Buscar este blog

GLOBAL LANGUAGE TRANSLATOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Gadget creado por www.Vivirsencillamente.com

miércoles, 18 de mayo de 2011

LA INTELIGENCIA EN EL FUTBOL, UN CONDICIONANTE SISTEMICO. ¿Por qué Jugador Talento = Jugador Tecnico? ¿Por qué Jugador ordenado = Jugador Tactico?

Hoy en día, aquel entrenamiento tradicional de concepción analítica está siendo sustituido por un entrenamiento global, integral o mutifactorial teniendo en cuenta el concepto sistemico del mismo, y con la necesidad de poner al jugador en situación de resolución de los problemas que se le presentan dentro del juego y dentro de un proyecto de juego que el entrenador propone y al que debe aplicar sus métodos pedagógicos. (1)
 
Finalmente, llegamos al último punto de lo controversial del fútbol de base debido a la dualidad y la concepción personal de los cuerpos técnicos y directivos, con su visión exclusiva de ver el juego, que componen el proceso de enseñanza-aprendizaje: la paradoja de que el futbolista de talento es al que denominan “técnico” y del jugador que es más “ordenado” y aplicado dentro de la cancha, el jugador que definen por ése motivo como “futbolista táctico”.

Hablo de lo paradójico del proceso de formación en el fútbol de base, en cuanto a lo que cada quien tiene como idea de la diferencia entre lo técnico y lo táctico, en donde se confunde una cosa con la otra.

Deseamos fundamentar al talento y lo que hacemos tanto con los entrenamientos, y con la dirección de partido es todo lo contrario, hacerle olvidar que lo es. Promulgamos que el jugador de talento hay que formarlo (“se hace”) y lo que causamos con nuestra intervención pedagógica es bajarle la intensidad de su pasión por el juego. En ambos ejemplos, la mayoría de acciones por parte del cuerpo técnico con sus dirigidos están más infundadas en los resultados y los temores a perder el puesto de trabajo. Importa más “el qué” (ganar títulos), que “el como” (procesos formativos coherentes y secuenciales).

No obstante, se es muy dado a camuflar la desarticulación de la formación de los futbolistas en las divisiones menores utilizando la frase “el desarrollo integral del futbolistas”, haciéndonos creer que hay que educarlo por partes separadas.

 El utilizar la frase “el desarrollo integral del futbolista” a niveles de desgaste tal, que la convirtieron en una muletilla, se ha desvalorizado así su dimensión real y su clave dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje en el fútbol de base:

 “Durante todo el proceso de formación que nos brinda el perfil profesional como educadores físicos, nos encontramos en forma reiterada en los diferentes textos de referencia para nuestro estudio y, de igual forma, como parte intrínseca en los diversos trabajos que elaboramos por escrito, con una frase que se ha convertido en un relleno o complemento justificador de los mismos. Aludo al “desarrollo integral del individuo”.

 La respectiva frase ha sido nombrada y escrita por cuanto educador físico pretende impregnar en su trabajo para impresionar a quienes escuchan su discurso o examinan su escrito. A simple vista, la competencia profesional que emerge de la sabia frase, es lo que pareciese que fuera el objetivo de quien la expresa y redacta.

 Sin lugar a dudas, nace la inquietud de conocer claramente los elementos que configuran ese “desarrollo integral del individuo”, y que son enumerados infinidad de veces, pero que pueden ser la aproximación de la magnitud tanto del educando, como de su hacer/siendo dentro del proceso educativo. (2)

Las respuestas para despejar los anteriores enunciados, son las siguientes:

1. Si la técnica es:

1.1. Un modelo ideal de movimiento. (Manno)

1.2. Es la utilización y transformación de la motricidad con y sin el elemento.

1.3. Es la respuesta motriz a un problema de carácter mental.

1.4. El dominio de las diferentes superficies de contacto –manipulación del elemento-.

1.5. Conjunto de aprendizajes específicos utilizados en un deporte. (Weineck)

1.6. Conjunto de hábitos  o procedimientos específicos especializados. (Teodorescu)

2. Si la táctica es:

2.1. La solución de problemas que se presentan dentro del juego.

2.2. Habilidad preferiblemente de carácter mental.

2.3. Consiste en la toma de decisiones.

2.4.  Conjunto de acciones defensivas/ofensivas, que se planifican o improvisan en el juego, cuyo fin es resolver con éxito las situaciones que se presentan y que buscan obtener un resultado. Se manifiesta en la actuación y ejecución por parte de los jugadores. Sub roles.

2.5. Es la encargada de desarrollar el plano biorrelacional, la cual se apoya en la riqueza de la técnica, se soporta en las condiciones físicas y se muestra de manera óptima con una amplia preparación teórica.

 3. Si la inteligencia es:

 3.1. El intelecto para la utilidad escolar y social. (Alfred Binet y Théodore Simon. Siglo XIX)

 3.2. La habilidad mental. Posee facultades diversas que resuelven diferentes tareas independientes entre si. (L.L. Thurstone. 1938)

 3.3. El pensamiento humano en la comprensión del mundo. (Jean Piaget. 1920)

 3.4. La inteligencia depende de determinados dominios. (David Feldman)

 3.5. Inteligencias múltiples de Howard Gardner. Quien define la inteligencia como la "capacidad de resolver problemas o elaborar productos que sean valiosos en una o más culturas". Howard Gardner añade que así como hay muchos tipos de problemas que resolver, también hay muchos tipos de inteligencia.

3.6. Capacidad de adaptabilidad. Capacidad de elaborar y generar respuestas adecuadas a los problemas aparecidos en las diferentes situaciones de juego.

  4. Si el jugador técnico es (Definición personal):

 4.1. Aquel jugador cuyo manejo del balón es superlativo que lo define como “talento”.

 4.2. Aquel jugador cuya versátil capacidad mental  de juego lo capacita para resolver  y superar los diferentes problemas dentro del mismo, empleando las superficies de juego como respuesta, con una precisión excepcional.

 5. Si el jugador táctico es (definición personal):

 5.1. Aquel jugador que por tener una limitación técnica, realiza funciones sencillas de recuperación y entrega del balón.

 6. El jugador inteligente es (definición personal):

 6.1. Aquel que realiza maniobras con el balón (técnica) en los límites de la genialidad (táctico), aventajando a sus adversarios de tal forma que sea catalogado como “jugador habilidoso”, “talento”, o “crack”.
 En donde:

  1. Lionel Messi es: a. ¿Futbolista técnico? O  b. ¿Futbolista táctico?

  2. Lassana Diarra es: a. ¿Futbolista táctico? O b. ¿Futbolista técnico?

 3. Diego Armando Maradona, fue catalogado como jugador técnico. Sin embargo, por presentar una inteligencia multifactorial en el juego, ¿Fue un futbolista táctico?

 4. Pedro Sarmiento, fue catalogado como jugador táctico. Aunque se especializó hacia una vertiente específica del juego, ¿Fue un futbolista técnico?

  “Revolvamos” todo lo anterior (las definiciones de técnica, táctica, de inteligencia, más las definiciones personales) como si estuviéramos mezclando los ingredientes de una receta, la cual he denominado, “Futbolista a la carta”:

  * Un futbolista técnico es aquel que posee una inteligencia de juego tal, que utiliza las superficies de contacto a niveles ilimitados de destreza, para darle respuestas a los inesperados problemas dentro de la cancha de juego, cuyas multifacéticas respuestas mentales están acordes con dichos problemas de la realidad de juego. Al utilizar variantes de juego con las superficies de contacto, estará denotando que presenta alternativas de soluciones mentales. Su accionar predominante oscila entre la espontaneidad y las jugadas improvisadas.

 * Un futbolista técnico presenta una excelente condición táctica por encima del promedio de aquellos jugadores que se especializan en dos fases del juego específicamente: 1. Recuperar el balón y, 2. Tenencia del balón. Con sus respectivos fundamentos técnicos básicos: Recepción-control y pase.

  * Un futbolista táctico es aquel que utiliza su inteligencia en una sola dirección que lo vuelve experto en la misma.

 * Un futbolista táctico presenta una condición técnica limitada, ya que sus respuestas motrices con el balón surgen de problemas mentales restringidas por su acostumbramiento a limitar su juego en particular. Su labor dentro de la cancha viene acompañada de problemas/soluciones mentales, en su gran mayoría, preestablecidas.

 ¿Cómo les pareció semejante revoltura? Solo intento construir la hipótesis de que El futbolista de talento es igual  de táctico y de técnico y que el futbolista de “menor rango”, es igual en ambas vertientes táctico-técnica.  Ni la primera (lo táctico), prevalece sobre la segunda (lo técnico). Ambas son interdependientes. Lo mismo se puede decir del jugador denominado talento como del que no lo es (Considero que es semejante, pero a menor escala).

  Para tratar de resolver la brecha existen entre lo técnico, lo táctico, el juego y el futbolista dentro de los procesos formativos del fútbol de base, he integrado los anteriores medios del entrenamiento en un todo al que denominé: “La inteligencia Sistemica”.

  El término de inteligencia sistemica es una forma personal de llamar “la fusión” que se lleva a cabo entre la técnica individual-grupal a través de la realidad de juego. Para reforzar el respectivo planteamiento sobre el valor de la inteligencia técnica en el fútbol de base, expongo el pensamiento de otro autor para tal fin de “aprender jugando”:

“Iniciar al juego deportivo a través del propio juego”. Este principio –ya demostrado teóricamente- pretende que los diversos gestos técnicos y los diferentes comportamientos tácticos puedan ser introducidos y asumidos  a través de juegos. Esto no significa que sea suficiente con proponer juegos y dejar jugar, esperando que el nivel de juego mejore por sí mismo. La actuación del profesor en el desarrollo del juego y la secuencialidad  de los juegos hacen que el niño se sitúe progresivamente ante las dificultades y problemas que debe resolver. Las nuevas situaciones que se suceden hacen que en cada caso tomen relevancia aspectos técnicos y tácticos que pueden ser analizados de forma particular pero siempre como consecuencia de la realidad total”. (3)

  “Dedicamos demasiadas horas a fundamentar y pocas horas al juego”

  “Hacemos muchas cosas que no reconocemos”

Los siguientes elementos influenciaron el desarrollo de la técnica implementándose "salvajemente" en los futbolistas de otrora. Los deseo definir sin temor alguno. Con esto pretendo concluir que: la técnica es un conglomerado de variantes que al unísono redundaron en potenciar la misma. El fútbol se convierte de este modo, en una inteligencia técnica multiestructural. En donde:

 1. EL FÚTBOL: Expresión motriz unilateral intracultural.
 
  2. LA PASIÓN POR EL JUEGO: Se juega como se vive. Se vive como se juega.

  3. EL JUEGO: Principio educativo. Se juega para aprender.

  4. LOS MODELOS A IMITAR: Abundancia de referentes en cada calle y cancha.

  5. EL HÁBITAT NATURAL O MEDIO SALVAJE: Espacios donde se explayó la técnica.

  6. LOS JUEGOS DE LA CALLE: Estímulo de lo cognitivo-táctico.

  7. LOS INTERCAMBIOS BARRIALES: Demostración de saberes y defensa de la propia dignidad deportiva.

  8. LAS RELACIONES INTERCULTURALES: Potenciadoras de la riqueza técnica.

  9. EL ENTORNO Y AMBIENTE SOCIAL: Libertad y espontaneidad de expresión motriz deportiva.

  10. LA MODALIDAD DEPORTIVA DEL FÚTBOL: Exclusividad de las expresiones motrices intraculturales.

 11. LOS PROCESOS DE ENSEÑANA-APRENDIZAJE: Aprovechamiento de la abundancia del talento y de su riqueza técnica silvestre.
LA TÉCNICA VS LA MANIPULACIÓN DEL ELEMENTO

“¿QUÉ EJERCICIOS SON MÁS PARECIDOS AL FÚTBOL PARA UTILIZARLOS EN LOS ENTRENAMIENTOS?”

  R//: “PUES LO MÁS PARECIDO AL FÚTBOL, ¡ES EL FÚTBOL MISMO!" (4) Eso si, con tareas individuales y grupales, responsabilidades y problemas que SIEMPRE SE SUCEDEN EN EL JUEGO; INDEPENDIENTE DE QUIÉN LO JUEGUE.

   Se observa pues, una tendencia del entrenamiento moderno en donde la técnica hace parte intrínseca del juego mismo para un estimularse y desarrollarse acorde con los requerimientos del mismo fútbol. Algunas reflexiones nos refuerzan la anterior disertación:

  “Aprender nunca es llegar a ser capaz de repetir el mismo gesto, sino dar a la situación una respuesta adaptada por diferentes medios” (5)

“Es necesario pues, como hemos mencionado, variar las condiciones de ejecución en el caso de la adquisición de un gesto técnico, o bien proponer al mínimo un problema que comporte a nivel táctico una elección posible (O…o…)”. (6)

“En cada repetición, hay pues adaptación a nuevas condiciones, lo que evita fijar al jugador en unas respuestas poco susceptibles de evolución y que se caracterizan por su ausencia de plasticidad. Es igualmente interesante introducir en seguida, incluso desde el comienzo si es posible, el adversario, cuya conducta inducirá las reacciones del jugador, y con ello se enfocará al aspecto táctico individual”. (7)

  “La intervención del educador parece aquí capital; se trata por su parte de ofrecer al jugador una situación apropiada, es decir, elegir el ejercicio-problema en cuyo interior surge una dificultad especial  para inducir al jugador a descubrir la solución y los ajustes necesarios para resolver el problema formulado”. (8)

 “En definitiva, la técnica representa la utilización y la transformación de la motricidad para lograr que sea cada vez adaptada a las exigencias del juego. La motricidad constituye la base común en la que se inserta la técnica de cada juego deportivo colectivo”. (9)

“Descentrarse respecto al balón. Para actuar en función de las situaciones que se desarrollan y adaptarse a las reacciones de los compañeros y de los adversarios, el jugador debe percibir los acontecimientos. De ahí la importancia que se da a la adquisición de informaciones gracias  a las sensaciones visuales”. (10)


  Si “uno juega como vive”(Es importante aclarar que dicha frase muchas veces no es directamente proporcional: una persona introvertida, puede ser un futbolista atrevido dentro de la cancha. Una persona sociable, puede ser un futbolista “egoísta” dentro del campo de juego), y si uno enseña según como conciba el fútbol, ¿Estaremos confundiendo la técnica para jugar con la inteligencia de juego?

 Cuando los responsables de dirigir este proceso de enseñanza-aprendizaje "descubran de una vez por todas", QUE LAS ACCIONES COMUNES - RECUPERAR-TENENCIA-AVANZAR-DEFINIR (Denominadas FASES DE JUEGO), dadas desde lo defensivo, transición y ataque en el fútbol; QUE SIEMPRE SE DAN, SIN IMPORTAR QUIEN LO JUEGA; ESTÁN DETERMINADAS POR MÚLTIPLES FACTORES INTEGRADOS, PODRÁN CONSTRUIR BATERÍAS DE EJERCICIOS QUE ABARCAN LA TOTALIDAD DEL JUEGO.

 DEJARÍAN DE ESTA MANERA, EL TRABAJO DESARTICULADO Y AISLADO DE ESOS ENTRENAMIENTOS QUE POR AÑOS HAN VENIDO EMPLEANDO, CREYENDO CON ESTO INCONSCIENTEMENTE, QUE EL FÚTBOL ES UNA PARTE Y NO EL TODO. DEBERÍAN FUSIONAR EN LOS ENTRENAMIENTOS LAS PARTES QUE COMPONEN EL FÚTBOL (Lo táctico, técnico, físico, psicológico, estratégico).

Al momento de seleccionar a los futbolistas en el fútbol de base, el primer ítem para tal selección es… ¿La manipulación del elemento-balón? Claro que no, ocurre es de otro modo. La gran mayoría de directores técnicos/entrenadores seleccionan a sus futuros jugadores por su capacidad, comprensión e inteligencia de juego. Hasta el día de hoy no he presenciado al primer director técnico/entrenador que seleccione o invite a firmar la planilla de juego, a los denominados “malabaristas” que inundan las esquinas de los semáforos en nuestra ciudad de Medellín.

 Pero eso sí, dedican horas enteras en los entrenamientos a realizar trabajos técnicos aislados del todo (del contexto real del juego). Sin embargo, no es problema único de los directores técnicos/entrenadores, instructores/monitores y demás. La eterna dualidad en el proceso de entrenamiento, igualmente cobija a nosotros los preparadores físicos.

Los preparadores físicos (para darles un poco de descanso a los atribulados directores técnicos, al dedicarles todo las “causas” de la formación/deformación de los futbolistas de base en este ensayo) no están ajenos a la mencionada dualidad de los procesos metodológicos en la formación básica. Realizan trabajos físicos aislados de lo que la interdependencia de las partes del futbolista requisita para el juego.

 Se estructuran evaluaciones de la velocidad lineal exclusivamente, sabiendo que el fútbol es de un sinnúmero de acciones direccionales cambiantes. Para agregar a dichas evaluaciones, se valora más el resultado de mts/seg., que la técnica de la velocidad. ¿Quién es más veloz? No quién presenta mejor técnica de carrera. ¿Quién salta más? (Evaluación del salto en la plataforma). Pero no quién cabecea mejor. Y lo más contradictorio, el que más salta es el que es utilizado en posiciones que no potencian dicha capacidad física.

El trabajo de fuerza, es otro tema candente. El trabajo de la fuerza abdominal lo realizan aislando dicha musculatura. Será que para realizar el gesto del pateo o del cabeceo, ¿Sólo interviene un grupo muscular para tal fin? No los culpo (ni me culpo), pues nos vendieron la idea de que “es necesario aislar el recto abdominal de tal forma que no intervengan los flexores de cadera y demás”; con la bendita disculpa que de esta forma se trabaja única y exclusivamente el recto abdominal.

Es decir, el trabajo de la fuerza del gimnasio, fuera de trabajar más músculos que movimientos, es el campo del estimular los diferentes grupos musculares en forma exclusiva, no interdependientes. ¿Se pueden imaginar ustedes patear sin los grupos musculares del tren superior? Otra más, patear sin el grupo muscular que conlleva la musculatura abdominal. Gracias a Dios nosotros (Directores técnicos, preparadores físicos, directivos y demás) no fuimos músicos. ¿Cómo sonaría la orquesta si cada uno interpretara el instrumento en forma aislada? Aunque eso sucede, pero cada uno interpreta sus partes pero en forma integrada. Suena contradictorio, pero no lo es.

 Es hora de conformar un trabajo de fuerza integrando e interrelacionado los diferentes sub grupos musculares en una misma acción de ejecución. Ya los he creado, por sí se lo están preguntando al mismo momento de leer lo que está escrito al respecto.

Igual sucede con el trabajo de la coordinación. “Preparador físico”, al jugador ´x` está deficiente en la coordinación”. Sabiendo que hasta para escribir se necesita coordinación. Aunque a veces pienso que ni “el pibe” Valderrama, ni “el tino” Asprilla, entre otros, eran buenos para la gimnasia rítmico-auditiva (“los aeróbicos”).

 Hasta tuve el tiempo necesario para realizar una clasificación de  la coordinación y sus respectivas baterías de ejercicios, al escuchar a los directores técnicos/entrenadores asociar/confundir coordinación con la motricidad particular.

   1. Coordinación técnica.
   2. Coordinación táctica.
   3. Coordinación física.
   4. Coordinación motriz.
   5. Coordinación mixta.

 La anterior clasificación de la coordinación es una buena “arma” al momento de que el director técnico/entrenador vuelva con la imposición del trabajo al preparador físico: “profesor, a ´X` jugador le falta coordinación”. ¿Cuál de todas las cinco clasificaciones específicamente le falta al jugador ´X`, señor director técnico/entrenador?

Integrémonos por favor. Tanto el directivo, como el director técnico/entrenador y el preparador físico, para que trabajemos bajo unas mismas directrices. Que el director técnico/entrenador no realice trabajos físicos si no está capacitado para ello, cuando no cuentan con un preparador físico en algunos equipos por ejemplo, con el bendito temor de que “el equipo se caiga físicamente”. Que estructure metodologías basadas en la realidad del juego que satisfaga todos los elementos del juego y de quien lo ejecuta, los futbolistas.

 De la misma forma, he sido testigo directo en divisiones menores, en cuanto al momento de los informes, evaluaciones y opiniones de su cuerpo técnico sobre el rendimiento de los jugadores. Asimismo, al escuchar a propios y extraños que pertenecen a divisiones menores de otros clubes profesionales, y el resto de comentarios, de diferentes cuerpos técnicos de equipos de fútbol de base.
Esto es lo que se escuché de tales reuniones y comentarios al referirse al presente y futuro del jugador de base: “Es un talento, un excelente jugador de proyección, pero le falta… (“x” cosa). Si tomaran conciencia quienes opinan sobre el presente y futuro del futbolista que están evaluando de lo que significa esa pequeña palabra “pero”, en cuanto a lo que compromete a quien la emite en lo relacionado tanto con su competencia formativa como con su compromiso con el futbolista y con la institución deportiva, sus opiniones serían más acordes con lo que este proceso de enseñanza-aprendizaje en el fútbol de base requisita.
 Veamos el meollo de la “pequeña” e inmensa palabra (“Pero”), en lo que a su significado real representa. Las escribo en interrogación y/o a manera de hipótesis para dejar el beneficio de la duda:
1. ¿Tienes la capacidad formativa para fortalecer las virtudes y/o minimizar los defectos del futbolista de base?
2. ¿Cuentas con una pedagogía formativa, desde lo teórico-práctico, para transformar a tus  educandos?
3. ¿Requieres del talento de tus jugadores para ocultar tus limitaciones táctico-técnicas formativas?
4. Si el futbolista nace y “no hay más por hacer” ante las deficiencias de tus jugadores, ¿Qué papel desempeñas en el proceso de enseñanza-aprendizaje en el fútbol de base?
5. Si el futbolista “no nace sino que se hace”, ¿hasta qué punto eres responsable directo de la disminución del talento con tu particular manera de concebir el juego?
6. Si la lógica del proceso es potenciar el material humano/deportivo de los futbolistas de base, ¿Por qué los directores de divisiones menores y presidentes/dueños de equipos infantiles y juveniles, contratan directores técnicos y preparados físicos cuyas metodologías de entrenamiento y dirección técnica van en contravía de la misión y visión de quienes los emplearon?
7. Si existen en las divisiones menores y clubes deportivos organizados una metodología estándar de trabajo que identifica la misión y visión del proceso formativo en el fútbol de base, ¿Por qué cada integrante del cuerpo técnico realiza, sin supervisión alguna, métodos de enseñanza desfasados de la realidad socio-deportiva de sus futbolistas?  “Respetamos la forma de trabajar de cada uno. Cada quien sabe de antemano lo que exige la institución deportiva”. Enuncian descaradamente. ¿Será que por no saber del asunto formativo, se hacen los que respetan la libertad laboral? ¿Acoso laboral?
8. ¿No importa el “cómo”, sino “el qué”?
Finalmente, no me salvo tampoco de estas reflexiones-críticas sobre la responsabilidad en la formación/deformación de los futbolistas de base, pues al igual que “los padres de familia, que pueden llegar a serlo por estar predispuestos biológicamente para ello, pero que en materia educativa de sus hijos tendrán que enmendar sobre la marcha los errores de su inmadurez socio-afectiva consigo mismo ,y por ende, con sus descendientes”; he realizado todo este material con la colaboración indirecta de miles de jugadores que hicieron parte de la mencionada formación/deformación desde mi inmadurez personal/profesional, hasta lo que hoy he podido “evolucionar”.
Se podría imaginar cada uno de ustedes si este proceso pedagógico hubiera sido parecido a la medicina… ¿Cuántos futbolistas hubiesen muerto de verdad?  Al menos TODOS hoy siguen con vida, ya desde lo familiar, afectivo, social, laboral, deportivo, religioso, cultural, espiritual, educativo, etc. Excusas a cada uno de ellos, pero deben comprender que el fútbol ni se aproxima a ser ciencia alguna.
Hasta hoy seguimos hablando sobre temas como: qué es “jugar bien”, “jugar bonito”, “el futbolista nace o se hace”, “los jugadores hacen al técnico”, “las divisiones menores se hicieron para darle empleo a mucha gente”, “vence el equipo que esté conformado por más jugadores de talento que sus adversarios”, “los trofeos y las medallas de los campeonatos se obtienen como estrategia publicitaria de los equipos”, “los equipos se estructuran con futbolistas de talento para economizar el trabajo del director técnico”, etc.
 Cabe aclararles que estas reflexiones personales las realizo desde mi madurez personal/profesional del presente. Se imaginan ustedes, ¿por qué no las hice antes? Son contundentes sus respuestas. ¡También la embarré en el pasado!
Ahora bien, si el proceso formativo en el fútbol de base tiene que estar a merced de que exista y aflore el talento por sí mismo, con una baja acción e incidencia de su cuerpo técnico, es como dejarle a la suerte, y la responsabilidad únicamente al mismo tiempo, de la cosecha del  talento en sí al fútbol de base. Como podemos observar a continuación, “La suerte es cuando se juntan, la preparación con la oportunidad”. Veámoslo más claramente con el siguiente “invitado”:
Periodista: “¿Siente que ha nacido para jugar esos partidos?”
Futbolista: “No. Volvemos a lo de antes. He tenido la suerte de nacer con unas cualidades y de tener oportunidades. Pero, más allá de eso, como dice Xavi, hasta la suerte se trabaja. Si te esfuerzas en lo que haces y tienes un poco de suerte, tal vez lo consigas. Esa es mi filosofía. He tenido la suerte de tener talento, pero lo he trabajado. Y mucho.”
 Mil gracias a cada uno de ustedes por leer estas entregas reflexivas que surgen de mi opinión socio-deportiva. Al mismo tiempo, deseo invitarlos para que dejen de ser “ovejas” que siguen el mismo “rebaño” de siempre. No tengan temor alguno de encontrar la verdad, así el “perro ovejero” te vigile para que no te salgas del rebaño y poder él seguir manipulando el mismo.
Bibliografía

 (1) Del libro: Fútbol, medios de entrenamiento con balón. Miguel Ángel Portugal. Editorial Gymnos. 2000

 (2) Apartes del ensayo: “La filosofía motriz, ¿objeto de estudio de la Educación Física?”. Adolfo Gómez Sánchez. IUEF. Universidad de Antioquia. Medellín.1999
(3) Del libro: Iniciación a los deportes de equipo. Domingo Blázquez Sánchez. Editorial Martínez Roca, S.A. PÁG. 9. 1986.
(4) Juan Carlos Grisales. Preparador físico. Divisiones menores Envigado F.C.2011.
(5, 6, 7, 8, 9 y 10) Del documento: “La enseñanza de los juegos deportivos colectivos”. IUEF. Universidad de Antioquia. Medellín, 1996.
(11) Del texto: “La suerte se trabaja”. Entrevista. Gerard Piqué. Futbolista Barcelona F.C. El Espectador. Domingo 1º de mayo de 2011. Págs. 48-49.
Adolfo Gomez Sanchez
RECOPILACION FUTBOL FORMATIVO
Publicar un comentario