Buscar este blog

GLOBAL LANGUAGE TRANSLATOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Gadget creado por www.Vivirsencillamente.com

sábado, 13 de agosto de 2011

¿PORQUE SE PIENSA PRIMERO EN CASTRAR QUE EN FORMAR EN EL PROCESO DE ENSEÑANZA APRENDIZAJE DEL FÚTBOL BASE?

No se puede seguir pensando y creyendo que el conocimiento es de unos cuantos y que los demás deben ser sus “Recipientes voluntarios” a los que se les imparte la información a niveles de “Reproducir” lo que se cree como cierto. No todo es como lo pintan. No siempre la teoría resuelve las situaciones. Por tal motivo no se puede tomar tan en serio ni al pie de la letra, porque puedes caer en el mismo error que se cometió con el tal “descubrimiento” de América.

Estamos domesticando demasiado al futbolista silvestre-talentoso por aplicar lo teórico tan estrictamente, que se ha ido al extremo el proceso de enseñanza-aprendizaje: “Ni tanto que queme al santo, ni tampoco que no lo alumbre”.

“Si llega a ti un sediento y te pide dos vasos con agua, saciarás su sed, pero si le das demasiada, ¡lo ahogarás!”. Si tienes en cuenta la teoría en forma tan radical para el proceso de enseñanza-aprendizaje, puedes cometer el error pedagógico de someter al alumno a dejar de ser e imposibilitarlo para que sea. Esto se puede denominar como la pedagogía reproductora en donde el futbolista silvestre es “Colonizado” a tal punto que lo “Amaestran”, “Robotizan”, y “Mecanizan”.

Al respecto (Sobre el someter al futbolista de base al moldearlo por lo que la teoría manifiesta), el profesor Jesús Ramírez Director Deportivo de la Liga de Futbol de Antioquia, nos reafirma: “Antes se jugaba en las canchas o en la calle. Este fútbol ha desaparecido. Se hacían los famosos picados en los que la gente se divertía jugando al fútbol, advierte Ramírez”, quien  realiza un marcado énfasis en el proceso de mecanización en que ha caído el jugador de hoy:

“El jugador debe aprender en los predios malos. El futbolista debe sacrificarse un poco más y no tener tantas comodidades cuando apenas comienza. Otra cosa importante es que el técnico asumió el rol de protagonista, sin pensar que son sus dirigidos los que definen los partidos y quienes hacen los goles”.

 “Sigo pensando que el jugador debe forjarse en canchas diferentes y competir en las que sean buenas. De ahí la importancia de volver a incentivar los torneos de barrio en los que el fútbol que apenas comienza pueda aprender muchas destrezas”.

“A los muchachos hay que darles libertad al jugar. No se deben restringir tanto. En la parte ofensiva hay que ofrecerles mayores alternativas”

 El otro aspecto es uno de los fundamentales en el fútbol colombiano y que se puede hacer genérico para todos los jugadores:

 “Gastón Moraga en su paso por el fútbol de Antioquia descubrió algunas razones por qué los jugadores no disparaban al arco. Resulta, que muchos de estos futbolistas jugaban en sus comienzos en canchas con voladeros, con quebradas detrás de los arcos que los obligaban a recorrer grandes distancias, o porque el balón se perdía en medio de la espesura. En otros casos detectó que los jovencitos se inhibían, porque podían romper ventanales en las escuelas o en las canchas que tenían viviendas aledañas”. (1)

 ¡Qué afortunados fueron los futbolistas silvestres/talentosos de épocas lejanas! Ahora es diferente. Lo cultural, económico, social y las nuevas pedagogías con sus metodologías de enseñanza-aprendizaje reproductoras del presente, han sido las grandes modificadoras del arte de jugar espontáneamente.

 En décadas anteriores el fútbol surgía desde el empirismo, ahora hay que estar a la par con el denominado “Conocimiento moderno”. Que de moderno sólo tiene en forjar al futbolista según lo que la teoría indique. Ahora con  el sofisma formativo de que hay que “Actualizarse y capacitarse”, ocasionando el efecto contrario: contextualizar el juego y al futbolista como si fuera una receta de cocina, en donde los ingredientes hacen el menú. Es decir, el creer que al memorizar, recopilar la información y saber las partes que componen el todo del fútbol, desde lo teórico exclusivamente, es prenda de garantía que avalan la comprensión y el conocimiento tanto del juego como del futbolista.

 No es lo mismo saber que conocer. No es lo mismo la inteligencia que la sabiduría. No es lo mismo la teoría que la práctica. No es lo mismo lo que te hayan “enseñado” o hayas “aprendido” en tu formación académica, que lo que seas capaz de equiparar con la realidad, con la experiencia y con el ejercicio (tu accionar).

El fútbol (de la misma forma que la vida) puede ir en contravía, en el camino “Se aligeran las cargas”. Existe la posibilidad de pasar de ser un “Educastrador  a un “Eduformador” o viceverza en cualquier momento de tu vida deportiva. Lo que dejes de hacer para tu formación tarde que temprano te pasan la factura de cobro. “Dios perdona pero el cuerpo físico nunca olvida”.

    A- FRASES CÉLEBRES DESDE LA SABIDURÍA

  1* Cuando usted, como director técnico/entrenador, realice una charla en el entretiempo, y el equipo no haya jugado bien, ¡no refuerce lo negativo! Se debe emplear ese valioso tiempo de descanso para fortalecer el nivel individual y colectivo. No continuar enviando mensajes subliminales en los que se está conduciendo es a todo lo contario de lo que se desea. “Lo que decretas, ¡lo concretas!”.

2* Los futbolistas que no salen en la nómina titular, igualmente deben realizar el calentamiento grupal. Es una forma de evitar la desintegración del equipo, el fomentar la vagancia y el contribuir de una manera u otra a la alcahuetería de algunos. Respetar la profesión y al mismo tiempo, hacerse respetar.

3* El conocimiento no garantiza del todo el (los) resultado (s).

4* El clasificar los retos de parte de un determinado grupo de futbolistas de base  y de directores técnicos/formadores (Se motivan o desmotivan de acuerdo con la categoría del rival), exige de parte de cada uno de nosotros el diseñar estrategias para que haya mayor conciencia de que un partido es lo mismo de valioso que los restantes miles que faltan por jugarse a través del proceso formativo.

5* El fútbol es de momentos y de estados de ánimo, muchas veces no es el resultado de la suma de infinidad de conocimientos.

6* Estamos realizando una tarea inversa en el proceso formativo. Se está llevando una acción de desentrenar al futbolista de base más que en el formarlo.

7* Nos estamos confundiendo con tanto conocimiento teórico que leemos y que nos enseñan (reproduciendo), al tomarlo casi que al pie de la letra.

8* Para algunos “educastradores” el proceso en el fútbol de base cobra importancia en la medida que les garantice su supervivencia económica. Se sobrevalora en extremo “el qué” por encima del “cómo”.

9* Balancear la experiencia propia con la experiencia de los demás, sumado a la teoría. Con esto podremos equilibrar el proceso de enseñanza-aprendizaje; en donde debemos posibilitar que el futbolista se transforme mediante metodologías que integren el saber con el conocer. “Sólo conoce quien lo haya experimentado”.

10* Los colombianos somos “tan inteligentes” que nos cuesta trabajar en equipo. Los celos son la línea fronteriza que separa a los directores técnicos “exitosos”, con los directores técnicos académicos.

11* El fútbol y sus resultados tienen una alta incidencia de factores emocionales.

12* La generación de futbolistas talentosos ha ido en disminución alarmante. Si antes abundaba en todas partes, hoy en día se cuentan en mínimas cantidades. “Cuando el árbol está en cosecha de naranjas, todo el mundo desea subirse”, y no todos los equipos o clubes deportivos tienen la capacidad (infraestructura y economía) para captar al futbolista de talento.

13* Estamos siendo tan protagonistas los formadores, que lo único que  se está causando es la automatización del talento.

14* El futbolista de base “adiestrado”, “domesticado” y “robotizado”, es la sumatoria de los errores de una pedagogía reproductora.

15* El asegurar la continuidad laboral (y el sustento económico) de unos cuantos directores técnicos/entrenadores, ha permitido que a varios futbolistas de base se les tolere comportamientos dentro y fuera de la cancha que han dejado mucho que desear. El problema entonces no es del todo de los futbolistas.

16* Hemos escuchado a través de los tiempos que “los futbolistas son unos desagradecidos”. Sin embargo, son mediante la experiencia que surge del socializar con ellos lo que nos forma en todo el sentido de la palabra. Además, no es obligación retribuirnos, de parte de ellos, cuando logran el éxito profesional. El por qué exigirles recompensas, sabiendo que para formarlos, es que hemos sido contratados (para lo que somos empleados).

17* El fútbol a veces es 50% mentiras y el otro 50% no es verdad. Todo es muy relativo: ¿Cuántas veces la victoria de un partido o de un campeonato ha sido el producto de las emociones más que por el nivel de preparación, las capacidades del jugador, la infraestructura o el conocimiento que tenga el director técnico/entrenador?

18* Existen futbolistas de tanta categoría, que con su talento organizan la confusión que tienen sus directores técnicos/entrenadores por la cantidad de teoría que convive en sus mentes.

19. El fútbol debido a que de ninguna manera es ciencia alguna, nos permite ver que todo puede ser relativo, directa o inversamente proporcional.

20. Lo paradójico del fútbol de base es que tu valor como director técnico/formador está en según el número de títulos que hayas alcanzado, esa es la medida para que seas rotulado como exitoso. Así no haya surgido un talento en proyección o ignores gran parte del juego.

21. El proceso de formación desde niños de 12 años, hasta culminar los 17 (Inclusive a los 18-19 y
20 años) años, previo a su llegada al fútbol de alto rendimiento, es una gran pretemporada. Muchos directores técnicos/entrenadores y preparadores físicos se prepararan y, preparan a sus jugadores, para ganar únicamente el fin de semana o el torneo del fin de año

  El formar para metas a largo plazo y para la vida, están ausentes en dichas perspectivas formativas. El acumular la información es el objetivo en todos los componentes de la preparación (Físico, técnico, táctico, psicológico, moral, afectivo, social, espiritual, motriz). El reconocimiento hacia los directores técnicos/entrenadores debe hacerse con aquellos que conducen el proceso en sí, cuando se lleva a cabo durante la evolución de los niños y jóvenes en el fútbol de base, llevado a plazos prudentes en el tiempo y de forma secuencial.

 22. Que el talento de cada futbolista lo integre por fuera de la cancha en las actividades personales y sociales. Que logre el equilibrio entre lo que hace y lo que es.

Todo puede suceder en el fútbol. Gracias a Dios se puede ganar, empatar o perder. Lo mismo ocurre con el conocimiento: Puedes hallarlo, perderlo, reproducirlo, modificarlo o desperdiciarlo. El conocimiento lo puedes utilizar para guiarte o desviarte. Confundirte o aclararte el camino, es otra posibilidad. Por todo esto, es que considero que se debe respetar tanto al mal llamado “empírico”, e irrespetado al mismo tiempo, como al otro mal nombrado “autodidacta”. No he encontrado mucha diferencia entre un director técnico/entrenador, licenciado en Educación Física, tecnólogo deportivo o graduado en alguna especialización (postgrado), que alguien que no haya tenido la oportunidad de formarse desde la academia, así existan mayores posibilidades de capacitarse hoy en día comparado con viejas épocas.

  ¿Puedo ser autodidacta a pesar de estar estudiando una carrera deportiva en la universidad?

  ¿Puedo ser un empírico sin importar que haya obtenido mi graduación como licenciado, tecnólogo o de algún postgrado?

¿Puede hallar la sabiduría un “empírico” con mayor posibilidad que un académico (licenciado, postgrado, capacitaciones)?

¿Puede un licenciado o director técnico/entrenador con diploma, seguir reproduciendo el conocimiento sin hallar la sabiduría que existe en dicho conocimiento?

Todas las anteriores preguntas se responden por sí mismas cuando comprendamos que el autodidacta es aquel “Sujeto que lleva a cabo un auto-proceso de enseñanza-aprendizaje partiendo de su juicio crítico de los conocimientos adquiridos y por adquirir”. (JUAN ANTONIO FUENTES ESPARRELL). Que el empírico es: “Experimental, práctico, material, efectivo, real, concreto, probado. Adj. y s. Que procede de la experiencia”.

En otras palabras, a pesar de haber obtenido los títulos de tecnólogo en Educación Física, licenciatura en Educación Física; y demás capacitaciones en el fútbol en varias instituciones no formales, me considero rotundamente por mis prácticas reflexivas, como un ¡empírico y autodidacta!

Como puede deducirse, en el fútbol no todo es absoluto. La relatividad es la mayor muestra de que las cosas no son como parecen, ni mucho menos tienen que ser como nos las tratan de hacer creer que sean. Veámoslo más claramente en el siguiente tema inspirado por el genio alemán:

B- LA RELATIVIDAD EN EL PROCESO FORMATIVO EN EL FÚTBOL DE BASE
La información y los conocimientos  llegan desde cualquier parte, desde donde menos creas que se encuentra y en lugares en los que ni te imaginas que puede estar. Aunque considero que la clave siempre ha estado en no ser avaro con el conocimiento. “El que da, recibe”. No nos debe trasnochar en absoluto eso de que “Existe mucha gente que sabe pero son egoístas con lo que saben”. Ignoran que el verdadero poder de todo esto se encuentra en el socializar lo que sabes y practicas (Inteligencia y sabiduría). “Lo que va, viene”. Si deseas tener conocimiento, comparte tu conocimiento.

El fútbol es de tantas percepciones como cantidad de personas que lo intervienen, en el que suceden casos como:
* Lograr el título de un campeonato y ni un solo jugador es apto para proyectarse al fútbol competitivo (profesional).
* Ocupar los últimos lugares en la tabla de posiciones cada año, y ser la cantera de futbolistas con proyección profesional.
 * El director técnico/entrenador está tan capacitado por la academia, que tecnifica a sumo grado su pedagogía “robotizando” a sus futbolistas.
* Contar con una deficiente infraestructura y arrojar los mejores resultados deportivos.
* Directores técnicos /formadores con ninguna formación académica pero con una capacidad asombrosa de potenciar futbolistas de talento.
* Promulgamos la inteligencia de juego pero reproducimos metodologías con nuestros futbolistas.
* Se establecen procesos formativos para que surjan futbolistas “diferentes”, “distintos”, o sea, talentosos; sin embargo se deforma el talento equiparando el estilo de juego de cada uno de los jugadores al no permitir que lo sean espontáneamente. Es así como el talento tiene que hacer validar su singularidad.

 Puede llamarse todo esto como lo contradictorio del proceso formativo en el fútbol de base, o en otros casos puede tomar el rumbo de lo relativo, en donde lo que es para unos formar para otros se convierte en deformar.
  “Sentarse a leer 2 minutos, y que parezcan 2 horas, o sentarse a charlar con una bella dama 2 horas y que parezcan 2 minutos, ¡eso es relatividad!

Si llevamos la anterior frase de Albert Einstein al fútbol de base es como decir: Invertir tiempo, dinero y energías en formar al futbolista con un proceso formativo secuencial, coherente, teórico-práctico  y que respete la singularidad del jugador como si fuera un talento y que lo parezca. Así no se logren títulos. O esperar a que con un proceso teórico que condicione las cualidades del jugador, surgiendo futbolistas mecanizados con los que se obtengan títulos, esto puede ser ¿Relatividad futbolística?

Se escucha frecuentemente “No importan los títulos. La tarea en esto del proceso formativo es sacar jugadores”. No sé qué significa la frase de “sacar jugadores”, acaso significará ¿Acabarlos? En todo caso, es valioso para la formación del futbolista de base, incluso, el obtener títulos como objetivo y, parte de su aprendizaje, de un talento que vaya más allá del acomodarse a lo simplemente que es el jugar por jugar. Además, el que surjan futbolistas de talento y al mismo tiempo se obtengan títulos, es una misión formativa estimable también a tener en cuenta en el proceso del fútbol de base.

Lo malo es cuando se dice que no importan los títulos sino la formación y al final del año le están pasado la carta de despedido o de “llamada de atención” al director técnico/entrenador por no haber salido campeón. Como sí lo hizo en épocas anteriores. Parece que con ese “halón de orejas”, se desea mandar otro mensaje que habla sobre “Si no salen futbolistas de proyección, al menos se debe quedar campeón para salvar el año”.

C- ALBERT EINSTEIN Y EL FÚTBOL (2)
 Si el fútbol no es ciencia y si Albert Einstein expresó “Sin ciencia alguna” la existencia y la dimensión de Dios y por ende, del ser humano, pues me atrevo – a una mínima escala- a utilizar algunas frases célebres del físico alemán incorporándolas a esto del fútbol y más específicamente, al proceso formativo básico. Mil disculpas por el atrevimiento, pero “El que hace, se equivoca y el que no hace, ¡ya está equivocado”.

  1. La formulación de un problema es más importante que su solución.
 El objetivo de todo este discurso es simplemente el poder llevar a la teoría lo que siempre he considerado básico para que se establezcan nuevas percepciones y metodologías que fomenten el fútbol tal como es en esencia: Integral, interrelacionado y global. Al mismo tiempo, tener en cuenta todos los elementos culturales, sociales, religiosos, psicológicos, afectivos, tecnológicos, intereses particulares  y multimotrices que condicionan al futbolista de base. En conclusión, el problema radica primordialmente en que se utilizan metodologías que descomponen el juego como tal, en unidades separadas unas de las otras. Sabiendo que el carácter de equipo es la mayor muestra de este deporte eminentemente colectivo.

2. La imaginación es más importante que el conocimiento.
Es lógico que el saber y el hacer deban ir de la mano. Sin embargo, hasta qué punto es conveniente tomarse al pie de la letra tanta teoría. Repetidas veces se escucha que determinado director técnico/entrenador, instructor o fundamentador fue “El que sacó o enseñó” a tal jugador. En días pasados, el entrenador de Rugby del INEM –en la que desde hace 10 años enseño/aprendo- me comentaba que “Un entrenador de rugby le enseñó a patear a David Beckham”. Y le respondí: ¿Por qué a Beckham solamente? O ¿Por qué únicamente aprendió David? ¿Qué pasó con los demás que no lograron lo mismo o no lo aprendieron? Por qué si ese entrenador de rugby, tiene la fórmula, ¿No surgió sino David Beckham? Si el fútbol tuviera una “Receta” para formar futbolistas, se imaginan la cantidad de talento que inundaría el mercado del fútbol.

Sin lugar a dudas, el conocimiento a pesar de que surge de la imaginación –en la gran mayoría de los casos-, es utilizado en sentido inverso: Anular la capacidad de la imaginación.

3. Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.
Todavía no existe conciencia alguna que lo que “Decretas es lo que concretas”. Ejemplos aclaratorios:

a- Si continuamente le hablas a tus futbolistas sobre los errores, lo más probable es que los sigan cometiendo. No puedes hablar de tus fallas si lo que deseas es todo lo contrario, aciertos. Si el futbolista se concentra en el error durante el juego, de seguro que cometerá errores.
 b- Durante la pasada “Copa América 2011 Argentina”, se escuchó por doquier: “A la selección Colombia le falta gol”. Ése fue el “pan nuestro de cada día”. Cuerpo técnico, futbolistas, prensa deportiva y aficionados, vivieron en torno a ese tema de la falta de definición (No de la falta de oportunidades). Resultado: Falta de gol.
c- El club argentino River Plate, todo el torneo clausura 2011, sólo se hablaba más allá de lo futbolístico, del descenso. De tanto centrar la atención en el descenso, pues por acción directa, ¡descendió!

Lo mismo sucede con las charlas técnicas que hablan sobre: “Hay que salir a ganar para no perder la categoría”, “Siempre nos ganan en el último minuto”, “El delantero del otro equipo es demasiado hábil”, “No cometamos infracciones al borde del área que ellos (el otro equipo) tienen jugadores expertos en tiros libres”, “A cada instante les he dicho que si no sobra uno de los dos, nos hacen el gol porque son demasiado lentos”, “No hemos podido ganar porque no hay quien defina”.

En fin, las charlas del entre tiempo de los partidos competitivos se gastan más en lo que se hizo (los errores básicamente), que en lo que hay que hacer en el segundo tiempo. Con la bendita disculpa de que “Si no se dicen las fallas no se pueden corregir”. Hasta se lleva en libretas de apuntes la cantidad de pases errados. Será que lo más conveniente es fortalecer al jugador y al equipo e inmediatamente, ¿Se minimizarán las deficiencias? Sucede a veces como lo hacen muchos padres de familia con sus hijos al momento de recibir las notas: “No mijo, usted si es muy bruto”. Buscando erróneamente de que el hijo dizque “despierte”. O decirle al adicto de alguna droga en especial: “Si no dejas de consumir, vivirás un infierno”.

 Si tu deseo es formar futbolistas de talento, no puedes seguir utilizando metodologías que “domestiquen” al talento. Si tu deseo es permanecer en el puesto de trabajo y no perderlo por temor a quedarte sin “la comida y la plata del diario”, no puedes seguir jugando a no perder. Si tu deseo es permanecer en la categoría –no descender-, no mires hacia abajo, hazlo hacia arriba. En conclusión: No puedes seguir haciendo siempre lo mismo y maldiciendo porque los resultados son siempre los mismos.

4. Intenta no volverte un hombre de éxito, sino volverte un hombre de valor.
 Dicen que “No hay mayor fracaso que el éxito. El éxito es válido siempre y cuando tu vida personal sea un fracaso”. En donde se puede decir lo mismo de la anterior frase pero llevada al conocimiento: El verdadero valor de una persona radica en el grado en que comparta su conocimiento. De verdad, he disfrutado compartiendo (enseñando-aprendiendo) lo poco que ha surgido, hasta este momento, desde mis prácticas reflexivas.

5. Cada día sabemos más y entendemos menos.
Si mientras más indagues, observes y aclares quien eres realmente, podrás darte cuenta que ¡el universo vive en ti! No se preocupen por dónde encontrar el conocimiento, pues “No puedes encontrar lo que no se te ha perdido y mucho menos, no puedes buscar lo que siempre ha estado en ti mismo”. Cada día que preguntes por lo que no conoces, ese día surgirá en ti nuevos interrogantes, ya que la mente es una máquina insatisfecha de producción de miles de preguntas. Si respondes a una pregunta, encontrarás otra pregunta. En lo que tiene que ver al fútbol es lo mismo, ha surgido ya tanta teoría como teóricos que desean llevar el fútbol de la cancha a los libros. Con esto pretenden decirnos que “Hay que actualizarse y capacitarse”. Sin embargo, no todo es tan cierto. Hoy en día podemos ver lo inversamente proporcional: A mayor licenciados, tecnólogos, académicos; menos futbol de talento.

6. La memoria es la inteligencia de los tontos.
 Si el sistema educativo se basa en reproducir y memorizar, estimulando una vía de la inteligencia, el fútbol de base no es ajeno a esa educación “domesticadora”. Muchas metodologías en el proceso de ensañas-aprendizaje están cimentadas en lo ya establecido, en donde el futbolista sólo es un “recipiente voluntario” al que se le dice qué hay qué hacer, cuándo hay que hacerlo y de qué forma debe hacerse. Solamente aquellos futbolistas “rebeldes” por naturaleza son los que imponen su juego por encima de la manera en que su director técnico “colonizador” desea hacerlo. Está bien que la teoría haya que tenerla en cuenta, que existen jugadas preconcebidas y que hay ciertas acciones que definen el estilo de juego del equipo. Si el fútbol contiene ese ingrediente de la incertidumbre, entonces posibilitemos una diversidad y variabilidad en la metodología de enseñanza en la que ambas partes –director técnico/entrenador y futbolistas-,  diseñen el contenido de las tareas a desarrollar durante los entrenamientos y las competencias.

7. Educación es lo que queda después de olvidar lo que se ha aprendido en la escuela.
 Cantidad de futbolistas de base me han expresado la libertad que sintieron al momento de ser cambiado su director técnico o cuando dejaron el equipo o club para seguir en otros equipos o buscando nuevos horizontes personales. Sí, son muchas personas, equipos o clubes deportivos/divisiones menores, etc., las que “sacan pecho” orgullosamente al hacer la lista de la cantidad de futbolistas que supuestamente potenciaron al fútbol competitivo. No sé porque esconden al mismo tiempo, la larga lista de futbolistas a los que les impidieron que fueran, a los que por diferentes motivos o intereses particulares o empresariales, les coartaron “la libertad de expresión futbolística” y “el libre desarrollo de  sus capacidades y talentos personales”. Por todo esto, el fútbol barrial es lo que queda después de olvidar lo que se nos “enseñó” en algunos procesos formativos.
 “Cuando nacemos, todos somos originales. La mayoría muere como copias”. (Frase escrita en el muro de Berlín)

8. Lo importante es no dejar de hacerse preguntas.
 La verdad, que la construcción de estas 12 entregas, que he compartido con cada uno de ustedes y, las 30 restantes que deseo igualmente compartir, han sido el producto de realizar unas tras otras preguntas con y sin respuestas. La clave está en plasmar por escrito lo que se concluye. De la misma manera, muchas personas me “llamaron la atención” porque no descansaba ni el 31 de diciembre con el fútbol. A todos les expreso, primero que todo, mil gracias por la atención y los consejos hacia mi, pero también tenía que llevar a la práctica lo que pensaba, indagaba, reflexionaba y concluía. Desde mis prácticas es de donde surgen mis reflexiones. No pretendo “devorarme” cantidad de libros, deseo escribir uno desde la realidad del juego y de quien lo interpreta –el futbolista-, más allá de que digan que “sabes mucho”. El verdadero saber está en el compartirlo.

9. La teoría es asesinada tarde o temprano por la experiencia.

 ¿Cuánto conocimiento ha surgido y surge desde la experiencia-sabiduría? ¿Cuánto conocimiento teórico no ha sido valorado por los sabios? ¿Cuánta sabiduría es desaprovecha por los tóricos? ¿Cuánto conocimiento nos lo han hecho creer como lo verdadero? ¿Cuánto conocimiento surge de la realidad?

Para muchos, la sabiduría sin teoría es ignorar lo que se toma como “moderno” y/o  “actual”. Aunque varias cosas hoy no son válidas así lo hayan sido antes. A veces he podido observar como una mega obra colapsa en alguna parte de su estructura a pesar de tanta tecnología. Hoy todavía no se ha podido determinado a ciencia cierta, cómo construyeron las pirámides de Egipto. En otras ocasiones, por no edificar bajo los parámetros de la tecnología del presente, al construir estructuras arcaicas, es como se da al traste con la ejecución y terminación de una obra.

En conclusión, “No puedes ser sabio si antes no lo has experimentado primero”. No podrás convertirte en sabio hasta que no dejes de ser tan teórico. Si llevas la teoría a tu práctica, lograrás hallar la verdad. No creas que entrenar al pie de la letra todo lo que existe en la teoría, es lo que te conducirá a ser un director técnico competente. Recuerda, “La teoría pronto será asesinada por la sabiduría”. Necesitamos directores técnicos/entrenadores, directivos y futbolistas sabios, no reproductores de un conocimiento inadaptado y desvirtuado en el tiempo y en la vida personal, social y deportiva en el fútbol de base.

10. Lo más comprensible del mundo es que sea comprensible. Se debe hacer todo sencillo como sea posible, pero no más sencillo.

El resultado de todo este conocimiento que abunda en los libros, la academia y en las capacitaciones, parece como si estuviera generando el efecto contrario.

Hace unos pocos días, un alumno de una de las tantas instituciones que existen en nuestra ciudad de Medellín en las que se “forman (y actualizan) los nuevos” directores técnicos/entrenadores, licenciados, profesionales y demás, me solicitó una humilde asesoría: “Profesor, ¿Cuáles son los fundamentos técnicos básicos y los ciclos de entrenamientos?” Otra inquietud del “principiante”: “No sabía que el fútbol tuviera tantas cosas que uno ni se alcanza a imaginar cómo, cuándo y de qué forma enseñarlas”. Le respondí: No se preocupe que esto del saber/enseñar en el fútbol, no es como si fuera una fórmula matemática. Cada quien tiene su propia metodología (¿O manera particular de “ver” el fútbol?).

Si llevamos la pasada historia al campo del fútbol, podrías imaginarte la cantidad real de goles que pudiera haber convertido el ex futbolista brasileño Romario, si le hubiera hecho caso a algún fundamentador sobre: “No utilices la punta del guayo para definir que no se ve bien”. El que te hagas comprender o no, depende exclusivamente de la capacidad que tengas del conocimiento y la comprensión del juego.
“Lo más difícil en el fútbol es hacerlo fácil”.

CONCLUSIONES:
El equilibrio entre lo que se sabe, lo que se conoce, lo que se experimenta y lo que se reflexiona con lo que existe en la teoría,  es la base de un proceso metodológico que produce beneficios y por ende, resultados coherentes entre lo que se desea y lo que se hace.

 Que de tanta teoría que abunda en esto del interpretar el fútbol, nos puede suceder lo que la siguiente fábula pretende enseñarnos:

El Barquero Inculto (3)
  Se trataba de un joven erudito, arrogante y engreído. Para cruzar un caudaloso río de una a otra orilla tomó una barca. Valiente y sumiso, el barquero comenzó a remar con diligencia. De repente, una bandada de aves surcó el cielo y el joven preguntó al barquero - Buen hombre, ¿has estudiado la vida de las aves?
=No, señor - repuso el barquero.
-Entonces, amigo has perdido la cuarta parte de tu vida. Pasados unos minutos, la barca se deslizó junto a unas exóticas plantas que flotaban en las aguas del río. El joven pregunto al barquero:
-Dime, barquero, ¿has estudiado botánica?
=No señor, no sé nada de plantas.
-Pues debo decirte que has perdido la mitad de tu vida - comentó el petulante joven.
 El barquero seguía remando pacientemente. El sol del mediodía se reflejaba luminosamente sobre las aguas del río. Entonces el joven pregunto:
-Sin duda, barquero, llevas muchos años deslizándote por las aguas. Sabes por cierto, ¿algo de la naturaleza del agua?
=No señor, nada sé al respecto. No sé nada de estas aguas ni de otras.
-¡OH, amigo! exclamó el joven-. De verdad que has perdido las tres cuartas partes de tu vida.
 Súbitamente la barca comenzó a hacer agua. No había forma de achicar tanta agua y la barca comenzó a hundirse. El barquero preguntó al joven:
-Señor, ¿sabes nadar?
=No, repuso el joven.
-Pues me temo señor que has perdido toda tu vida.
Fin
Todavía estamos a tiempo de no perder y desviar la verdadera misión de un proceso formativo de carácter socio-humanístico-deportivo.
Los logros académicos son una forma de estimular lo que deseamos crear para el bien personal y del entorno, pero de ahí a que se intente validar la teoría como algo indispensable o lo absoluto, es contraproducente. Existen tantos directores técnicos/entrenadores, licenciados, profesionales, “Nuevos” estudiantes con incalculable teoría en sus cabezas, que no han podido hasta el día de hoy conocer y comprender el juego; y mucho menos llevarlo a la práctica con metodologías que favorezcan las cualidades y capacidades de quienes lo juegan. Desde la teoría puedes hallar la sabiduría. Desde la sabiduría puedes potenciar la teoría.

BIBLIOGRAFÍA
(1) Jesús Ramírez. El jugador de Medellín se mecanizó. “Fútbol, el pan nuestro de cada día”. Periódico El Colombiano. Medellín, domingo 22 de 1995. Pág. 2d.
(2) Einstein, de visita en Medellín. Periódico “El Mundo”. Martes 9 de agosto de 2011. Págs. 8-9.
(3) Calle, R. 101 Cuentos clásicos de la India. Gráficas Cofas. España, 1999”.
(4) Comentarios, Charlas con Juan Carlos Grisales y Juan Carlos Rojas preparadores físicos.

ADOLFO GOMEZ SANCHEZ
RECOPILACION FUTBOL FORMATIVO
Publicar un comentario