Buscar este blog

GLOBAL LANGUAGE TRANSLATOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Gadget creado por www.Vivirsencillamente.com

domingo, 30 de mayo de 2010

MOURINHO: EL SISTEMA DEL REAL MADRID PARA LA TEMPORADA 2010-2011

El que conoce y ha estudiado José Mourinho el Real Madrid version 2010/11 no se alejará de este diseño táctico. La pregunta más importante radica en los nombres que formarán parte de la columna vertical del equipo, pero parece legítimo señalar lo siguiente: Maicon, lateral derecho del Brasil; Kolarov, back defensivo de Serbia, De Rossi, centrocampista defensivo italiano, y María Di, el medio- El extremo argentino, aunque el jugador del Benfica. Aparte de estos, es natural que la prensa continuar con muchos más, tal era el afán de 'galácticos' de ases capaces de sortear el actual dominio catalán.

El técnico portugués tiene la intención de darle al equipo más defensivo argumentos, que hasta se la entiende en la cara de la materia prima que ya existe en el club de la capital: Kaká, Van der Vaart, Benzema, Higuaín e incomparable Cristiano Ronaldo. Como tal, puede ser Maicon y sus partes Kolarov lado de enorme utilidad, incertidumbre en cuanto a los intereses reales de Di María y el tema principal es la táctica del grupo en el centro del campo: Kaká y Xabi Alonso serán, sin duda, su espacio asegurado, pero falta saber el otro, Gago, Lass, Diarra, Granero, Van der Vaart o incluso Gutti? Mourinho  pedirá un promedio cuatro jugadores con la capacidad de dar vuelta el juego más posicional Xabi Alonso y  la creatividad y el poder de construcción de Kaká? En este caso, los jugadores competitivos como De Rossi, Gerrard o Lampard, su discípulo en el Chelsea, podría ser tenidosen cuenta  por la contratación de José Mourinho.

Por último, presagiamos un equipo con Cristiano Ronaldo, se espera que el 4x3x3 (asimétrica) es el sistema primario. A la derecha, Maicon le da profundidad al pasillo. A la izquierda, Kolarov garantiza la coherencia superior a la del costado. Lo contrario también puede ser posible, con la opción de recurrir a Marcelo. En el centro del campo, la cuestión consiste en la orientación del triángulo: (i) 4x3x3, con una posición más No. 6 (Xabi Alonso?) Y dos jugadores que son liberados de las actividades de creación y organización ofensiva, (ii) 4x3x3, pero la variante 4x2x3x1, doble pivote defensivo (Xabi Alonso y otros), liberando el brasileño Kaká para la mayoría de las funciones de central, típico de un 10 n º. Para seguir esta esta estragia en los próximos días, ¿Podria ser? ¿Que piensan ustedes? 


Catenaccio

sábado, 29 de mayo de 2010

“El verdadero GANADOR no usa tópicos ni pretende ganar con palabras y sí con actitudes y aptitudes".

Referirse a José Vicente Hernández Fernández puede que no diga tanto al aficionado al deporte como escuchar el nombre de PEPU HERNÁNDEZ, el técnico español que mayores títulos ha ofrecido al deporte nacional. Medalla de oro en el Mundial de baloncesto de 2006, medalla de plata en el Europeo de 2007 como seleccionador, su palmarés también incluye en su dilatada trayectoria una Copa del Rey, y los títulos de subcampeón de la Liga ACB y de la Copa Korac con el Estudiantes.

Pepu, nombrado mejor entrenador de la temporada 2003/04 por la Asociación de Entrenadores de España, posee un carisma especial para guiar o conducir a un grupo de elegidos “prefiero que el equipo “quiera hacer” y no “tenga que hacer”.

Su habilidad para socializar talentos ha convertido al seleccionador de baloncesto en un hombre del que hablan así jugadores como Jorge Garbajosa, “haríamos cualquier cosa por él” destacaba en una reciente entrevista el jugador de la NBA.

Pepu es sobre todo un amante al baloncesto, opción que priorizó frente a sus estudios de Ciencias de la Información. Su vida es el baloncesto y la educación de deportistas, gracias a una clara actitud pedagógica. Una dilatada trayectoria en las categorías inferiores presidida desde una máxima "Baloncesto equivale a educación, generosidad, solidaridad, trabajo en equipo, talante y tolerancia. Son valores que preparan a un jugador para el futuro". Así de expresivo se mostró al recoger el Premio Príncipe de Asturias a los Deportes y así de interesante se muestra a lo largo de esta entrevista.

Tras una dilatada trayectoria como entrenador creo que a Pepu Hernández hay que considerarlo como algo más que un entrenador, quizás como un educador, un formador de personas, un profesor de baloncesto.

"Me gustaría que así fuera. Creo que si un entrenador lo es únicamente de técnica y de táctica, y más en categorías de formación, no logrará una completa educación del deportista" .

¿Le interesa tanto o más la persona que el jugador?.

"Siempre primero la persona. Si no somos capaces, como entrenadores, de solucionar los problemas personales del jugador no se conseguirán los resultados que buscamos, y por otra parte, existirá un déficit importante en la educación deportiva y social del jugador" .

Y ahí es importante la colaboración, la suma de esfuerzos; entiendo que considera que la idea de equipo parece ir más allá de los jugadores y del cuerpo técnico.

"Creo que es posible, aunque no fácil, conseguir el GRAN EQUIPO, partiendo del núcleo formado por los jugadores, ayudado por los técnicos y asistentes (delegado, medico, preparador físico, fisioterapeutas y entrenadores), protegido y asistido por los responsables de la Federación y los Patrocinadores. Y atendido por los medios de comunicación, que transmiten los valores del grupo al componente más numeroso del GRAN EQUIPO, que son los aficionados y las personas, que aunque no les guste el deporte sí pueden valorar, espero que de manera positiva, las actitudes del núcleo inicial de jugadores”.

“La comunicación y coordinación entre las partes es imprescindible y es necesaria la vigilancia constante” .

“El contacto constante y directo entre todos los componentes del equipo es lo que permite la puesta en común. La capacidad de “hablar claro”, de disentir, de debatir razonablemente e incluso la posibilidad de estar de acuerdo nos acercan a la unidad y al convencimiento de lo que “queremos” hacer y no a lo que “tenemos” que hacer” ”.

Deduzco entonces que en su estilo de dirección parece que prefiere convencer y llegar al jugador. Otros entrenadores han obtenido títulos por distinto camino, desde un estilo autoritario, coercitivo, punitivo ...

“Cualquiera de los estilos mencionados puede conducir al éxito. Particularmente prefiero que el EQUIPO ”QUIERA HACER”, no que “TENGA QUE HACER”. El camino es más largo y difícil, pero cuando se consigue es mucho más gratificante”.

Es decir, para usted, la motivación radica en objetivos “valiosos”, de tipo emocional, que van más allá de los títulos, del éxito deportivo. ¿Considera que el rendimiento llega a ser la consecuencia de un estado de ánimo colectivo?.

“El grupo debe estar convencido de lo que puede conseguir y de cómo lo puede conseguir. La meta puede ser muy atractiva pero el camino hasta ella es lo que más debe motivar, al menos a los responsables de la planificación y preparación del grupo”.

“Los ingredientes racionales son imprescindibles para competir. Los ingredientes emocionales son los que dotan al EQUIPO de las capacidades EXTRA para ganar o por lo menos competir de la mejor manera posible”.

No debe ser fácil conseguir esa “química” a la que define como compromiso colectivo. ¿Cómo lo consigue?

“Intentando demostrar con los hechos y no solo con palabras la importancia de todos y cada uno de los componentes. Conceptos como respeto, confianza, generosidad y humildad son un buen punto de partida”.

Al entrenador le toca templar las emociones individuales y colectivas. A usted le toca darle equilibrio al equipo, ¿cómo trabaja este aspecto?.

“Equilibrio es un concepto al que recurro constantemente para dar un sentido a la relación dentro del grupo, a las características de nuestro juego y también al comportamiento que debemos observar fuera de la cancha para no perder contacto con nuestro objetivo. Intentar ser coherente y justo, puede ayudar”.

Sabe usted que hay entrenadores que no hablan individualmente con sus jugadores, que lo evitan. Solo hablan cuando se dirigen al grupo y casi exclusivamente de baloncesto ¿Qué opina de este estilo de llevar a un equipo?.

“Creo que es muy importante una constante comunicación abierta y directa tanto en el ámbito individual como en el colectivo, que permita descubrir “problemillas” e impedir que se conviertan en problemas de muy difícil solución”.

“Siempre que sea posible los componentes del grupo deben tener acceso a toda la información, conocer las debilidades, (los puntos fuertes son conocidos por todos) para que generosamente alguno o todos puedan ayudar”.

¿Parece que a usted le interesa sobre todo el talento solidario, el talento al servicio del equipo?.

“En un deporte como el baloncesto no cabe el talento que no esté dispuesto a ofrecerse al conjunto. Si no suma no es talento, se pueden tener habilidades, pero no es talento”.

Usted trata de educar “valores” dentro del grupo. ¿Un equipo con “valores” o principios es un grupo más compacto, más sólido?.

“Determinadas circunstancias permiten a un equipo mostrar capacidades y valores que estaban ocultos tanto para los componentes del grupo como para los seguidores. La detección y reconocimiento de los valores alimentan de nuevo al Equipo y permiten un mayor y mejor acercamiento al gran público, con la importancia de mostrar su ejemplar comportamiento a los más jóvenes”.

¿Qué valores son los pilares básicos sobre los que construir un equipo?.

“Compromiso, solidaridad, generosidad y humildad pueden formar una buena base sobre la que ir creciendo”.

El entrenador es en cierta medida el “espejo” en el que se mira el jugador, llegando a contagiarse de cómo piensa y siente su entrenador. Duda si percibe dudas, confía si percibe confianza. ¿El rol de entrenador es más difícil cuando se tiene conciencia de ello? Usted ha conseguido que su equipo crea en usted, Garbajosa, Pau Gasol, Navarro, todos creen en usted en el amplio sentido de la palabra.

“No se puede siempre estar convencido de todo, pero si es útil tener pocas pero muy sólidas convicciones. El primero en dar confianza y no solo con palabras será el entrenador y si el grupo es inteligente responderá con confianza”.

Pero el entrenador se examina diariamente ante sus jugadores. Éstos perciben las pequeñas contradicciones que le van restando credibilidad. ¿Cómo puede convivir con esta exigencia permanente?.

“Esta es una cuestión importante. Si existen contradicciones se llega a confundir al grupo y la capacidad para la puesta en común se deteriora. Pido constantemente a mis ayudantes que vigilen mis propuestas para no caer en la contradicción”.

Sin embargo, hay entrenadores que hablan mucho y hacen poco. ¿Qué importancia otorga a los hechos en relación con las palabras?.

“Las palabras pueden mostrar, los hechos demuestran. Sin demostración no se llega al pleno convencimiento tanto individual como colectivamente”.

Hablemos de la Selección Española de baloncesto, sin duda, es un referente de trabajo en equipo. En la cancha se le ve evolucionar como un auténtico EQUIPO. ¿Cómo llega a lograr que grandes estrellas antepongan el protagonismo del equipo al suyo individual?.

“En ocasiones me pregunto si no estoy siendo injusto con el individuo al mencionar continuamente la palabra Equipo, sin reseñar los meritos adquiridos por los jugadores que forman el Equipo Nacional, pero creo que esos meritos ya están descontados. Es lógico pensar que si el Baloncesto es un juego de EQUIPO solo como EQUIPO se puede competir y solo como EQUIPO se puede llegar a ganar. Los jugadores saben que la suma de voluntades mejora al EQUIPO y, así el EQUIPO es capaz de destacar las cualidades del jugador”.

Tal vez, después de escuchar sus palabras, la raíz radica en que usted considera que no hay jugadores “imprescindibles. El éxito en el mundial parece darle la razón.

“Es preferible que un equipo no tenga dependencias significativas pues lo convierte en previsible. Todos los jugadores deben sentirse importantes para repartir las cargas de responsabilidad y no jugar con exceso de peso. Por otra parte si se tiene en el equipo un líder y por diversas razones no participa, ¿qué toca ese día?, ¿no competir?”.

Tal vez por este argumento ha conseguido que la selección juegue de “memoria”, hace un juego fluido, alegre,... ¿Esto se consigue más con mucho entrenamiento o tiene más que ver ese estado de ánimo colectivo que usted imprime y singulariza su forma de vivir la competición?.

“En la Selección Nacional tenemos menos tiempo para entrenar del que nos gustaría por lo tanto necesitamos hacer todas las propuestas más sencillas y trabajar muy directamente en la creación de un ambiente propicio y práctico para la rápida aceptación de las normas básicas que nos acercaran a nuestro estilo”.

Recordando momentos puntuales por ejemplo el reciente Europeo, ¿No cree que en la final ante Rusia al equipo le perjudicó el ansia por conseguir el título, por hacer el doblete en casa? ¿Quizá el equipo traicionó alguno de sus principios?, ¿no buscó en exceso a Pau Gasol?, ¿por qué se rompió ese fluir en el juego, jugar de “memoria”?.

“Por distintas rezones llegamos algo justos a la final. Nos enfrentamos a un rival que supo en determinadas fases del partido limitarnos en nuestro estilo y sí, es posible que existiera un exceso de peso en la responsabilidad individual”.

Por eso usted argumenta siempre la conveniencia de las rotaciones. Todos han de sentirse importantes en el éxito del equipo.

“Por el estilo con el que se quiere dotar al equipo es muy importante que exista una muy alta participación y rotación que permita jugar con la más alta intensidad. Se dan partidos en los que si la intensidad de la defensa y la velocidad de respuesta es grande no es necesario recurrir al bagaje táctico”.

En el análisis a sus conceptos destaca también su máxima de que trabajando en equipo se puede superar a cualquier rival. Por la misma lógica si no es así, cualquier rival te puede superar.

“Sin duda. Es muy improbable encontrar rivales sin un alto nivel competitivo, por lo tanto la diferencia puede estar en la capacidad del grupo para la puesta en común”.

Profundizando en su singularidad como técnico, además de intentar educar usted consigue el disfrute en el equipo, tanto entrenando como compitiendo. ¿No cree que aun está muy arraigada la creencia de que “la letra con sangre entra”?.

“Sabemos que el que algo quiere algo le cuesta y que la progresión en el deporte se consigue mediante el esfuerzo (no sacrificio), aunque no siempre tiene que resultar aburrido. Si se puede disfrutar también en los entrenamientos con la variedad, competitividad y novedades, mejor para todos”.

Habla de esfuerzo y no de sacrificio. Esto rompe con la idea tradicional de que hay que “sufrir” para ganar. Usted se refiere al disfrute en los entrenamientos pero también en los partidos. Y parece que todos lo consiguen, los jugadores en la cancha y usted en el banquillo.

“No me parece justo que una victoria dure veinte minutos y que una derrota te agobie durante tres semanas. La propia competición es un gran aliciente, si te encuentras preparado, tanto individual como colectivamente, puedes disfrutar de ella tratando de imponer el estilo del equipo. Sufrimiento no, sacrificio no, pero sin esfuerzo para superarte y superar a tu rival no se podría llegar a disfrutar con el trabajo bien hecho independientemente del resultado”.

¿Qué le dice el tópico de “ganar sí o sí”, “ganar como sea”?.

“El verdadero “ganador” no usa tópicos ni pretende ganar con palabras y si con actitudes y aptitudes compite contra deportistas y personas de igual a igual y los pequeños detalles técnicos, tácticos y de responsabilidad inteligente son los que pueden darte la posibilidad de ganar”.

Y si entramos en tópicos ¿qué le sugiere “el baloncesto es así”?.

“Espero que no sea una frase que arraigue en el deporte del baloncesto. Sí la he oído en el fútbol y no me gusta porque denota inmovilismo y conformismo. En Baloncesto preferimos preguntarnos constantemente ¿por qué el Baloncesto es así?, y buscar la respuesta adecuada para que resulte cada día más atractivo sin perder los valores básicos”.

Su personalidad marca a sus equipos pero ¿podría decirnos qué es para usted “saber competir”?.

“Como entrenador lo que más me preocupa es tener al Equipo preparado para la competición. Prefiero intentar enseñar a “pescar” que tener que “dar peces” solo cuando se necesita”.

“Para la Selección, saber competir es respetar y respetarse y no olvidar el COMPROMISO adquirido con sus amigos, con sus compañeros, con su deporte o con su país, lo importante es que exista COMPROMISO”.

Me sorprende gratamente su maestría en el manejo de la psicología. ¿Es usted un autodidacta en la dirección del equipo?. ¿Ha contado en alguna ocasión con la colaboración del psicólogo del deporte?. ¿Qué opina de esta figura profesional en el trabajo de un equipo?.

“Tengo muy pocas nociones de psicología. Me baso en la experiencia adquirida y en escuchar con atención a otros compañeros entrenadores con muchas más y más validas vivencias. Escuchar al jugador y a todas las personas que en distintas materias puedan aportar algo es de una gran ayuda para mi cometido”.

Sabe usted que Pepu Hernández es la envidia de todos los aficionados al fútbol. ¡Cuánto darían por disfrutar como disfrutan los aficionados del baloncesto!.

“Baloncesto y Fútbol son deportes con distintos planteamientos y estilo pero con muy buenos profesionales. Estoy convencido de que muy pronto todos los aficionados al fútbol lo pasaran muy bien con los éxitos de la Selección”.

La paradoja es que desde el contexto del fútbol a usted posiblemente le tildarían de “blando” en por su estilo de dirección del equipo. Un gran error a mi entender.

“Yo no pretendo ser ni blando ni duro, únicamente justo y comprendo los riesgos que pueden acompañar a este estilo de dirección. Creo que seducir y convencer siempre es más complicado que ordenar”.

Usted dispone un poder de liderazgo que envuelve el entorno, pero como tal líder y por lo que deduzco en su personalidad usted no acepta este rol. Sin embargo, sus jugadores y colaboradores le han aupado a tal condición, le identifican y le reconocen como su líder. ¿Dónde cree que radica su capacidad de liderazgo?.

“Sinceramente espero que me reconozcan como alguien capaz de ayudar a los jugadores y al equipo cuando se necesita y como buen colaborador a la puesta en común, que no es poco”.

Para finalizar...

“Ha resultado tremendamente práctico y gratificante responder a esta entrevista pues siempre es bueno recordarnos y si es posible reafirmarnos en nuestro sistema y convicciones. Gracias por permitírmelo y adelante con vuestros propósitos pues esta iniciativa, basada en la inquietud y curiosidad será de gran ayuda para todo el que quiera conocer más y mejor no solo el mundo del deporte sino, me atrevería a decir, de la persona y de su sociedad”.

Yolanda Damiá / José Carrascosa

jueves, 27 de mayo de 2010

MOURINHO Y GUARDIOLA ESTRATEGIAS GANADORAS: ¿CUAL TRIUNFARA LA PROXIMA TEMPORADA?

Son equipos y entrenadores opuestos como el agua y el aceite pero con muchas cosas en comun. Que competiran al mas alto nivel intentando ganar todo. los estilos de los que parten ambos técnicos, uno desarroolando la filisofia de un club y el otro con su propia filosofia por eso los vemos  en lineas opuestas, tanto en el banquillo como en las ruedas de prensa. Claro, que tampoco caer en simplicidades. Al hablar de Josep Guardiola y José Mourinho, lo hacemos de dos entrenadores metódicos, que cuidan todos los detalles del juego y estudian a fondo a los rivales, pero también controlan las dinámicas internas del vestuario. Este control no les genera un rechazo por parte de sus futbolistas que, en general, hablan bien de ellos y se implican plenamente en sus equipos.


¿Dónde empiezan las diferencias entre dos técnicos jóvenes y ganadores? Para empezar, en el estilo de juego. Para Guardiola es irrenunciable salir a por la victoria a partir de la posesión del balón y de un fútbol abiertamente ofensivo. Todos defienden y atacan, como en los equipos de ‘Mou’, pero es imprescindible que el juego se desarrolle en el campo del rival.


Los equipos de Mourinho, en cambio, han optado hasta ahora por un fútbol más físico y espartano. No les resulta imprescindible tener el balón y si es necesario pueden renunciar abiertamente a él, como en la semifinal del Camp Nou; por regla general dotados de cazagoles potentes (Drogba en el Chelsea, Milito en el Inter, Cristiano Ronaldo en el Madrid) prefiere ceder metros al rival para que sus puntas maniobren con más facilidad. En cierta forma, la sublimación del juego que el Madrid ha practicado en las últimas temporadas y que Manuel Pellegrini intentó cambiar, sin éxito.


Las diferencias entre ambos se acrecientan cuando dejan el banquillo para situarse frente a los micrófonos. Si ambos gesticulan y se mueven constantemente por el área técnica, frente a la prensa mantienen tácticas muy diferentes. Porque tampoco nos engañemos en este punto. Pep y Mou dominan los focos y siempre tienen muy claro qué mensaje quieren transmitir. Sin embargo su puesta en escena es diametralmente opuesta.


Guardiola evita la esgrima dialéctica; cuanto más débil es el rival, más respetuoso se muestra; cuanto más dardos lanza el contrincante, más elogios le devuelve. Mourinho, en cambio, se siente cómodo en el antipático y engreído personaje que ha forjado a lo largo de los años. En su presentación como mánager del Chelsea se ganó el apelativo del ‘Special One’ al catalogarse como “único”. Después, a lo largo de los años, se enzarzó con Ferguson, Wenger o Benítez. En Italia repitió la fórmula con Ranieri o Lippi y despotricó sobre el fútbol que se practica en la Serie A aunque él puso el autobús en el Camp Nou para llegar a la final del pasado sábado.


Ahora deja el Inter como dejó el Oporto: con un triplete pero sin esperarse ni siquiera a celebrar los éxitos. Ya había labrado el camino en la rueda de prensa posterior al Barça-Inter dando rango de ley al “odio eterno” del barcelonismo hacia su persona.


                                

¿QUIEN GANARA EL DUELO?

¿EL BARCELONA O EL MADRID?

¿MOURINHO O GUARDIOLA?

¿EL FUTBOL DE ATAQUE O DEFENSIVO?

¿SE LES APARECERA ALGUN EQUIPO O ENTRENADOR QUE LOS DERROTE?

domingo, 23 de mayo de 2010

EL METODO CIENTIFICO DE MOURINHO VI PARTE: LA RAZON DE TANTOS EXITOS EN EL INTER

                                                 

Zanetti revela el éxito del Inter de Mourinho
Asegura el capitán del Inter de Milán que el buen paso del club se debe al exigente entrenamiento que impone el técnico José Mourinho

ROMA, Italia, Feb. 20 2009.- El capitán del Inter de Milán, el argentino Javier Zanetti, asegura que el técnico portugués José Mourinho ha cambiado "muchas cosas" en el actual club líder del Calcio, empezando por unos entrenamientos con "variedad, intensidad y gran implicación", que dan a los jugadores "algo más" en el campo.
En una entrevista al diario italiano La Repubblica, el defensa bonaerense resalta que los cambios introducidos por Mourinho en el equipo se han extendido a "la organización, al modo de pensar la preparación y a los entrenamientos", y que esto ha obligado a sus futbolistas a cosas a las que no estaban acostumbrados.
Zanetti incide, sobre todo, en los entrenamientos y en su intensidad, y dice que "al final, has trabajado mucho, duramente, pero estás satisfecho; es más, te has divertido".
Para él, "juego, placer, diversión" son las palabras que definen el método del portugués, algo que Zanetti "no había vivido anteriormente".
"Mourinho tiene la capacidad de hacer que todo resulte fácil", apunta el argentino, y añade que en los entrenamientos se alcanzan "momentos de una intensidad y una implicación altísimas", que después se vuelven a encontrar durante los partidos.

"Es algo más que sabes que tienes", comenta el argentino.

Adriano cambia su comportamiento.
Respecto al cambio de actitud del brasileño Adriano después que en enero se barajara la posibilidad de cederlo a causa de sus repetidos retrasos en los entrenamientos, Zanetti considera que el delantero brasileño "ha entendido que tenía que estar con el equipo, que este es su mundo" y se ha dado cuenta de que "tenía que cambiar" su comportamiento.

Según el defensor, el Inter tiene una oportunidad de medir lo que vale en el próximo encuentro de la Champions League contra el Manchester United: "haberlo hecho bien con los equipos fuertes nos da una gran convicción, necesaria ahora que nos espera un adversario verdaderamente fuerte".

Aunque la Champions League se ha resistido al Inter en los últimos años, Zanetti asegura que en el equipo hay muchas ganas de volver a intentarlo, y la "esperanza" de que esta sea la ocasión adecuada.

EL METODO CIENTIFICO DE MOURINHO V PARTE: "EL FUTBOLISTA DE HOY ES MUY DELICADO"

Aunque el partido ante el Barcelona en el Camp Nou lo desmienta, un entrenador avaro, mezquino. Tampoco es un esteticista: “Si para competir con una Ferrari dispongo de un auto pequeño, no me queda otra que pincharle el neumático o echarle azúcar en el tanque de nafta”. Acusa, además, al entrenador del Arsenal, Arsene Wenger, de “vender mejor su producto”. Explica: “Pasa que no concuerdo con la gente que dice: ‘este equipo jugó fantástico pero no ganó’. Ese es el discurso de los perdedores. O, ‘este equipo jugó mal pero ganó’. Ganar con suerte pasa una vez en la vida. ‘Belleza’ es un concepto controvertido en fútbol. Algunos entrenadores juegan siempre de la misma manera. Por eso, un día ganan 6-0 y al otro, pierden un partido que no deberían perder”.

Durkheimiano, sostiene que su “equipo debe ser más que la suma de las partes que lo componen”. Aunque al instante, advierte “que ese equipo es la cara del entrenador”. Subraya que “las transiciones, y no las pelotas paradas, son cruciales: cuando el rival está bien parado en defensa, es muy difícil marcarle un gol. Así que el momento para explotar es cuando pierde la pelota, porque allí no todos los jugadores están bien ubicados”.

El personaje. Es, jura, histriónico por conveniencia. “Durante los partidos, son los jugadores, y no yo, los que están bajo una fuerte presión. Por eso, antes y después, quiero ser yo el blanco al que apunten todos los rifles”, explicó en marzo de 2009 en una entrevista con The New York Times. Complementa: “Pero sí que a veces pierdo la paciencia con mis jugadores. Me dejo ver enojado porque de verdad lo estoy, pero también a veces me hago el enojado. Un entrenador de hoy debe jugar con sus emociones. No es, ya, como hace 20 años, que los entrenadores trabajaban sólo la parte táctica. Hoy deben manejar el grupo, saber de liderazgo”.

“El futbolista de hoy es muy delicado: no le gusta que le digas que no está jugando bien, o que es viejo, o que lo viste en la calle a las cuatro de la mañana. Pero no me importa: mi método es la honestidad”, argumenta Mourinho, que aspira a que sus jugadores lo consideren “como un hermano mayor”. Rígido, sin embargo: “A mis jugadores les digo: ‘No vengan a golpear la puerta de mi oficina. Ni intenten que les explique por qué no juegan. No manden a sus amigos a hablar en los medios sobre mí. Sólo demuéstrenme en la cancha que pueden jugar’”.

Mourinho, hijo de un ex entrenador, confiesa que da conferencias de prensa sólo para enviarle mensajes (ni por asomo cifrados) a sus adversarios. También, que no le caen bien los periodistas (“los necesito, aunque ustedes más a mí”), al extremo de que, en diciembre, agredió a Andrea Ramazzotti, del Corriere dello Sport: “No me gusta que los periodistas estén cerca del micro. Por eso, cuando lo vi, me bajé y lo insulté dos veces. Pero no le pegué”.

Mourinho, en fin, disfruta de su estrellato, aunque, guste o no, mal se puede atribuir que su histrionismo sea sólo hijo de los 14 títulos que ganó en los últimos ocho años. En septiembre de 1996, para disgusto del propio Robson (su jefe, a la sazón), apuntó a Ronaldo, que jugaba en ese Barcelona: “No puede marcar un gol y después dormir durante 89 minutos”. Ronaldo, entonces, era el mejor futbolista del mundo. Mourinho, un cuatro de copas.



EL METODO CIENTIFICO DE MOURINHO IV PARTE: SU FILOSOFIA

                                           LA FILOSOFIA DE JOSE MOURINHO.
A diferencia de la mayoría, el juego de Mourinho esta ligado completamente relacionados a cuestiones filosóficas. Filosofía y el fútbol. Es como Agua y aceite. Para muchos de los que militan en el fútbol y para todos los aficionados al fútbol.

En la Santa Biblia está escrito que la piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular.

Estas referencias me sirve como analogía para hablar de otro gran specto que menja el entrenador José Mourinho. No rechazamos la filosofía. La filosofía, paradójicamente, se materializó en la formación de técnicos portugueses.

Mourinho tiene en cuenta el dictamen y poner en práctica las enseñanzas de su maestro, el filósofo Manuel Sergio. El pensador del movimiento humano siempre advirtió sobre el hecho de que si alguien quiere saber más sobre el fútbol debe tratar de desentrañar el ser humano, interpretar sus acciones, revelando la la intencionalidad de sus actos.

La búsqueda de la comprensión de lo humano abrió una grieta a las humanidades. Esta fractura se llevó a la filosofía, la pedagogía, la psicología, entrar en el mundo hermético de fútbol.

Hoy en día, se ve la luz a travez de pequeñas grietas y se expande con creciente intensidad, observando el inevitable colapso de las barreras físicas y metafísicas que impiden la superación del actual modelo de organización y gestión (a todos los niveles) de fútbol.

No pensamos Mourinho es igual a algunos filosofos y gurreros de la antigua Grecia . El ex entrenador del Chelsea es como un caballo de Troya para los adoradores de fútbol. Es decir, la felicidad derivada de sus victorias y conquistas han escondido el germen de la lucidez, la sabiduría y la trascendencia que trae dentro de sus acciones intencionales, lo que lleva inevitablemente a la caída del imperio paradigma cartesiano mecanicista en la que las leyes, los jueces y ejecuta acciones en el fútbol.

En las páginas de un libro que trata de explicar por qué tantos de sus victorias, Morinho revela su conocimiento de la filosofía, más precisamente en la filosofía de la ciencia.

Lo explica de los problemas educativos generados por el paradigma mecanicista en el fútbol y va a la crítica de todos los técnicos que siguen insistiendo en ser guiado por un modelo obsoleto.

En el extracto de la entrevista a un diario portugués, Mourinho dijo:

"(...) Me parece casi obvio que la mayoría de los equipos en la final de la Eurocopa 2004 está en el epicentro de la preparación de la formación analítica. (...) Yo soy partidario de una formación totalmente antagónicos, con la integración [se entiende] la interacción de todos los factores [nos referimos a las dimensiones], basado en la organización y preparación táctica. (...) En resumen, lo que todos lleguemos a ser mayor que la suma de sus partes ".

La formación analítica ese caso Morinho se deriva de las propuestas formuladas en el siglo XVII por Descartes en su libro clásico "Discurso del Método". Este libro ha reformado las ideas de su tiempo y ayudó de manera significativa a llevar a la aparición de la ciencia moderna y establecer una forma de pensar y concebir el mundo que se ha convenido en llamar el pensamiento mecanicista, creando el paradigma cartesiano.

El pensamiento mecanicista es analítico, lineal, y trata de explicar al hombre por que lo comparan con una máquina que va desde la armonía de sus engranajes. Pronto, esta forma de concebir el mundo trata de entender los objetos de una manera pragmática delimitación de sus fronteras para luego dividirlo en partes, lo que simplifica la comprensión y la desmitificación de la totalidad (o lo que hoy podríamos decir desprecio) su complejidad.

Al poner en práctica esta acción reduccionista, se retira el objeto de estudio (que fue el foco de la investigación) de contexto, que la separa en pedazos más pequeños y se le ordenó descifrarlos. Se creía entonces que la suma de las partes podría ser descifrado más de un análisis contextual de la totalidad.

José Mourinho, al hablar de la práctica analítica, tratando de decir en verdad que todos los entrenadores hacen lo mismo porque el fútbol fragmento en pedazos, por ejemplo, el entrenador, las tácticas, la preparación psicológica y física, la exploración en un desconectada en su formación e incluso antes de las demandas y descontextualizada ocurrencias circunstanciales del juego (entendido como el conjunto).

Ya la forma de diseñar la formación de entrenador de fútbol portugués es diametralmente opuesta, debido al hecho de que él no lee el fútbol con gafas borrosas del paradigma cartesiano.

Los supuestos que sustentan la visión del mundo de Mourinho están anclados en el paradigma emergente, que tiene que superar la metáfora mecanicista de la máquina humana. La mejor metáfora para explicar el hombre y el mundo se convierte en el cuerpo vivo, que está en los procesos de adaptación constante y sistémica y auto-organización, demostrando que el todo sea mayor que la suma de sus partes.

La ciencia debe mucho a Descartes, Bacon, Newton, entre otros fundadores del pensamiento cartesiano ... Pero las ideas del racionalismo ya no son suficientes para explicar los nuevos fenómenos descubiertos. Por lo tanto, su capacidad de recuperación se anuncia como irreversible por picadura científicos, que los estudios que muestran cómo tejer este modelo del pensamiento obsoleto, y proclamar el momento crítico que es revolucionario en el pensamiento científico.

La crisis del pensamiento científico comenzó en el siglo XX, la obra de Einstein, equilibrio entre el tiempo y el espacio, y la física cuántica de Heisenberg y Bohr, cayendo a las leyes de Newton sobre la microfísica.

La necesidad de superar el pensamiento racionalista / analíticos ya sobrepasó los límites de la física, advierte otro de renombre portugués, el sociólogo Boaventura de Souza Santos, padre, simpatizante y promotor de los propósitos del nuevo paradigma, con el argumento de que está saliendo de la crisis del pensamiento científico y será cada vez más facilitador en el proceso de construcción del conocimiento prudente para una vida digna.

Así, la visión global, sistémica, holística, holográfico, ecológico, complejo, o lo que es el adjetivo para describir el pensamiento de Mourinho, lejos de preocuparse por las partes, o incluso establecer que el punto físico comienza y termina psicológica, táctica y técnica, tiene que ver con el proceso de organización del juego (diseñado en su conjunto).

Formación, o mejor, saben cómo entrenar, sólo será válida cuando los intereses y permiten a los jugadores poner en práctica las ideas que en realidad se utilizará en el juego, permitiendo que todo un equipo puede, a través de la práctica en su contexto, aprender a leer el juego, y encontrar características que sustituir el pensamiento analítico determinista. ¿Cómo, por ejemplo, que puso de relieve por Boaventura de Sousa Santos, en el primer tomo de su obra más importante, La Crítica de la razón indolente"En lugar de la eternidad, tenemos la historia, en lugar del determinismo, la imprevisibilidad, en vez del mecanismo, la interpretación, la espontaneidad y la autoorganización, en lugar de la reversibilidad, la irreversibilidad y la evolución, en lugar de orden, la desorden ...".

Así que tal vez Mourinho a los mundos del fútbol, mutatis mutandis, puede ser comparado con Epicuro, el filósofo griego de la época helenística, cuando esta, la comprensión de lo contemporáneo el filósofo francés Luc Ferry, perturbado la concepción armoniosa y perfecta del cosmos estoicos, con sus alusiones al desorden y el caos. Es decir, Mourinho, de acuerdo con la teoría, especialmente las humanidades, que estudian el juego, ve que esto tiende al caos, el desorden y la búsqueda constante de la organización de las interacciones. Por lo tanto, no habría una disposición en el orden que ellos creen que los técnicos que siguen insistiendo en el uso de una metodología técnica, sustentada en el pensamiento mecanicista, que predica y funda orden y el progreso.

Alcides Scaglia


MOURINHO Y SU METODO CIENTIFICO PARTE III: SU ESTILO


Desde que llegó al Inter impuso su propio estilo en todo, desde los entrenamientos, el tipo de juego y las declaraciones ante la prensa. En una cultura como la italiana, cerrada a la influencia extranjera y amante de sus propias costumbres, el portugués representa un completo extraterrestre, un enigma. De ese modo, ha sido criticado desde el inicio por cada decisión tomada, y ha tenido que soportar las palabras prejuiciosas de los tantos escépticos que dudaban de sus capacidades. “The Special One”. Así le dicen en Inglaterra desde que llegó al Chelsea, cuando dijo en una entrevista que no era una persona normal sino especial. Ayer demostró una vez más que no exageraba con sus declaraciones.

Hasta ahora ha probado varios esquemas diferentes de juego. Comenzó con el 4-3-3 que le dio éxitos en el Chelsea, obteniendo buenos resultados en defensa pero poca colaboración ofensiva de los externos de ataque. Luego optó por un 4-2-4 contra un par de rivales débiles para buscar explotar el ataque y de hecho multiplicó su efectividad ofensiva, pero dejó frágil la defensa y obtuvo solo empates con goles.

Finalmente probó con un 4-4-2 en forma de rombo, precisamente el esquema que usó ayer, el que ha permitido mantener equilibrio defensivo y potencia de ataque a la misma vez.

Ustedes se preguntarán, ¿dónde está lo “especial” de todo esto? Suena como si no tuviese idea de qué hacer con el equipo. Pues al contrario. Precisamente la capacidad de analizar el rendimiento de su equipo con diferentes experimentos hasta encontrar la opción más eficiente, obteniendo siempre un resultado positivo y sin perder la punta del campeonato, es esto lo que lo hace especial. Un básico método científico de prueba y error, sin perjudicar la muestra experimental en el proceso.

Mourinho ha aprendido a adaptarse a su entorno para sobrevivir como lo dice la Ley de Darwin. Logró eficazmente explotar las características de plantilla, con el esquema que mejor se adapta a los jugadores a disposición. Y todo esto en medio de polémicas y discusiones con la prensa, colegas entrenadores, y hasta sus propios jugadores.

Luego de la victoria del sábado, muchos en Italia estarán pensando seriamente cambiar su opinión sobre el portugués nacido en Setúbal. Yo en particular estoy disfrutando muchísimo con la presencia de Mou en Italia, al igual que la prensa, porque nunca faltan comentarios, ideas o polémicas para comentar. Por eso agradezco a Roman Abramovic que lo dejó libre, y a Moratti que lo contrató. No hay duda que este campeonato italiano es más interesante que los anteriores, con el nuevo proyecto del Milan y sus tres balones de oro (recordando a van Basten, Gullit y Rijkaard), el renacimiento de la Juve regresando a Europa por la puerta grande, la clase de la Roma de Spalletti y Totti, la explosión argentina en Napoli (recordando a Maradona) y la continuidad de la Fiorentina, todos juntos contra el Internazionale de Mou. Es un campeonato especial.

HERNANDO LOAIZA ANZELLOTTI

EL METODO CIENTIFICO DE MOURINHO II PARTE: EL METODO GANADOR

Sobre su metodos de entrenamientos Mourinho no hace sesiones dobles ni trabaja la preparación física de forma específica. Además en cuanto a disciplina, Mou no cree en ordenar sino en conquistar a los jugadores. En motivarlos y hacerles sentir futbolistas y que estos trabajen para no decepcionarle y no por sentirse castigados en caso de hacerlo mal. El trato humano es fundamental en la filosofía Mourinho, pero no cree en la autogestión. Si alguien le falla, tiene multas ejemplares, suplencias indefinidas y demás. Ya sea por retrasos o ausencias, expulsiones sin motivo. Pero ya te digo, esto se suele dar muy pocas veces en los equipos de Mourinho porque todos creen en él.

Lo de la mano dura es un mito ya que todos los entrenamientos de Mourinho son con balón y en el terreno de juego. Sin preparación física específica. Entrenamientos cortos, de poco volumen pero mucha intensidad. Y gracias a ello, Mou sabe cuando alguien está en condiciones para desarrollas sus funciones básicas o no porque los entrenamientos están basados en función del partido siguiente.

Además una de las claves de Mourinho es la recuperación activa después de un partido, para evitar lesiones, cansancio mental, etc.

Sus equipos conviven mucho porque desde dos días antes del partido comen juntos, tienen sesiones mentales, de DvD y entrenamientos. Suelen comer juntos y aislarse, cosa que en españa no será tan sencillo.

Mourinho no tiene preparador físico. No cree en eso. Mourinho trabaja todo lo que en un partido se puede dar con entrenamientos muchas veces de 90 min. trabajando con una intensidad máxima y muchas veces sin repeticiones. Trabajar lo mismo de manera distinta, quiero decir.

Mira, hay entrenadores que se pasan toda la pretemporada corriendo y haciendo potencia específica y luego tienen calentamientos de treinta minutos, pone a los jugadores por parejas para tocar, hace disparos de forma no específica. Por lo tanto, por mucha base que tengan el equipo entrena 10 horas semanales de las cuales se goza de poca intensidad y poca preparación para las situaciones de partido. Todo lo contrario que Mourinho. Él lo hace todo de manera intensa y específica, tal que sus jugadores saben que tienen que hacer en cada momento. Además, cansa mucho más una posesión en espacio amplio de pocos jugadores que hacer carrera continua.

Y sus equipos son físicos, en mucha parte por la naturaleza de sus jugadores (Essien, Drogba...) sufren pocas lesiones porque no hay cambios drásticos entre la preparación y los partidos (en el entrenamiento se trabaja el partido) y porque los jugadores llegan con la preparación específica que necesitan para el próximo partido. Mou no cree en macro ciclos y demás. Solo en el trabajo semanal; entre partido y partido.

Si llega a un club como el Barça se adaptará a los jugadores del Barça dando sus bajas y fichando a los jugadores que crea conveniente. Pero Mou analiza cada liga al dedillo. Y en la inglesa se práctica un fútbol de desplazamiento largo, directo, once son uno. Defensa y ataque, transiciones muy rápidas. Y Mou fichó a los mejores para ellos.

En Portugal se necesitaba defender en zona porque la Liga era un caos con todos los equipos con marcas individuales y espacios mal ocupados. Pressing arriba por la poca calidad técnica de los rivales y eso hizo.

En España hariá un juego de circulaciones rápida seguro.....si llega al Madrid.

FUTBOL EN DESARROLLO

sábado, 22 de mayo de 2010

MOURINHO Y SU METODO CIENTIFICO PARTE I




Un entrenador revolucionario y genial que empezó como asistente de su padre con solo 16 años. Por entonces, Mourinho hacía análisis de los rivales y como él los contrarrestaría. Cuando con 19 años deja el fútbol avergonzado por un conflicto con el presidente de su equipo que no dejó a su padre alinearle en un partido se empieza a forjar el carácter competitivo y odioso del mejor entrenador del siglo XXI. Irónicamente Mourinho ama el fútbol por todo lo que odia del fútbol, incluso, un 25 de Diciembre ve como echan a su padre del equipo al que entrenaba. Sabe que no va a ser futbolista y piensa que es ya el mejor entrenador del mundo y que consiguiendo llegar a la élite y ganar títulos podrá callar la boca de todos los incrédulos.

Años después y mientras entrenaba a los sub-18 del Vit. Guimaraes le llega una llamada a su padre del presidente del Sporting de Lisboa. Decía algo así: Hemos fichado al mejor entrenador del mundo... pero no podemos comunicarnos con él. Necesitamos alguien que nos eche una mano. Y esa mano es la de Mourinho que se convierte sin llegar en parte del cuerpo técnico de Sir Bobby Robson.

Sporting de Lisboa, Oporto y Barça. En el Barça ya llega como miembro del cuerpo técnico y nunca como traductor como así se ha dicho. Robson se va y Van Gaal lo reclama. Curiosamente y esto demuestra la estrella que posee Mourinho, el portugues no se queda por sus grandes conocimientos como algunos han dicho a veces (no dejes que la verdad te estrope una bonita historia) sino por la humanidad de Van Gaal que ve en él una promesa que se marchará a Portugal con el Game Over en la frente. Pero se queda y es una vez allí donde el holandes si que queda prendado de la inteligencia de Mourinho dándole partidos y entrenamientos.

Muy joven, Mourinho dirige al Benfica, ya como primer entrenador y tras solo nueve partidos consigue un histórico 3-0 contra el Sporting de Lisboa, pero se mete en medio (sin quererlo) de un proceso electoral con nuevo presidente incluido. Mourinho, tirando de dignidad y sin querer agarrarse al cargo llama al presidente para decirle que tome una decisión. O me renuevas o me voy. Y se fue. Más sed de venganza acumulada.

Eso le sirve para demostrar lo gran entrenador que es yendo a un equipo muy humilde de Portugal que se convierte en la gran sensación del momento y al que deja tercero cuando ficha por un Oporto en una situación parecida al Barça de Gaspart. El resto, ya lo conocen.

Ese gran Mourinho, entrando en cosas más técnicas, necesita plantillas cortas con buenos jugadores, pero solo en los que él confíe. Es imprescindible para su metodología de entrenamientos. No puede sobrar nadie. Mou trabaja el aspecto psicológico más que nadie y tiene que tener a todos enchufados, no le vale que haya gente fuera del proyecto. Además, rotaciones no está en su diccionario. Es hiper competitivo y rota por obligación, por aspectos tácticos o por merecimientos de un jugador suplente o demérito del titular (recuerdo un Chelsea - N. Forest, primera ronda de la FA con Sheva-Drogba-Lampard-Ballack). Para José la alineación no es una lotería que vaya por turnos. Es la recompensa al trabajo semanal/mensual/anual. La motivación para realizar grandes entrenamientos. Le gusta tener indiscutibles y que estos se sientan participe del proyecto y tiene más de dos capitanes. Tiene capitanes para todo. En el Chelsea, por ejemplo, además de Terry y Lampard, también Drogba, Cech, Makelelé o Essien tenían su función de capitán en entrenamientos, partidos o convivencia.

Si tener seis capitanes en un equipo puede ser revolucionario, lo qué si hace revolucionario a Mourinho es su metodología de entrenamientos. Para Mourinho no existe el físico, la forma física, el gimnasio, la preparación anual por adelantado, los picos de forma, etc. Para Mourinho, lo único importante es tener un modelo de juego perfectamente definido. Un jugar al que todos se adapten. Y mientras en pretemporada los equipos van a la playa, al gimnasio o a la montaña, él está en el campo de entrenamiento haciendo ejercicios basado en situaciones reales de partido. Para Mourinho el entrenamiento es el tiempo para perfeccionar lo que luego se va a hacer en el partido. El portugues no recurre a libros típicos de 1001 ejercicios o dedica el tiempo a hacer carrera continua. Eso no va con él, porque al ser un hombre curioso se pregunta el porqué de las cosas, ¿y por qué es importante la carrera continua?

Mou tampoco pierde el tiempo en ejercicios de mucho volumen y poca intensidad, en calentamientos largos y aburridos o en pachangas. Sus entrenamientos carecen de volumen, son cortos, pero intenso. Menos tiempo de entrenamiento que los demás, pero más tiempo útil de entrenamiento que los demás.

Mourinho trata de diseñar jugadas tanto ofensivas como defensivas que luego se den en el partido. Para eso es fundamental un gran análisis del rival y sobre todo un estudio sobre sus partidos. Porque Mourinho, en primera persona, visiona los últimos diez partidos del próximo equipo con el que tiene que enfrentarse para ver si sus movimientos son fruto del partido o algo estudiado, mecanizado. De ser así, trabaja durante la semana para hacer daño por donde encuentre el fallo a lo estudiado por el otro entrenador y también para parar la forma de atacar del contrincante. Los jugadores del portugués tienen hojas en las que reciben información sobre su marca; si es zurdo, diestro, si se va para dentro, para fuera, si sube la banda, etc.

Así pues, Mourinho entrena todos los días del año en el terreno de juego y siempre con un mismo fin; perfeccionar el modelo de juego del equipo.

Además, a ello le añade sesiones de entrenamiento mentales. Mou no ve a los jugadores como maquinas sino como seres humanos que tienen días buenos y días malos y que los entiende y apoya. No era de extrañar entonces que jugadores buenísimos como Joe Cole, Robben o Duff que han sido suplentes durante mucho tiempo con el portugués, hablen tan bien de él.

En ese apartado entra también lo que menos (según quien) gusta del portugues; sus provocaciones. Mou intenta crear un campo de batalla a su alrededor haciendo a todos enemigos y siendo el orgullo y el amor propio. Las armas para ganar a quien se ponga en medio. Para apelar a dichas armas se necesita un enemigo. Y eso es lo que busca el portugues. ¿Cómo motivas a grandes estrellas que ganen o pierdan cobrarán 6 mill €? A base de amor propio, de ver que todos están en contra de ellos, que piensan que son malos y que solo hay una manera de callarlos. Su enemigo puede ser el rival, la prensa, el arbitro... o su propio presidente.

Tácticamente, Mourinho necesita saber cual es su plantilla para poder decidir y es en la pretemporada donde decide finalmente cual será su modelo de juego. Y entonces irá con él a muerte. Eso sí, con precauciones. Mourinho siempre trabaja dos esquemas; el principal y el plan b.

Lo primero que tiene en cuenta Mourinho para decidir que equipo quiere ver sobre el campo es la Liga en la que juega. Por eso el Oporto difería del Chelsea y por eso si ficha por el Barça Bojan e Iniesta serán titulares en su equipo; porque en España la clave es la calidad diferencial de los jugadores y eso Mourinho lo sabe.

Una vez tiene claro el modelo de juego, debe decidir el donde y cómo. Y eso depende, defensivamente, de los delanteros y los defensas que tenga. Si posee delanteros rápidos y defensas altos, Mourinho marcará la línea defensiva cerca de su área, creando espacios en ataque para que los habilidosos puntas puedan matar al contragolpe.

Si por el contrario, posee delanteros estáticos y defensas rápidos, adelanta la línea, presiona mucho y roba en tres cuartos de campo para armarla rápido.

Qué hacer con balón depende de su centro del campo.

Además, aunque algunos lo tachen de defensivo, Mourinho es de los que defiende para atacar. Para robar el balón y tener él la posesión. Y entonces, hacer daño con la misma. Su fin no es no encajar goles sino colocarse de una manera en la cual, cuando se robe el balón se sepa que hacer con él. Por eso su equipo a veces peca de vertical. Porque antes de tener el balón ya sabe lo que va a hacer con el.


DOCTOR BELTRAN

EL PODER DE LAS EMOCIONES: LOS ALL BLACKS

EL PODER DE LAS EMOCIONES: LOS ALL BLACKS

"Nunca aceptes la derrota, la debilidad y el desánimo como parte tuya. Tú eres el éxito mismo".
 
Llegue a este tema despues de la experiencia del Torneo de Gradisca en Italia, porque el equipo ha podido desarrollar un mejor campañana a pesar de los tres empates en la ronda clasifictoria. Despues de haber desarrollado una gran pretemporada y un gran equipo. En donde nuestro primer rival fue Colo Colo con el cual empatamos, pero ellos a final fueron unos dignos y grandes Campeones del torneo. ¿Donde estuvo la diferencia, es el tema  que me ha puesto a pensar sobre muchas variables para ver donde esta la diferencia? De donde analizo muy bien el juego jugado contra ellos y me  encuentro que la unica diferencia  es el grna poder para manejar la emociones. Todos tenemos metas, creemos y queremos llegar a ellas pero nos falto algo. El manejo de las emociones  requieren un compromiso con el proceso, la pasión, la ambición, la inspiración, necesitamos de un elemento extra que va por dentro y que no se enseña que logra mover toda la complejidad de los jugadores y del equipo. Este combustible son las emociones.

Un ejemplo a mostrar es el del equipo de rugby de Nueva Zelanda All Blacks que juegan por el honor de jugar con ellos, renuencian a grandes sumas de dinero de grandes equipos en el mundo solo por el placer y satisfacion de lucir el uniforme negro que los idenfica.

El Rugby  es un deporte que muchos no entienden, Pero hay muchas personas en el mundo  lo aman, para conocer un poco mas esta historia veamos este video:


Cuándo comenzó viendo este video, me encuentro con emociones muy extrañas no se si reir, me pareció raro, porque no estoy insertado en la cultura de los jugadores de rugby, pero después de entender por qué lo hacen, ¿por qué tiene este ritual?. Podría percibir por qué este equipo es más que un equipo, es una leyenda. Ahora imaginan que están pensando los oponentes. Cuando arranca el juego ya  los jugadores dejaron de el miedo y solo piensan en ganar a travez de unas emociones  muy fuertes.

Es sólo un ejemplo, de no solo jugar por dinero o algo material, por supuesto que es importate para todos , pero ellos juegan por algo mas,  y por la defensa de una cultur,a de un pais, todo el estadio se prepara a escuchar las frases y la danza de los jugadores, es algo que está por encima de la formación, de la teoria, de los sistemas de juego, de los metodos ellos juegan por algo mas sublime que el dinero.

Así que para terminar, si tuviera que apostar por un equipo para ser el campeón apostaria por la mejor formación, que tenga el  mayor control de las emociones del juego, y que a travez de la conjuncion de las metas pesonales lograr desarrollar más que un equipo, o una sola familia, y si le agragegamos talento y todos los ingredientes del futbol, Colo Colo fue Campeon del Torneo de Gradisca a travez del Poder de la Emociones como lo hacen los All Blacks.

                            
                                                   FUTBOL EN DESARROLLO


martes, 18 de mayo de 2010

"EL COEFICIENTE FIB" (FELICIDAD INTERIOR BRUTA)

                                                                     
                                                
¿De qué sirve un alto PIB (Producto Interior Bruto) si no somos felices? Hace 35 años el rey de Bután decidió que la felicidad es más importante que la economía. Y antepuso la FIB (Felicidad Interior Bruta) al PIB. El progreso, por tanto, no debe basarse en el flujo de dinero sino en aquello que conduzca a la felicidad. Para obtener ese bienestar psicológico se formularía un “Coeficiente FIB” con indicadores como: Bienestar psicológico, salud, educación, cultura, formas de vida, uso del tiempo, vitalidad, buena administración, celos, tranquilidad, compasión, generosidad, frustración, y un largo etcétera.

En el fútbol debería formularse un “Coeficiente futbolístico” que fuera singular. ¿Cómo medir el gozo que experimentamos viendo jugar al fútbol? En términos académicos, el PIB se define como el valor de mercado de todos los bienes y servicios producidos por un país. Se trata de un sistema de medición que sirve para hacer comparaciones entre países. Por tanto, el “Coeficiente FIB” tendría que contemplar las singularidades de los mismos: A los italianos les gusta el fútbol táctico y defensivo, antes no perder que ganar; a los ingleses les importa el fútbol continuo de ataque y de generosa entrega; a los alemanes el fútbol de rodillo, de esfuerzo, de conducciones intensivas hasta la puerta contraria; a los españoles les gusta el balón, meter un gol más que el contrario y la furia ya no es la única solución; a los brasileños van añadiendo fuerza a su atractivo y ganador “jogo bonito”.... Y así sucesivamente los portugueses, argentinos, chilenos, etcétera. Cada cual querrá contemplar su individualidad, su cultura específica en el juego.

¿Los aficionados del Barça han llegado a la plena felicidad con seis títulos en un año? ¿Serán felices los aficionados de los equipos que ganan un partido de vez en cuando? ¿Bajó el ratio de felicidad del Barcelona de Guardiola por haber perdido el 13 de enero de 2010 con el Sevilla, en la eliminatoria de Copa del Rey? ¿Y cuánto subió el del Sevilla? Debiéramos huir de la eterna trampa de valorar solo los resultados numéricos y olvidarnos de los objetivos cualitativos. Por eso me agradó que los directivos catalanes declarasen que “jugando así al fútbol bien se puede perder algún título de vez en cuando”. No obstante, Guardiola señaló: “Algo tenemos que haber hecho mal…”. Y recordemos que un partido es cosa de dos, tantas veces se olvida esta premisa elemental. Tan solo recordar el maravilloso partido realizado por el Barça, el 31 de marzo pasado en Londres contra el Arsenal, seguramente el mejor fútbol realizado por el equipo de Guardiola en esta época y que acabó con empate a cero en la primera parte. Casi inexplicable. En el partido de vuelta, en el Nou Camp, el Barça no estuvo excelente pero Messi marcó cuatro goles estupendos. El Arsenal se manifestó como un buen equipo, jugó el balón siempre, pero perdió ante un equipo superior. Nada que objetar, por tanto.

Es indudable que el “Coeficiente FIB” del Barcelona creció porque además se clasificó para las semifinales de la Copa de Europa. Pero el FIB del Arsenal no tendría por qué disminuir si hizo lo que pudo. En esta misma jornada, el Inter de Milán puso a rebosar dicho coeficiente por cuanto jugará la semifinal contra el Barça. Ambos se consideran candidatos a ganar la Copa de Europa. Pero tendrán que competir con uno de los otros finalistas, Bayern Munich y Olympique de Lyon. Es verdad que tanto la victoria como la derrota afectan al referido coeficiente pero serán muy importantes las circunstancias del juego. En concreto, nunca se debería incorporar al cómputo de la felicidad aquellas actuaciones de los árbitros por cuanto sus decisiones suelen utilizarse como disculpas infantiles y desvirtúan la esencia del juego. Además, hay que superar la enfermedad futbolística por la cual los aficionados de un equipo son más felices por las derrotas de los contrarios que por sus propias victorias. De hecho, la misma semana que el Barcelona quedó eliminado en Copa del Rey, se enfrentó de nuevo al Sevilla y lo goleó. El mismo día, el Real Madrid perdió en Bilbao por lo que los barcelonistas fueron campeones de invierno con cinco puntos de diferencia. En una misma semana, el “Coeficiente FIB” sufrió altibajos importantes en varias aficiones actuando a su vez como vasos comunicantes.

¿De qué valores futbolísticos podrían alimentarse los “Coeficientes FIB” de los equipos? Naturalmente, no se suele ser seguidor de más de un equipo de fútbol, como mucho uno principal y otro secundario. Se suscita el caso específico de la Selección Española, ¿Cómo es posible que marque el jugador Villa para la Selección Española y los aficionados del Real Madrid o del Barcelona no se sientan felices? ¿Sería entendible que solo disfrutasen de esta acción favorable los aficionados del Valencia? Ojalá se les hiciera a los aficionados de estos grandes equipos la medición de su “Coeficiente FIB” y resultase como el que se realizó en Bután, en 2005, y concluyó que el 45% de los butaneses declaró sentirse “muy feliz”; el 52% reportó sentirse “feliz” y sólo el 3% dijo no ser feliz. Allí en Bután el fútbol ha conquistado el corazón de los más jóvenes en los últimos años.

El economista Joseph Stiglitz declaraba: “El PIB se utiliza de forma errónea, en particular cuando aparece como medida de bienestar. Por ejemplo, los atascos de tráfico pueden incrementar el PIB como resultado de un mayor consumo de gasolina, pero no contribuyen a mejorar ni la calidad de vida ni la del aire”. De la misma manera, imaginen a un equipo que gana pocos partidos pero consigue muchos puntos, consecuencia de empates sucesivos. Un fútbol de concentración defensiva en su propia área, una cerrazón que genera mal fútbol y no satisface al aficionado medio, sin duda sería complejo obtener su coeficiente de satisfacción. Porque se desenvolvería en el contrasentido de obtener puntos de manera regular pero a costa de un fútbol poco fluido y estético. ¿Ganar puntos? ¿Jugar bien? ¿Cuál sería el cómputo que equilibrase nuestro ideal “Coeficiente de Felicidad Interna Bruta”?

Deberíamos hacer abstracción y encontrar las acciones técnico-tácticas que más nos satisfagan en el fútbol: La superación, las acciones individuales, las acciones colectivas, el modo de conseguir la victoria, la actitud de ganar o de perder, las aportaciones en la mejora de la competición, etcétera. Y todo ello sin caer en la tentación histórica de pensar que solo podemos ser felices si ganamos o si humillamos al contrario por goleada. El “Coeficiente FIB” para el fútbol contemplaría más lo lírico que lo épico; más la calidad que la cantidad; más lo específico que lo genérico; más lo sentimental que lo pragmático. Sería un indicador genuino del buen fútbol, donde los resultados fueran una mera añadidura. Deberíamos comenzar a recopilar todos los términos del “Coeficiente FIB” del fútbol, aceptando la complejidad de sus indicadores y supondría, sin duda, la aceptación de nuevos cánones futbolísticos.

¿Se puede resumir el fútbol en España a un enfrentamiento Real Madrid – Barcelona? ¿El “Coeficiente FIB” solo mediría la influencia y sensaciones que generan estos dos grandes equipos? ¿Sólo los jugadores Messi y Ronaldo pueden aumentar el “Coeficiente FIB” de los aficionados? ¿No es demasiado empalagoso, demasiado limitativo, demasiado excluyente el fútbol si nos quedamos solo con lo excepcional cuando, de siempre, se consideró un deporte de masas? ¿Logrará la Selección Española de Vicente del Bosque que nos unamos todos en un “Coeficiente” que nos haga muy felices a todos los españoles?

MAROGAR