Buscar este blog

GLOBAL LANGUAGE TRANSLATOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Gadget creado por www.Vivirsencillamente.com

domingo, 15 de mayo de 2011

BIELSA: EL GRAN JUGADOR, EL ESTILO, LOS IDOLOS, CUALIDADES DEL JUGADOR, ESTILOS DE ENTRENADORES.



“El gran logro del Barcelona es que su juego es reconocido universalmente. A todo el mundo le agrada cómo juega”.
Marcelo Bielsa pasó por Santa Fe y en una extensa charla que duró cerca de una hora y media, analizó distintos aspectos referidos al fútbol. Aunque dejó en claro que no es conferencista, confesó que su método de exposición tiene que ver con comparar sus propias experiencias y el reflejo de otras, a las que él le reconoce autoridad en la materia. De esta manera, según explicó el ex técnico de la selección, la práctica propia reflejada en otras personas, da un panorama diferente de cómo resolver la situación. En definitiva, nutrirse de todo lo que está a su alcance y volcarlo en una charla. Basándose según manifestó Bielsa en una frase de Jorge Valdano (que su hermana le hizo conocer) y que dice: “En el individuo está la fuerza del equipo”. Sin derecho a réplica y en el marco de la campaña que lleva adelante su hermano Rafael —quien lo presentó—, como candidato de “Encuentro Santafesino” a la gobernación de la provincia, Marcelo Bielsa dejó su sello.
El estilo de juego:
Para el ex técnico campeón con Newell’s, este es el primer aspecto a tener en cuenta en la forma de trabajo de un equipo. A manera de ejemplo citó que estando presente en un partido de Barcelona, los hinchas aplaudían la tenencia de la pelota, aunque la misma sea jugada hacia atrás o lateralizando, sin avanzar hacia el arco rival. “Para mí, el gran logro de Barcelona, más allá de su juego, es haber logrado que su público y casi diría que el público universal, reconozca su estilo. El público comprende la forma de jugar y eso indispensable en cualquier proyecto”. El rosarino sostiene que en una sociedad que magnifica el triunfo por sobre el juego “para mí es más importante el modo de hacer las cosas, que lo que uno obtenga”.
Además sentenció que “cuando el futbolista está tan obligado a conseguir el resultado, se termina pervirtiendo. Porque el deseo que tiene el futbolista de no decepcionar, hace que entienda como lógico aplicar un método que no es el adecuado. Menotti decía: ‘cruza el jardín y pisa las flores’. Eso habla a las claras de que todo está permitido para satisfacer las pretensiones de ganar”. En este ámbito de análisis del entrenador, está claro que para él, el fin no justifica los medios. “A veces es más importante cómo lo consigo que cuánto consigo”. De este modo se enfrenta a la corriente resultadista, que indica que un equipo es respetado sólo cuando consigue logros deportivos.
Los ídolos:
“El ídolo tiene un proceso de plenitud y un proceso de ocaso. En el de plenitud, todos disfrutamos del ídolo y en el ocaso a veces somos injustos porque no toleramos ese proceso. Eso no solamente daña al que nos dio tanto, sino que también daña al que le cuesta tener cosas. El ídolo de alguna manera hace por mí lo que yo no pude hacer, como lo vi una vez expresado en una bandera del Inter de Porto Alegre que decía: ‘Voy por ti, hacelo por mí’. Lo que está diciendo es que haga algo que, aunque quiera, un hincha no lo puede hacer. Entonces eso es plena emotividad, es lo más extraordinario que tiene el fútbol. Porque alguien que va a la cancha ve realizado algo que desearía hacer y es imposible de realizar”.
Destacó a Gerardo Martino, un emblema de Newell’s Old Boys que considera un ícono de lo que representa un verdadero ídolo. “Cuando uno es ídolo, antes que de los hinchas es ídolo de los jugadores. Martino era un líder, cuando él entraba al vestuario todo el mundo bajaba la voz. Pero no porque él fuera a hablar, sino porque entraba él. Era alguien que no necesitaba subir la voz, sino que los demás la bajaban porque querían escucharlo. Él contaba un chiste y todo el mundo lo festejaba. Si lo contaba cualquier otro, nadie se reía”.
¿Se justifica?
En el sentido de la identificación, Bielsa no esquivó su karma. “Por supuesto que lo que a mí me distingue es la derrota de Japón-Corea. Es imposible referirse a mí sin ir directamente a eso. Por lo cual también estoy condicionado en la consideración de la construcción de mi idea. Porque también tengo que justificar ante mí mismo, un mal paso de ese tipo. Pero si yo tuviera un club, nunca me guiaría por los resultados que genera un entrenador. Me guiaría por el método que utiliza para prepararlo. Si el método es bueno, antes o después los resultados van a ser con continuidad buenos. Ahora, si el método no es bueno, los resultados positivos que se puedan presentar no tienen peso, no tienen valor, no son genuinos, no son naturales. Hay una frase que resume esto que dice: ‘Si el pillo supiera lo conveniente que es ser honesto, de puro pillo se volvería honesto’ ”.
Cualidades de un jugador:
El ex entrenador de Chile en su discurso se refirió a las cualidades que debe tener un buen deportista. En este caso citó pensamientos del recordado León Najnudel, el creador de la liga nacional de básquet. “Un gran jugador es genética, competencia, entrenamiento, pero fundamentalmente es pasión por el juego. Cuando uno genéticamente tiene condiciones, la forma para que se transforme en virtud es jugar mucho. Entonces, la virtud aflora porque se desafía a la genética. Todos conocemos tipos que tenían unas condiciones bárbaras, pero que no llegaron porque no eran apasionados del juego. Yo trabajé 10 años al lado de Jorge Griffa y alguna vez reflexionamos, cómo nos hubiese servido poner en la oficina donde entraban los padres de los chicos de inferiores este cartel: ‘Si hacés las cosas bien, el fútbol te hará rico, si piensas en hacerte rico no harás las cosas bien’ ”.
“El entrenador es responsable de poner la capacidad de un jugador de emocionarse, al servicio de un objetivo. En esto no hay una fórmula. A mí me pasaba en los Juegos Olímpicos, donde jugábamos cada dos días, que no podía decir en una charla algo que corriera el riesgo de parecerse a un lugar común. Entonces antes de las charlas daba vueltas por la villa olímpica. La villa es la exaltación del deporte amateur, porque aunque haya dinero de por medio, el dinero no actúa mejorando a los futbolistas. Eso también es importante, los premios y todo ese tipo de cosas no mejoran a los jugadores. El mejor es el que tiene más obligaciones y también es el mejor por muchas cosas que él no ha hecho para merecerlo. Los mejores, primero, son genéticamente mejores, uno no hace nada por merecer la genética, eso viene de la cuna y es lo que lo vuelve grande de verdad. Entonces hay algo muy importante de destacar que es que en el fútbol nada de lo que recibís es gratis. Todo aquello que recibís lo tenés que devolver, lo tenés que pagar. Es muy importante que el que recibió la bendición genética, sepa que eso le genera obligaciones”.
Estilos de entrenadores:
En el final hizo referencia a los antagonismos en los planteles y la forma de trabajarlos. En ese sentido se definió como un entrenador obsesivo y sentenció que para trabajar a su lado nunca convocaría a alguien de iguales características. Pues en la diferencia de opiniones, está la riqueza del trabajo, que evita el agotamiento del jugador al ser entrenado. En concreto, se refirió a los esquemas denominados rígidos o flexibles y en ese aspecto volvió a abrir el debate sobre la forma de encaminarse en la puesta en marcha de un método de trabajo. “Gana cualquiera, pero sólo gana aquel que se describe tal cual es. Nadie se disfraza de otro y puede ganar con el juego ajeno. Yo ya sé de qué lado estoy, pero observo a los diferentes, porque sé que tienen armas que autorizan al triunfo de la misma manera y calidad que poseo yo o el grupo a quien pertenezco. Miro a los otros para saber si hay algo de lo que ellos tienen que me pueda servir, siempre y cuando no me reste identidad y me permita seguir siendo yo mismo”.
¿QUE ES EL FUTBOL?



La frase no es mía, pero resume lo que para mí es el fútbol. Y dice así:

“Éramos todos muy amigos, nos gustaba jugar juntos, la pasábamos bien reunidos, intentábamos hacerlo lo mejor posible, atacábamos y luego luchábamos todos porque había que recuperarla, con la ilusión de que con ella volveríamos a atacar. Y esperábamos que la suerte nos acompañe”.

“Un gran jugador es el que siente pasión por el juego”

Julián Monzón ellitoral.com
RECOPILACION FUTBOL FORMATIVO
Publicar un comentario