2002 ganase Brasil con 23 años y 7 meses sin haber tenido una continuidad razonable en Alemania 2006. Por tanto, el factor edad es una referencia pero no parece una constante.

Löw, el seleccionador alemán, decía antes de enfrentarse a la selección española:”España no tiene un Messi, tiene varios…” Lo cual no deja de ser un halagado. De la misma manera, Javier Clemente significaba el mismo día que nos enfrentábamos a Alemania: “La Alemania que ganamos en la Eurocopa era lenta, pesada, sin ritmo y con muy poca agresividad comparada con su rival, España. Por eso perdió. Solo han pasado dos años y estamos ante una Alemania totalmente nueva, luego las comparaciones me resultan absurdas”. Gunter Netzer declaraba una tendencia del fútbol actual: “Lo que echo en falta en Alemania son las personalidades de otras etapas. Siempre las hemos tenido. Los clubes también tenían uno, dos o tres jugadores con un carácter muy fuerte y dominante. No es un problema del fútbol. Es un problema social. No hay líderes. Hoy, los entrenadores no quieren líderes. Quieren madurar un conjunto de individuos iguales unos a otros. Y no puede ser. A los jugadores extraordinarios tienes que darles libertad. En el campo y fuera de él… Incluso en Brasil donde han aparecido entrenadores líderes que quieren imponer su filosofía a jugadores sin liderazgo. Dunga ha hecho eso y ha fracasado…”

Continuaba Netzer: “España tiene una organización inigualable. Es una máquina perfecta gracias a cerebros como Xavi o Iniesta, que no se ven en el resto. Solo le veo problemas delante… A Alemania le ha costado producir jugadores de calidad y durante décadas no se hizo un buen trabajo de cantera. Los clubes se acostumbraron a que los jugadores crecieran en los árboles… la arrogancia hizo que nos estancásemos. Se hizo un vacío… Se comienzan a ver resultados”. Queriendo descubrir factores determinantes, si que podemos apuntar que las Selecciones, los equipos, estuvieron por encima de las individualidades. Estas se perdieron en el anonimato: Messi (Argentina); Ronaldo (Portugal); Kaká (Brasil); Robinho (Brasil); Anelka y Henry (Francia); Drogba (Costa Marfil); Rooney (Inglaterra); Higuain (Argentina); etc. Precisamente, casi todos ellos goleadores.

Sin embargo, la mayoría de Selecciones importantes no tuvieron un medio del campo solvente, demasiados jugadores de esfuerzo y menos de creación, sobre todo huérfanos de un líder que coordinase el juego de ida y vuelta, de manejo del espacio y del tiempo, en suma de la distribución del balón e implantación del ritmo más conveniente. Un hombre tan decisivo como fue el caso de Xavi Hernández en la Selección Española, con unos compañeros condescendientes con su liderazgo y también asociados en torno al balón: Busquets, Alonso, Iniesta, Cesc. Precisamente Argentina adoleció de ese “fantasista”; Brasil tampoco tuvo un conductor claro de juego; Italia notó la lesión de Pirlo, figura indiscutible en el 2006; Costa de Marfil tampoco, Inglaterra tuvo a Lampard y Gerrard para los interiores pero les faltó el pegamento que los uniera. En suma, el organizador de toda la vida no apareció en las Selecciones. Además de España, Schwinsteiger ejerció en Alemania y Sneijder en Holanda. Ahí, creo, se gestó una gran diferencia, sustancial diría yo, dentro de los factores determinantes a veces poco evidentes. En suma, un liderazgo técnico de ese calibre está muy por encima de los dibujos tácticos que cualquier entrenador pretenda diseñar, aunque sea con lienzos, óleos y pinceles…

España supo encontrar el esquema justo para el momento necesario. Incluso hubo discusiones infantiles acerca de si los dos centrocampistas de acompañamiento a Xavi Hernández perjudicaban su área de influencia y se solapaban en su actividad. No pasó a mayores porque España remontó en los resultados, pero ahí se produjo una cuña negativa que con maestría y resultados prácticos se solventó. En realidad, España alternó dibujos según momentos de un mismo partido, ya porque el resultado requería esa variante, incluso cambiando de hombres con firmeza y acierto pleno. Pero, ya digo, quizás favorecido porque los resultados prácticos están ahí. Quizás lo mejor es acudir a la clarividencia de Xavi Hernández, cuya expresión es tan clara como su visión y juego práctico. En El País del 7 de julio, día de San Fermín, Luis Martín entrevistaba a Xavi y éste respondía: “¿Qué doble pivote? Jugamos con tres en el medio campo. ¡Todo el mundo juega con tres medios! ¡Nadie juega con menos! Pero aprietan. Jugar a tener la pelota es muy difícil. La gente está preparada físicamente, nos conoce, esto es el Mundial. ¿Qué se pensaban? ¿Qué cada día ganábamos por 3-0? Yo alucino. ¿Vio el gol del otro día? El marcado a Paraguay es una jugada espectacular al primer toque, increíble. Cesc a mí. Yo se la doy a Andrés. Hace la jugada. Encuentra a Pedrito. Tira y da en el palo. Fantástico. Y contra diez en el área. Yo veo los partidos repetidos, siempre…Leo lo que la gente escribe y pienso: “He visto otra cosa”. Y a nuevas preguntas, Xavi aclara: “Yo es que alucino. Jugamos igual que el Barça, solo que yo me meto más entre líneas. Y no hay línea. No hay un metro. Nos tapan todas las salidas. Lo que hemos hecho tiene un mérito enorme. A mí me gusta porque donde va la pelota voy yo. Me siento libre. Juego muy a gusto, la gente se hace unas cábalas… La gente que no entiende dice: “Este mal, no ha metido un gol o no da una asistencia…” ¿Pero saben lo difícil que es esto? Ha sido un reto tras otro y aquí estamos…”

Por todo eso, a mí personalmente, me pareció que en 1974 hubo una gran revolución táctica practicada por Holanda. Aquel “Fútbol Pressing” de Rinus Michels que era un “fútbol sin fin”, una especie de “fútbol continuó” que asimiló conceptos del baloncesto e incluso del balonmano. Y fue una ruptura, un cambio, una mejora del fútbol convencional. En este Mundial 2010 España ha practicado el “Fútbol Circular”, una sucesión de apoyos continuos, de agrupaciones concéntricas en rondós permanentes poseyendo el balón que superó el 60% del tiempo, como mínimo, en prácticamente todos los partidos celebrados. Es una revolución este estilo, este modelo, a la que muchos equipos intentarán adherirse. Esta cultura de juego asociada a una manera de hacer concreta como es la del F.C. Barcelona. Pero debe haber algo más, ya que Guardiola jugó muchos años con la Selección Española en otras épocas y aquellos equipos no llegaron a jugar como ahora. Incluso, en este Mundial 2010, otros jugadores del Barça jugaron con sus selecciones y no jugaron de la misma manera: Touré, Keita, Márquez, Abidal, Henry, Alves, Messi. Incluso jugadores que estuvieron en el Barcelona como Van Bommel, Van Bronckhorst, Etoo… Es posible que se confirme, en este punto, el proverbio africano que dice: “Para educar a un niño, se necesita a toda la tribu”.

Por tanto, el “El Futbol Sistémico” debe ayudarnos a encontrar más claves del buen juego de España y de sus excelentes resultados. Pero, también, cómo nos enfrentaremos en el futuro a los nuevos retos que esta Selección debe enfrentar. De momento, nuestra complacencia, nuestro gozo, no tiene límites y aunque el PIB (Producto Interior Bruto) dicen que puede suponer un crecimiento del 0,7% como consecuencia del Mundial 2010, ya escribimos que lo que debemos diseñar es el Coeficiente FIB (Felicidad Interior Bruta). El mío, en concreto, debe estar muy por encima del cien…

MAROGAR.







Publicar un comentario