Buscar este blog

GLOBAL LANGUAGE TRANSLATOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Gadget creado por www.Vivirsencillamente.com

domingo, 22 de abril de 2012

¿COMO SABER SI SU HIJO ES UN CRACK DEL FUTBOL?


Cómo saber si su hijo será un 'crack' del Deporte.

Marc Márquez y Rafa Nadal, dos ejemplos de talentos precoces.| Reuters | Efe


Marc Márquez y Rafa Nadal, dos ejemplos de talentos precoces.| Reuters | Efe
  • El mayor engaño de los padres es confundir sólo la habilidad con el talento
  • Son los 'terceros' quienes deben valorar si el chaval tiene cualidades.
¿Qué tienen en común Rafa Nadal, Fernando Alonso o Pau Gasol? Que reúnen las cualidades básicas para triunfar y convertirse en unos 'cracks' de sus respectivos deportes: precocidad, talento y madurez. Estos son los tres ingredientes -que deben darse juntos y al mismo tiempo- imprescindibles para formar parte de esa minoritaria elite deportiva. Y si el niño no los tiene podrá llegar a ser un buen alumno, pero nunca el maestro.
Esta receta del éxito ha sido cocinada por Jaime Alguersuari, periodista gráfico y organizador de varios eventos deportivos, además de padre del piloto de Fórmula 1 que lleva el mismo nombre. Tras 40 años de experiencia en el mundo deportivo y de haber conocido de primera mano las frustraciones y orgullos de más de 2.000 padres, se ha decidido a escribir el libro 'Tu hijo puede ser un crack' (Editorial Planeta). "Un manual duro y directo que pretende un fin muy concreto, que las familias entiendan que son muy pocos los elegidos para triunfar en el deporte y cuanto antes se den cuenta y antes lo acepten, mejor", explica el autor.
Para Alguersuari, "uno de los grandes engaños de todos los padres que tienen hijos deportistas es confundir talento con sólo habilidad. La mayoría de los grandes fracasos de largas carreras deportivas se han sustentado en esta mentira". Unas palabras que corroboró durante la presentación del libro el automovilista Carlos Sainz.
"Son muy pocos los padres que aceptan a mitad de camino que su hijo no tiene condiciones"
Aunque las enseñanzas de esta guía sirven para todos los deportes, están especialmente orientadas a los deportes individuales, "porque son disciplinas en las que reina el egoísmo, la soledad, la incomunicación y el odio compulsivo. Y para superar todo esto es necesaria una madurez precoz". Es ésta una de las claves básicas que definirán si el niño llegará a ser un 'crack'.
Pero ¿cómo definir la madurez en un chaval de ocho o nueve años? Según Jaime Alguersuari "se pone en evidencia a través de una condición excepcional y es que saben escuchar, lo que suele ser sinónimo de aprender".
En realidad, por mucho empeño y entusiasmo que ponga el niño, son los 'terceros' a quienes corresponde el reto y la responsabilidad de determinar si un chaval puede llegar a ser un 'crack'. Profesores, entrenadores y padres deben ser honestos para ver si el joven tiene el talento necesario. Sin embargo, como reconoce Alguersuari, "son muy pocos los padres que aceptan a mitad del proceso de formación del niño que su hijo no tiene condiciones para ser una figura deportiva". Pero insiste en que darse cuenta a tiempo es una ventaja y ganarán "tiempo y felicidad".
Por el contrario "la frustración deportiva del padre, que proyecta sus sueños incumplidos en su hijo, o la necesidad de enriquecimiento pueden hacer que insistan en convertir al niño en deportista profesional".

Una carrera de obstáculos

Una vez que tanto los padres como el niño están de acuerdo y aceptan inscribirlo en una competición deportiva "se habrá abierto un melón, normalmente amargo, del que ya participa toda la familia". Comienza un periplo en el que se invertirá mucho tiempo, mucho dinero -depende del deporte, pero por lo general los costes económicos son altos, aunque hay ayudas en forma de becas y subvenciones- y en el que antes o después llegará alguna frustración familiar.
El primer escollo llega en el colegio. A partir de los 13 años, si de verdad el niño tiene talento deportivo, es probable que tenga que dedicarse a la disciplina elegida por completo, lo que implica abandonar los estudios. Por ejemplo, "el 80% de los tenistas no empezaron el Bachillerato" y prácticamente ningún deportista de elite es "universitario".
"El 90% de las familias apuesta todo a una carta, la deportiva, y suele ser un error"
La decisión de continuar o abandonar los estudios es difícil y debe estar muy meditada. Aunque es el hijo el que debe decidir lo que quiere, "los padres deben ser lo suficientemente sensatos como para no jugar a la ruleta rusa con los estudios y apostar todo a la baza deportiva. Deben presionar y, si el chico tiene la suficiente madurez, convertirá los aeropuertos y las salas de espera en cuartos de estudio improvisados".
Según Alguersuari "el 90% de las familias apuesta todo a una carta, la deportiva, y suele ser un error, porque a los 20 años muchos de ellos ya serán conscientes de que no serán unos 'cracks' y han dejado de lado otra baza".
En este camino hacia la elite deportiva también hay espacio para los reproches. El caso más reciente es el de Arantxa Sánchez Vicario, que ha culpado a sus padres de manejarla a su antojo. Para el autor del manual "este caso no es frecuente y a todos nos llamó la atención. Creo que ella está confundida y que al final se arreglarán".

La edad sí importa

La precocidad, las primeras señales que indican que un niño puede destacar en un deporte, lo marca la edad. Cuando un chico de nueve años gana a rivales de la misma edad o mayores que él, tiene cualidades. Si, por el contrario, pierde a menudo con contrincantes más pequeños, no serán los números uno de su especialidad.
Un axioma que funciona casi siempre. "Estos últimos son como la fruta verde y ésa no se come", dice Alguersuari, por poner un ejemplo. Hay que saber medir y analizar las victorias y derrotas del deportista según contra quien se produzcan.
Rafa Nadal ganó su primer Roland Garros con 19 años. Era un niño. Marc Márquez fue campeón del mundo de motociclismo en 125 cc a los 17 años. "Sus rivales Nico Terol y Pol Espargaró eran mayores que él, dos y cinco años, respectivamente, pero no tan maduros. Ahí está la clave de Marc, lo que le convierte en estrella", dice Alguersuari.
El entorno familiar, la madera de líder y una pizca de suerte son los otros elementos que cocinan a una estrella del deporte.

elmundo.es
Publicar un comentario