Buscar este blog

GLOBAL LANGUAGE TRANSLATOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Gadget creado por www.Vivirsencillamente.com

martes, 10 de abril de 2012

FORMACION EUROPEA VS LATINA: ¿DONDE ESTA LA DIFERENCIA EN LA FORMACION? ¿CUAL ES TU OPINION?



En Europa, algunos entrenadores de los mejores equipos del mundo reducen el entrenamiento a la aplicación de juegos tácticos menores de poca duración y alta intensidad, estando inmersos en estos, los componentes de la preparación física (Fuerza, Resistencia y Velocidad) y la duración de la sesión de entrenamiento no tiene un volumen importante.

Para estos entrenadores, que en sus clubes tienen los mejores futbolistas del planeta, les resulta fácil estructurar y simplificar sus entrenamientos, su mentalidad solo está puesta en la construcción de equipo y en perfeccionar su modelo de juego, y no en terminar de formar a sus jugadores o regresarse a trabajar deficiencias que no fueron desarrolladas de la mejor manera en los procesos de formación en la cantera.

Estos jugadores poseen unas características diferentes en sus estructuras anatómicas y funcionales, en la capacidad de tomar decisiones acertadas en la realidad de juego, en la inteligencia táctica y en los diferentes procedimientos técnicos a realizar con y sin balón, además de tener una mentalidad, cultura y forma de vida acordes a un verdadero atleta de elite. La razón de ello, radica en que, durante el transcurso formativo-cronológico desde niños hasta jóvenes, estos futbolistas acumularon miles de horas de entrenamiento y de información en todos los componentes de preparación: Desarrollo físico (Innumerables estímulos de resistencia, de trabajo de fuerza, de velocidad, de coordinación etc.), entrenamiento técnico de base y complejo, información táctica encaminada a la inteligencia de juego y a la toma acertada de decisiones con una orientación transversal o constituida en los aspectos de tipo mental, moral y teórico, lo que produce como resultado final un jugador de fútbol en toda la expresión del termino, pero con componentes cuantitativos enormes en cuanto a la cantidad de tiempo utilizada en el entrenamiento a lo largo de los años de formación en la cantera o divisiones menores.

En nuestro medio, los entrenadores saben de su oficio, tienen un conocimiento muy especial para seleccionar  jugadores de proyección, así como para orientar los procesos de entrenamiento en el ámbito formativo con miras al fútbol profesional.

No obstante, se está cayendo en un craso error en los procesos de formación de nuestros jóvenes futbolistas, se está copiando la “manera” de trabajar de las corrientes modernas de entrenamiento del viejo continente, por las siguientes razones:

Entrenar a los niños y jóvenes como a un futbolista profesional ya consolidado en Europa, se trabaja “cortico y bonito”, no se repite, no se automatiza y no se corrige, esto condena a la desaparición a los jugadores que llegan al plantel profesional no formados totalmente y que tienen déficits notorios en su  formación física, técnica, táctica y mental. No se le permite al jugador trabajar fuerte y racionalmente la parte física y no se le adicionan tareas extra-entrenamiento, “porque está de más y le genera fatiga y aburrimiento”.
¿Qué debemos pensar? ¿Que el principio de adaptación que rige el desarrollo en la naturaleza y que nos hizo evolucionar de seres unicelulares a complejos organismos, como somos en la actualidad, no está de acuerdo con el entrenamiento en el fútbol? En otros deportes: Tenis, gimnasia, atletismo, baloncesto, etc., la maestría se logra cuando a un extraordinario potencial  genético se le suma una cantidad mayúscula de horas de entrenamiento desde la infancia.

¿Cómo se hace entonces en el fútbol para  desarrollar una enorme capacidad física, una fina destreza técnica y un sentido táctico profundo basado en el conocimiento de las leyes que rigen el transitar de la pelota de adelante hacia atrás, de un costado a otro, si se entrena una hora, una hora y media como máximo?

Entrenar a sus jugadores para ganar el Domingo o para ganar el titulo en Diciembre, para que las máximas autoridades de los clubes, los aficionados o la gente del común califique al entrenador por sus “excelentes logros” y no entrenar para formar, para que su desarrollo e información sea óptima, holística y completa y les permita trascender en el futuro en el fútbol profesional.
Estadísticamente, se ha comprobado en nuestro medio pocos años atrás, que los clubes que más han ganado títulos en categorías menores, son los que menos han aportado jugadores a los planteles profesionales de los diferentes clubes de nuestro departamento o país, debido a su filosofía de trabajo o a su estructura organizacional.

Cabe preguntar, ¿Qué es más importante, formar o ganar un juego o un título?

La respuesta está en la misma pregunta, si se trabaja para formar se gana por doble partida, los jugadores bien trabajados, tienen mejor información, por ende, se ganarán partidos y títulos y posiblemente serán futbolistas profesionales.

Lo más grave es que esta nueva “forma” de entrenar (Qué es muy válida en los grandes clubes profesionales de Europa y en fútbol profesional en nuestro medio), es que contiene un discurso con resonancias de alta especulación intelectual para luego, descender sin argumentos, sin validez y sin sustentaciones científicas al entrenamiento, siendo el más perjudicado el futuro futbolista y por ende el fútbol.
Anteponer en categorías menores “El modelo de juego y la periodización táctica”, sin qué el niño o joven tengan unas bases sólidas y estructuradas en el aspecto anatómico-físico, sin que sepan aplicar procedimientos técnicos, sin que tengan la información para el desarrollo de su inteligencia de juego y sin una estructura mental que le permita tener equilibrio emocional para sobreponerse a las adversidades que el juego le presenta, es difícil formar, es difícil que este trascienda para el fútbol profesional.
Las situaciones definitivas de juego con o sin balón se resuelven en velocidad, para generar acciones musculares rápidas, se requieren de 2 aspectos fundamentales, un sistema nervioso que le dé órdenes a los músculos para realizar contracciones veloces y unos niveles de fuerza que respondan acordemente a las posibilidades de las demandas del juego. La pregunta ahora es a quién le ordena este sistema nervioso si los músculos están cada vez más incapacitados, pálidos y débiles, debido a las bajas cargas y estímulos a que se someten los jóvenes futbolistas en formación, “porque el entrenamiento moderno no permite que se realice trabajo de fuerza, porque hay otras prioridades desde lo táctico”.

A manera de ejemplo, 2 de los mejores jugadores del planeta en la actualidad, Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, sabiendo que sus cualidades técnicas, su inteligencia de juego y su carácter, son aspectos que los hacen diferentes a todos los futbolistas del mundo, pero que también reflejan la expresión de lo que es un verdadero proceso formativo, ¿cuántas horas de trabajo de fuerza suman estos 2 futbolistas en su infancia y categorías juveniles?  El cambio de ritmo y la explosividad de Messi cuando acelera con el balón en su pie, en cada temporada juega el 95% de los partidos sin lesiones de tipo muscular, esto no es magia, hace parte de una estructura muscular que fue metodológicamente trabajada a lo largo de sus años de entrenamiento formativo en la masía.

Por otro lado Cristiano Ronaldo desde los 11 años se colaba por la noche en el gimnasio de la Academia del Sporting para ensayar regates con pesas en sus piernas y hacer press de pecho, la velocidad es una de sus cualidades, pero es su fuerza la que le permite realizar varios sprint seguidos, todo ello, es el resultado de muchos años de trabajo físico, no son cosas del azar.

A continuación se expone una tabla en la que se suman las horas de entrenamiento que deberían entrenar desde la infancia hasta la adolescencia que posibiliten un buen proceso de formación, aclarando que estos volúmenes de entrenamiento, deben estar soportados por unos estímulos acordes y objetivos, recordando que por más que se entrene no se va a mejorar, la cantidad debe estar ligada a la calidad del estímulo.
Además la tabla no es una receta radical, es una aproximación, que se adapta al medio, a la cultura, recursos y donde se orienten los procesos formativos.

Horas de Entrenamiento Anuales en Procesos Formativos
Etapas
Edad
Estructura Temporal del Volumen/Horas-Días-Semanas
Horas
Iniciación
10 Años
2 Horas x 5 Días x 40 Semanas
400
11 Años
2 Horas x 5 Días x 40 Semanas
400
12 Años
2 Horas x 5 Días x 40 Semanas
400
Etapa de Iniciación/Sub-Total Horas
1.200
Desarrollo
13 Años
2 Horas x 5 Días x 42 Semanas
420
14 Años
2 Horas x 6 Días x 42 Semanas
504
15 Años
2.5 Horas x 6 Días x 44 Semanas
660
16 Años
2.5 Horas x 6 Días x 44 Semanas
660
Etapa de Desarrollo/Sub-Total Horas
2.244
Rendimiento
17 Años
3 Horas x 6 Días x 44 Semanas
792
18 Años
3 Horas x 6 Días x 46 Semanas
828
19 Años
3 Horas x 6 Días x 46 Semanas
828
20 Años
3 Horas x 6 Días x 46 Semanas
828
Etapa de Rendimiento/Sub-Total Horas
3.276
Proceso Formativo/Total Horas
6.720


JUAN CARLOS ROJAS PREPRACION FISICA SISTEMICA
RECOPILACION FUTBOL FORMATIVO

Publicar un comentario