Buscar este blog

GLOBAL LANGUAGE TRANSLATOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Gadget creado por www.Vivirsencillamente.com

domingo, 14 de noviembre de 2010

LA REALIDAD DEL FUTBOL: MECANIZAR O SISTEMATIZAR

Hablando de diferencias entre mecanizar y sistematizar, el ser mecánico se refiere a quien realiza las cosas como una máquina y sistemático a aquel que las realiza en forma ordenada, claro que hay diferencia y para llegar a cualquiera de los dos estados se requiere de tiempo y dedicación. Como  dice el comercial de la cerveza  “elaboración lenta, ya que solo las mejores cosas de la vida toman su tiempo”.
A veces ganando se pierde y a veces… perdiendo se gana.

En su primera parte(a veces ganando se pierde), me sumo a los copartidarios de esta frase,  a veces el ganar esconde y tapa fallas, que el marcador a favor, la emoción, el subir en la tabla de posición, el vencer a ese equipo denominado grande y más detalles por precisar nos nubla y nos trae como consecuencia un análisis incompleto.  Se resaltan los aspectos que nos llevaron al triunfo y no se le da la importancia a las falencias presentadas e incluso se abre una nueva forma de encarar las venideras sesiones de entrenamiento y hasta le hacemos creer a nuestros pupilos que son mejores porque ese día vencieron a X equipo, desconociendo y dejando en el olvido las carencias del jugador, contribuyendo con esto a la formación de un jugador desequilibrado, de momento, no de constancia… no de tiempo.  Me acuerdo del conejito de  Duracell, no le metimos la pila que era, queríamos llegar al pico de la montaña y solo nos alcanzó hasta antes de subirla. No podemos desconocer ningún aspecto, y eso requiere de ser analítico, aplicativo, de continuidad…de tiempo.

En su segunda parte (a veces perdiendo se gana), respeto su origen y quienes la  respaldan en su totalidad. Frase celebre en los años brillantes de la era Maturana “perder es ganar”, luego sinónimo de burla en su declive de resultados. A mi criterio solo cuestionable en su terminología; el perder no nos da ganancia como tal pero si nos da la oportunidad de detectar que nos hace falta, que vamos a mejorar en el transcurso de la formación del jugador, el juego (partido) se convierte en esa herramienta fundamental para encontrar esa parte que le hace falta al jugador “su media naranja”.

Abro un paréntesis y hago una pequeña reflexión: en ocasiones decimos el gol por el cual perdimos llego por un error en la falta de concentración, ahora me pregunto cuando y como entreno la concentración en mis jugadores, de quien es el error. Si ni siquiera se su concepto que reposa en el nuevo diccionario Larousse, edición 1985 y que vive aun con remiendos esperando su final, pero antes a que lo indague. Como y cuando voy a mejorar la concentración si no me atrevo a ojear las muchas formas de trabajo que aparecen en las tendencias del entrenamiento moderno y todas las ayudas tecnológicas. “Sin excusa”.

Volviendo a donde iba, no siempre es bueno ganar, ni tampoco es bueno perder y me meto en mi memoria y saco la canción “de vez en cuando viene bien reír”, pero no siempre. Me pongo en el sitio que dice en el letrero de entrada “formemos para jugar y no para ganar”. Seguro los triunfos llegarán y llegarán bien, no solo con sabor a miel sino en multisabores.

Si quieres correr debes 1º caminar, si quieres lanzar una expresión debes conocer su significado, si quieres celebrar un gol enseña 1º a rematar bien.

El tiempo nos presiona pero también nos motiva, lo vemos corto pero si lo queremos lo convertimos en largo. Que lo que hagamos no vaya simplemente en lo que conseguimos sino en lo que podamos alcanzar mañana…o sea un gran jugador que llegue, que se mantenga, que perdure como una gran estrella.

Respetable la idea de aquellos que sienten que al ser directos creen tener la verdad absoluta. A mi parecer  y sin basarme en ningún escrito encontrado o sugerencia dada, me aferro a la idea que existen 2 tipos de verdades, la absoluta y la relativa. Pueden 2 entrenadores discutir  y creer tener los 2 la razón (verdad relativa), si uno de ellos justifica acertadamente lo expuesto, se convierte en absoluta por el momento.

Sobre el bien y el mal de los métodos de enseñanza, he vivido la experiencia de escuchar  acartonados colegas diciendo “el trabajo en el campo es la realidad, aquí uno ve y aprende  lo que es el futbol”. Entonces porque refutar lo empírico, si siempre llevamos algo de ello. Es mi punto de vista podrá ser cuestionable, pero es mi punto de vista.

No comparto la parte  que dice que “el entrenador debe ser apegado a la realidad de juego”. Eso depende de la etapa de formación en que se encuentre. El autor lo toma globalizando el concepto, falló en su apreciación y plasma el principio del aprendizaje progresivo como justificación a su errado enfoque. Quienes conocemos los procesos del aprendizaje por edades, sabemos acertadamente que por ejemplo los elementos técnicos básicos, se inician a través del estimulo del juego hasta llegar a la perfección de su ejecución en velocidad de juego y no como quiere hacerlo sentir el autor. Desacuerdo total en su análisis y si se refiere en su ejemplo al boxeo, yo le acerto plasmándole que dentro de la pedagogía infantil, se utiliza una estrategia de aprendizaje…la del descubrimiento, donde el aprendiz se le plantea un problema para que encuentre la solución. La idea de este respetable profesional debería ser concretar la situación a analizar y no ilustrar formas para hacer una realidad unitaria.

Claro que el futbol ha evolucionado, “todo evoluciona, lo único constante es el cambio”, existe un marco comparativo entre el futbol tradicional y el moderno, existen trabajos donde se muestra la evolución y las tendencias del futbol…los conozco.

En el aprendizaje, el proceso de información tiene 3 mecanismos o fases: percibir, decidir y ejecutar, aplicables en las múltiples situaciones que se presentan en el juego. El acierto en el poder de decisión depende de la cantidad y la calidad de las alternativas acentuadas en el jugador. Si le enseñas a que cuando reciba el balón simplemente lo rechace, eso es lo que siempre hará. Pero si le has enseñado  que además de recibirlo bien puede driblar, pasar, rematar y muchísimas alternativas más, ese jugador tendrá más poder resolutivo, y cuando ejecute la jugada más correcta diremos a boca llena que tiene inteligencia de juego, por eso“enseña a jugar”.

A título propio, el jugador es un software  creado por su entrenador, si se coloca en un problema y tiene 100 soluciones, tendrá 100 posibilidades de jugar y seguro sacará la mejor…y así si jugará para ganar pero bien.

Como conclusion final,  me ubico en que debemos ser entrenadores en pro cada día, sin desconocer la importancia y el conocimiento de todos y como dice un amigo “quien intenta y remata tiene derecho a cobrar cuando anota el gol”…”Sin excusa”.

 PROF. Hernando Medrano

Publicar un comentario