Buscar este blog

GLOBAL LANGUAGE TRANSLATOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Gadget creado por www.Vivirsencillamente.com

domingo, 12 de junio de 2011

CONTRADICCIONES EN EL PROCESO DE ENSEÑANZA – APRENDIZAJE EN EL FUTBOL BASE. ¿Por qué prima el Ganar que Formar en el futbol base?¿Porque es tan complejo cambiar este paradigma del futbol base?


Continuando con la teorización de las experiencias ya sean positivas o negativas dentro del proceso de enseñanza y aprendizaje de los programas formativo/deformativo en el fútbol de base.

Se afirma como conclusión. ¿Apenas comenzando este contenido? que en definitiva, toda esta teoría, “Carreta”, “Verso” u otra opinión más de las tantas que se puede realizar en el fútbol; se resuelve con algo demasiado sencillo: SI CUENTAS EN TU EQUIPO CON LOS JUGADORES TALENTOSOSO, TE AHORRARÁN TU TRABAJO/RESULTADOS EN UN PROCENTAJE ALTÍSIMO. Como dice José Mourinho: “Mis jugadores son los mejores del mundo”. Tiene razón.  

 Aunque a veces es perjudicial para el jugador contar con la “mala suerte” (¿O buena suerte?) de ser dirigido por un director técnico en aprendizaje, pues se corre el riesgo de ser “un conejillo de indias”, también hay que darle una oportunidad. El tema pasa por las consecuencias que podría acarrear en su deformación deportiva. El posible daño futbolístico por la silvestre percepción que posea el formador sobre el juego sería la aventura a experimentar.

“No le des las perlas a los marranos”.
“La vida es una selva de cemento, por eso sobrevive el más fuerte”
“Juega de titular el más talentoso, el más débil tendrá que esperar a que termine el año para que busque otro equipo”
“Necesita el equipo delanteros-goleadores, por favor jóvenes, ayúdenme a encontrarlos para reforzar el equipo ya que está mal en la definición”
“Todo en la vida es competencia. Un espermatozoide tuvo que luchar con millones en el momento de la fecundación”.
“Tuve que alinear a los jugadores suplentes porque los ´titulares` están lesionados” (O expulsados, o en otros compromisos, etc.).
“Jugamos diferente porque fue necesario conformar el equipo con jugadores de las categorías menores. Antes se hizo mucho, se jugó aceptablemente”.

¿Cuál es la capacidad profesional de los encargados de dirigir el proceso de formación en el fútbol de base?

Para hablar de una frase anterior específica, ¿No sería que un solo espermatozoide pudo fecundar el óvulo con la ayuda de los restantes millones de espermatozoides? ¿Por qué nos han vendido la idea de que hubo una tremenda competencia entre ellos?

“Sin el uno no hay dos. Sin el dos, ¿para qué el uno?”

 Todo en el fútbol parece como si fuera en contravía. Denominamos equipo a un conjunto de individualidades. Deseamos que se juegue integrado cuando promovemos la competencia entre los jugadores que lo conforman, sabiendo que con esto estamos es generando que cada quien se “salve como pueda”. Salvar “el propio pellejo” en detrimento del bien general, a costa de otros.

Un equipo de fútbol prioriza los siguientes valores:

1. La solidaridad: Hacer desaparecer el miedo de jugar. Devolver la alegría de jugar.

2. El bien común: Nuestro propio bien, nuestro camino que no impida que los demás futbolistas sean o evitando causar que los jugadores dejen de ser.

3. La libertad: Posibilitar la espontánea expresión de juego en la cancha.

4. La dignidad: La condición que puede exigir el futbolista para ser tratado igual que los demás.

5. La justicia: Es la virtud que permite a cada director técnico/entrenador, considerar los intereses de los otros como los propios. Formar en la autonomía.

Por lo que puedo inferir en todo esto de “Disculpas por doquier” de algunos directores técnicos, entrenadores, monitores e instructores en su intervención formativa en el fútbol de base, es que sin lugar a dudas dejan una sensación latente de que es el talento del futbolista el que determina los resultados en un grado superlativo.

 Los directores técnicos, entre otros, dependen de la calidad de sus jugadores para continuar “disimulando” la gran verdad de todo este asunto formativo: No se puede enseñar lo que no se sabe, y mucho menos, no se puede corregir lo que el jugador no ha aprendido. En definitiva, el director técnico/entrenador debe es potenciar y recordarle al jugador lo que es y sabe. De igual forma, se debe fortalecer la singularidad de los jugadores y no la individualidad de los mismos. Que la singularidad de cada jugador esté al servicio de la conformación de un equipo de verdad. La individualidad desintegra, la singularidad agrupa y totaliza.

“Un técnico de fútbol de base que gana casi todo no ha trabajado por el futuro de sus jóvenes jugadores, sino por su supervivencia”.
La clave de este tema del proceso formativo se encuentra en la maestría del director técnico/entrenador en despertar en el jugador el pensamiento sistemico más allá de la inteligencia. Pues si en otros apartados se enumero la inteligencia de juego, me refería a lo que respecta con el saber de las reglas de juego, de la estrategia y del entendimiento del mismo. Es decir, que lo teórico que demanda el fútbol hace a un futbolista inteligente. Ahora bien, hablemos de un futbolista a traves del pensamiento sistemico.

El futbolista que aplica el pensamiento sistemico está enmarcado por el conocimiento y la comprensión del modelo de juego para la organización deportiva en la cual se encuentra entrenando. Ambos elementos exigen del director técnico/entrenador el utilizar programas y metodos de entrenamientos basados en la expresión futbolística basados en la  realidad de juego.

En conclusión, un futbolista inteligente es aquel que sabe del juego (lo entiende), pero un futbolista que aplica el pensamiento sistemico; conoce el juego, lo entiende,   lo experimenta y lo desarrolla. Por ende, lo expresa dentro del terreno de juego bajo cualquier circustancia y en cualquier edad de su desarrollo.

Es por todo lo enunciado con anterioridad que escuchamos a diario que “El futbolista colombiano madura a la edad de 23 años aproximadamente”. Considero que lo que desean expresar es que el futbolista de nuestro país pasa de ser un jugador inteligente para convertirse en un jugador que aplica el pensamiento sistemico o sea que logra desarrollar toda su condicion futbolistica sin condicionamiento alguno entendiendo y conociendo su entorno ademas de ser lo mas eficiente posible. Debido a que no reciben los procesos adecuados de enseñanza aprendizaje en las etapas de desarrollo evolutivo. Podemos ver en algunos casos que los mayores entrenan como niños y los niños entrenan como adultos.
Aclaremos ambos conceptos (de inteligencia y Pensamiento Sistemico) con la siguiente carta enviada a un ex futbolista del Club INEM F.C:

Medellín, domingo 3 de abril de 2011

Señor
John Esteban Bedoya Obando
Futbolista
Categoría “Primera A” (2010)
Club Inem F.C.
E.S.M.

Cordial saludo,

Cuando expresaste que "la tercera era la vencida" (Al referirte al "tercer fracaso" por no ser seleccionado para integrar un equipo de fútbol de la Liga Antioqueña de Fútbol en este 2011) y que en definitiva te autocalificabas como "un loser"("UN PERDEDOR"), "QUE LO MEJOR ERA ABANDONAR EL FÚTBOL", pienso que debes cambiar esa palabra de "loser" por "Inteligente".

Lo que sí eres hasta este momento, porque así lo has decidido CREAR hasta hoy, es SER EXAGERADAMENTE INTELIGENTE.

  Las personas "exageradamente" inteligentes, son aquellas que:

  1. Utilizan la memoria para: Recopilar datos ya establecidos, almacenar información impartidas desde afuera, acumular datos leídos en libros; y repetir como "loras" lo que tienen acumulado en dicha memoria.

 2. La vida "social" para tales personas inteligentes, se basa en los diálogos permanentes consigo mismo, es decir, llegan a identificarse tanto con sus pensamientos que CREEN QUE SON LO QUE PIENSAN. Su mundo social se torna en establecer "contacto" con su mente, hasta llegar al punto de crear un ambiente personal ensimismado por tal identificación mental.

3. Lo "positivo" de ser "exageradamente inteligente" radica en que SON MUY BUENOS ESTUDIANTES. Es decir, al tener tanta actividad mental en cuanto a la recopilación de datos, estimulan la memoria de tal manera que responden acertadamente a lo que esta mal llamada Educación PROMUEVE: REPRODUCIR Y REPRODUCIR LOS MISMOS CONTENIDOS, QUE SON EXIGIDOS PARA LOGRAR LOS TÍTULOS ACADÉMICOS.

4. Como puedes ver, las personas exageradamente inteligentes, SON MUY BUENOS ESTUDIANTES. Su vida académica es "exitosa", lo que asegura en un futuro, la obtención de un contrato laboral con menos dificultades que otros que no lo sean.

5. En lo que si se "rajan" las personas exageradamente inteligentes es en "LAS HABILIDADES PARA LA VIDA":

Como su inteligencia está estimulada solamente hacia una dirección, memorizar y memorizar para después "vomitar" los datos, los otros aspectos de su vida personal, familiar, social, afectiva, deportiva; entre otros, REPRESENTAN PARA ÉSAS PERSONAS UNA CARGA DEMASIADA PESADA PARA RESOLVER ASERTIVAMENTE. En otras palabras, como NO ES POSIBLE DARLE SOLUCIONES A SUS VIVENCIAS PERSONALES, A SUS CONFLICTOS INTERIORES Y A LAS DEMANDAS DE SU ENTORNO,  AL VER QUE  LA MEMORIA NO ES EL INSTRUMENTO QUE OFREZCA RESPUESTAS PARA SOLVENTARLOS, SE SIENTEN LLENOS DE FRUSTRACIONES Y DEMÁS EMOCIONES NEGATIVAS. Es así como tienen que recurrir a buscar un lugar que les represente seguridad y que al mismo tiempo, no sean fáciles de ser vulnerados: Sus diálogos internos. Su "desolación" ES SU COMPAÑÍA. Otros los tildan de egoístas o de "casas solas".

 6. Las oportunidades que ofrece el entorno o sistema no son capitalizadas porque los obliga a "Salirse de su cascarón de seguridad". "¡Es mejor estar a salvo!". Dirían.

 7. Una de las soluciones sería INTENTAR SER SISTEMICOS:

CONOCIMIENTO Y PENSAMIENTO SISTEMICO PUEDEN IR DE LA MANO. EL CONOCIMIENTO A VECES ES VALIOSO...PERO EL PENSAMIENTO SISTEMICO ES LA CEDULA MADRE, HASTA LLEGAR AL ASUNTO DE QUE EL PENSAMIENTO SISTEMICO SIN CONOCIMIENTO  NO PODRIA SER SISTEMICO Y EL SER INTELIGENTE SIN SER SISTEMICO NO PODRIA INTERRELACIONARSE.


  "CUANDO LA MENTE SABE SE LLAMA CONOCIMIENTO (¿O INTELIGENCIA?), CUANDO EL SER SABE (TU VIDA INTERIOR/PERSONAL HECHA ACCIÓN Y CON TU ENTORNO) PODRIAMOS DENOMINAR UN APRENDIZAJE SISTEMICO."

 ¡ERES EXAGERADAMENTE INTELIGENTE!, PERO PUEDES LLEGAR A SER SISTEMICO... ¡TODO DEPENDE DE TI!... “DECIDE CREAR HOY LO MEJOR PARA TI MISMO SI AYER NO DECIDISTE HACERLO...”

SI APLICAS EL PENSAMIENTO SISTEMICO PODRÁS CUMPLIR CON TUS SUEÑOS, PERO SI ERES SOLAMENTE INTELIGENTE; ÚNICAMENTE SERÁS UN EXCELENTE ESTUDIANTE, UN EXCELENTE ASALARIADO. ¿PERO NO SE SI UN GRAN FUTBOLISTA?
  

EL FUTBOLISTA SISTEMICO PONE A PRUEBA (LA PRACTICA, EL HACER, LA IMPROVISACION, LA  REALIZACION, LA EJECUTA, SE AUTOEVALUA Y SE CORRIGE) SUS VIRTUDES Y CONOCIMIENTOS AL JUGAR, PERFECCIONA Y ES RECURSIVO-ESPONTÁNEO. FORTALECE SUS JUGADAS. ES PROTAGONISTA ACTIVO DE SU PROPIA FORMACIÓN. SUS SOLUCIONES ANTE LOS INESPERADOS PROBLEMAS QUE PRESENTA EL JUEGO SON RESUELTAS CON UNA CAPACIDAD SINGULAR ASOMBROSA.

EL FUTBOLISTA SISTEMICO COMPRENDE QUE ES SU MENTE LA GENERADORA DE SUS EMOCIONES POSITIVAS Y/O NEGATIVAS QUE CONDICIONAN SU ACCIONAR DENTRO DE LA CANCHA. POR ESO, SE PREPARA ÍNTEGRAMENTE.

MIENTRAS QUE EL FUTBOLISTA INTELIGENTE SE QUEDA EN SU CASA PENSANDO Y DECIDIENDO SI VA A JUGAR O ES MEJOR PERMANECER VIENDO LA TELEVISIÓN POR TEMOR A FALLAR EN EL JUEGO. TAL VEZ SALE A JUGAR, PERO ES ESCLAVO DE SUS MIEDOS Y ACTÚA CASI SIEMPRE LLENO DE DESACIERTOS... ¿ERES SISTEMICO O INTELIGENTE?

LAS DIVISIONES MENORES O LOS EQUIPOS DE FÚTBOL INFANTO-JUVENILES, ¿FORMAN FUTBOLISTAS INTELIGENTES O FUTBOLISTAS SISTEMICOS?

Saber (Inteligencia) vs Aptitud, Percepcion, Comprension, Accionar (Pensamiento Sistemico) son dos elementos  diferentes.

Cualquier persona “Sabe” (Entender-opinar) de fútbol: Mi padre, el carnicero, el director técnico, el peluquero, el estudiante o el graduado en Educación Física, la novia. Sin embargo, muy pocos “Tienen las aptitudes, Perciben, Comprenden, Accionan” (Conocimiento y comprensión del juego de la organización del modelo de juego en el fútbol).

Al escuchar diferentes puntos de vista sobre si “El jugador nace o se hace”, se concluye por parte de muchas personas que: Si “El futbolista se hace”, entonces sería la fiel copia del modelo que desarrolla el surgimiento de las características específicas requeridas para jugar. En otras palabras, todos los futbolistas jugarían de la misma manera y con los idénticos desempeños técnico-táctico-motrices de este deporte.

Ciertas metodologías de enseñanza-aprendizaje en el fútbol menor están basadas más en el hacer que en el explorar, más en el director técnico que en sus jugadores, más en las repeticiones estandarizadas que en las repeticiones multifacéticas, más en lo preestablecido –condicionante- que en lo natural (improvisación) del futbolista.

En definitiva, con razón el fútbol deshumaniza. Hay un ganador y un perdedor. El jugador perdedor puede ser aquel que pertenezca al mismo equipo triunfador. Suena contradictorio, pero es una verdad irrefutable. A veces, si el niño juega en la posición de arquero, al llegar a casa la primera pregunta que le hacen es: “¿Cuántos goles te hicieron?”.

Si el niño juega de delantero, la pregunta es: ¿Cuántos goles convertiste? Por estos dos motivos y, ejemplos anteriores, muchos niños y jóvenes prefieren jugar en posiciones diferentes a las de portero y delantero para que la pregunta menos comprometedora sea: ¿Cómo quedaron? Jugar fútbol con tanto estrés acumulado por las presiones y “Maltratos” de propios y extraños, se convierte de esta manera más en un sufrimiento generado por la incomprensión y la falta de tolerancia al jugar/errar.

“Dejar de ganar una copa en el fútbol base significa muchas veces ganar un extraordinario jugador más”

Si un director técnico/entrenador estimula la competencia entre sus jugadores a través de la individualización de su metodología de trabajo con ellos, es lo mismo que afirmar que favorece la desarticulación de su equipo como tal. La contradictoria frase de “Promover la sana competencia” entre sus jugadores, sería igual a la afirmación antagónica en si misma que proclama “Hay que humanizar la guerra”.

Para configurar un equipo de fútbol, en todo el sentido de la palabra, es básico posibilitar la igualdad en oportunidades en el proceso de enseñanza-aprendizaje a cada jugador. Obtenerlo, el equipo, es posible si se estructura con métodos de entrenamientos en los que se invite a expresar la singularidad del futbolista en formación. Dejar a un lado esa pedagogía “Duplicadora” que propende por reproducir en cada jugador las mismas condiciones futbolistas para que sean catalogados de esta manera como “dignos” de proyección deportiva.

 Que la competencia individual entre los jugadores promovida por aquellos directores técnicos/entrenadores resultadistas, o en ciertos procesos inmediatistas, ceda el turno a la unidad de todas las singularidades de cada jugador si desean conformar un verdadero equipo de fútbol. Sólo se requerirá de unos formadores o fundamentadores que empleen la “justicia” (Igualdad de oportunidades) en su pedagogía.

REFLEXIONES FINALES (2)
1- El fútbol del pasado se basaba en el empirismo (Igual de válido e importante para la formación). El fútbol de hoy está enmarcado en el tecnicismo. El fútbol del futuro tendrá que orientarse hacia lo socio-humanístico.
 2- El ser humano se transforma minuto a minuto. La enseñanza y el aprendizaje es uno solo y es un proceso único. Enseñanza más aprendizaje es igual a formación.
      3- El movimiento es un pensamiento hecho acto. (Jean Le Boulch)
      4- No necesariamente la pedagogía forma, otras veces deforma.
      5- La formación de una ética singular deportiva: enseñar a que el futbolista decida.
6- No existe una pedagogía transformadora, sino más bien una pedagogía reproductora. Porque la pedagogía en los procesos futbolísticos del presente, sólo buscan regular las cosas como están, como han sido generalmente.
 7- Hay que solucionar los problemas dentro del juego no en forma individual, sino más colectivamente.
  8-  Los formadores deben quitarse ese concepto mesiánico de lo bueno y lo malo. Lo bueno puede estar favorecido por lo malo. O lo malo puede servir para algo bueno.
  9- Estructurar pedagogías transformadoras en donde: El futbolista aprenda y procese la información para que su acción dentro del terreno de juego sea acertada. Que sean futbolistas activos –no pasivos-, que apliquen la información según lo que suceda en el juego.
  10- La formación sea práctica. La práctica bajo la realidad de juego transforma al futbolista. De esta forma se crean nuevos ambientes de aprendizaje.
  11- El deporte  es lúdico. Formar sin la presencia inherente de un castigo.
  12- Se está formando a través del pensar, el aprender y el jugar fragmentadamente.      Los famosos “específicos” (trabajo de defensas, trabajo de volantes, y trabajos ofensivos) metodología que promueve la desarticulación del fútbol. Dejando a un lado lo imprescindible y determinante del juego: Las transiciones. ¿Qué se debe hacer cuando no se tiene el balón? ¿Qué hay que hacer cuando se posee el balón.? “La tenencia del balón sin finalización no sirve para nada”. Carlos Antonio Vélez. Periodista deportivo. RCN.
  13- El proceso formativo en el fútbol de base es un viaje que no tiene destino, es un proceso de construcción del futbolista. Desconocemos a la persona que juega fútbol y lo enmarcamos como una máquina de resultados.
   14- ¿Cuántas veces hemos sido partícipes de la castración en la formación del ser humano como director técnico/entrenador, preparador físico, entre otros?
   15- Pocos clubes o equipos de fútbol  ofrecen lo que el futbolista realmente necesita.
   16- “Las cosas que uno sabe, ya hoy no son así”.
  17- A pesar de que el fútbol (elemento del deporte en general) no es educativo (deshumaniza por su carácter competitivo), puede ser utilizado como un medio para la formación integral del futbolista; siempre y cuando se haga desde una mirada crítica.
  18- Tenemos que enderezar el camino de la competencia deportiva a favor del bien general.
  19- El futbolista es un sistema que esta conformado por  unidades técnico, táctica, psico-afectiva y bio-física-social.
20- Que la formación no busque comprobar algo, más bien el objetivo sea mejorar las cualidades/capacidades del futbolista de base.
 21- Que los procesos formen futbolistas innovadores, no reproductores. La misión no es formar futbolistas “Robotizados”.
 22- Dejar a un lado esa disciplina de domesticación.
 23- Quien hace desde lo que ya está establecido, no es un verdadero formador.
 24- El reto en la formación del futbolista de hoy no consiste en que él aprenda, sino en que desaprenda lo que no le sirve.

CONCLUSIONES:
“Educar al niño para no castigar al adulto”, formar al joven futbolista íntegramente  para no criticar al futuro futbolista profesional. De lo contrario, se plantearán procesos de enseñanza-aprendizaje en el fútbol menor sumido en un mar de contradicciones. Para la muestra al respecto de lo que se expresa en este presente contenido, miremos un ejemplo de lo que podría suceder si lo que se plantea es contrario a lo que se hace:

FÚTBOL SIN  CABEZA (3)
“Les falta actitud, es la temeraria acusación de los técnicos a los futbolistas, cuando no encuentran justificaciones tácticas o estratégicas a las derrotas.

 No sudan la camiseta, es la sudorosa crítica de los sudorosos críticos que al parecer no saben que sudar, poco o nada tiene que ver con ganar.

No ponen huevos, gritan apasionadamente los pasionales hinchas, ignorando que la verdadera causa de las derrotas no es la carencia de testosterona, sino la ausencia de neuronas.

Confundiendo al fútbol con el atletismo y a los futbolistas con los atletas, todos o casi todos en la sociedad del fútbol, están más que convencidos que cuando los partidos de fútbol se pierden, es porque los futbolistas no corren. Y nada más alejado de la verdad, porque los futbolistas sí corren y mucho, lo que pasa es que corren mal por no pensar y al no pensar, juegan mal y pierden bien.

Sabiendo que en este sudoroso negocio el correr sin pensar es sinónimo de honradez, y pensar sin correr de deshonestidad, los futbolistas, con miedo a ser señalados o sindicados de ladrones, corren más de lo debido y piensan menos de lo exigido.

Tanto se corre y tan poco se piensa, que como incontrolable pandemia se propagó en la sociedad del fútbol, la increíble creencia de que es corriendo como se ganan los partidos, y no corriendo, es como los partidos se pierden.

La verdad, la única, es que los partidos no se pierden porque los futbolistas no corren, sino porque éstos no piensan ¿O habrá que recordarles a técnicos, críticos e hinchas, amantes del correr sin pensar que le rinden culto dominicalmente al sudor, que aunque se juegue con los pies, el fútbol nace en la cabeza?”
Bibliografía
(1) Contenido inspirado en la lectura: “Conversaciones con Dios”. Libro 3. Neale Donald Walsch. Editorial Grijalbo, S.A. 1997.
(2) Adaptación del texto: Didáctica II. Hendrick Cuesta Miranda. IUEF. U de A. 1999.
(3) Hugo Armando Gallego Villa. Director técnico. Especial del Periódico “Q`hubo”. Cápsulas de fútbol. Elcolombiano.com

Adolfo Gomez Sanchez.
RECOPLILACION FUTBOL FORMATIVO.





Publicar un comentario