Buscar este blog

GLOBAL LANGUAGE TRANSLATOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Gadget creado por www.Vivirsencillamente.com

miércoles, 21 de agosto de 2013

EL TATA MARTINO Y SUS MANDAMIENTOS:

El decálogo del Tata Martino describe un técnico flexible que maneja valores familiares para el barcelonismo. Su predisposición a adaptarse al club azulgrana augura una simbiosis inmediata con el entrenador rosarino 

Martino maneja un ideario muy completo que lo convierten en uno de los técnicos más interesantes de la escuela argentina. La comparación recurrente con Bielsa es solo una forma de simplificar un entrenador que vive su particular madurez tras hacerse un nombre en Sudamérica. En Barcelona descubrirán un técnico con su propio decálogo, pero que está abierto a la particularísima idiosincrasia azulgrana.
1- Las charlas técnicas son breves pero contundentes
El Tata habla con los jugadores dos horas antes de cada partido, en la concentración. Se preocupa por captar la atención de sus jugadores. Que lo miren con atención a los ojos. Considera que es importante llegar al futbolista pero sin abrumarles con muchos conceptos. Del mismo modo que Guardiola apuesta por un mensaje claro, directo y breve con los futbolistas. También es partidario de las charlas individuales. Martino es de los que se gana a los futbolistas desde el discurso. Trata de convencerlos con respeto y sabe tocar la fibra sensible del jugador. En este sentido, también es un técnico emocional, que entiende al equipo como una familia.
2- Un gran aficionado a los vídeos
Discípulo de Bielsa, le dedica mucho tiempo al análisis del juego mediante vídeos. Tiene un equipo de trabajo calificado que le prepara informes con las secuencias del rival. El Tata tiene una `enfermedad¿ llamada fútbol y es muy minucioso en el estudio de los rivales y la estrategia. Se maneja bien con la pizarra y es abierto de miras. De ahí que haya sido flexible en su propuesta futbolística dependiendo del grupo de jugadores de los que ha dispuesto. Los que lo conocen destacan la profesionalidad de un entrenador que disfruta haciendo su trabajo y le echa muchísimas horas al análisis.
3- No satura la plantilla con fútbol
Cada vez que uno de sus equipos tiene dos o tres competiciones en paralelo, evita los ensayos futbolísticos generales durante la semana y se concentra en ejercicios tácticos específicos. Al Tata le obsesionan los detalles, porque cree que ahí se deciden los partidos de máxima exigencia. Su interés no se limita a lo que hace el equipo cuando tiene el balón y sus equipos son ordenadas, tanto en ataque como en defensa. Como ocurre con los grandes técnicos, siempre deja su sello en los equipos donde entrena. Son siempre reconocibles y siguen una idea.
4- No abundan las dobles sesiones
Excepto en el periodo de las pretemporadas, no suele entrenarse en dobles turnos. Confía en la planificación de su preparador físico, Elvio Paolorroso. Sus equipos se caracterizan por una gran efervescencia física e intensidad. Martino da mucha importancia a la presión. Recuperar el balón rápido es un asunto capital por la forma de entender el fútbol del técnico y para ello es indispensable un buen nivel físico. Los jugadores del Barcelona que integran la Roja aún recuerdan el formidable despliegue de la selección paraguaya, un equipo que ¿tal y como reconoció más tarde Del Bosque¿ incomodó muchísimo a la selección con una gran presión durante todo el encuentro.
5- La unidad del vestuario es clave
Suele decir que “hay que querer al compañero, porque si lo quieres, vas a correr, vas a jugar y lo vas a ayudar que todo salga bien”. Su primera meta es establecer las relaciones humanas con la plantilla. Ya en su etapa como futbolista hacía grupo y era muy bien considerado por sus compañeros. En su paso por el Tenerife dejó grandes sensaciones entre sus compañeros. Y desde que comenzó en el mundo del fútbol siempre tuvo madera de líder. “Fue siempre un niño grande, un señor desde pequeño”, recuerdan algunos de los técnicos que entrenaron al Tata. Como técnico, ahonda en la idea de grupo y trata de que las grandes individualidades se adapten a esta idea.
6- No se cierra ante las demás opiniones
El Tata es un entrenador abierto al diálogo y a escuchar la opinión de los jugadores de la plantilla. En Newell¿s hablaba mucho con Heinze y Maxi Rodríguez sobre cuestiones del juego. Su discurso siempre es integrador y gusta de conocer el sentir de los suyos a la hora de intervenir. Es un técnico muy querido por los futbolistas, que lo tienen como una especie de padre espiritual. El apodo del Tata viene de aquí, un mote que le pusieron sus compañeros por la madurez que siempre mostró incluso en sus inicios.
7- No se casa con ningún dibujo táctico
A lo largo de su carrera como entrenador, demostró que sus equipos pueden modificar el esquema de juego según el rival y las circunstancias. Martino no es un rehén de su propia pizarra. Solo hace falta comparar la identidad de Paraguay durante su paso como seleccionador y la de Newell¿s. Al mando de la selección, construyó un equipo muy sólido. Tremendamente competitivo, ordenado. Fue pragmático en un contexto muy concreto (un grupo con limitaciones técnicos). Ya en su momento Del Bosque comparó el planteamiento del Paraguay de Martino con la selección chilena de Bielsa. En cambio, en Newell¿s se acercó más a su ideario y fue un equipo contracultural en Argentina, donde el balón salía jugado desde la portería.
8- El jugador es el más importante
El entrenador tiene en claro que los verdaderos protagonistas son los futbolistas. Nunca se pone por encima del rol protagónico de sus dirigidos. Martino fue futbolista antes de ser técnico y cree que la importancia del entrenador es relativa y lo que define los partidos es la intervención de los grandes futbolistas. El Tata no es de los que les guste darse importancia y prefiere que sean los jugadores los que salgan en la foto.
9- Sus equipos son siempre protagonistas
Tiene premisas innegociables que él mismo definió: “Asumir una postura de protagonismo, no esperar, agresividad para recuperar la pelota y hacerlo bien arriba. Que no haya lugar para la especulación”. Su forma de entender el fútbol lo asemeja con la escuela Barça.
10- El jugador debe tener carácter
A Martino le gusta trabajar con futbolistas con personalidad. “Carácter” responde cuando le preguntan qué no le puede faltar a un futbolista que él entrene. En el Barcelona encontrará un grupo con personalidad acostumbrado a la máxima presión. 

Mundo Deportivo Jorge López
RECOPLILACION FUTBOL FORMATIVO
Publicar un comentario