Buscar este blog

GLOBAL LANGUAGE TRANSLATOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Gadget creado por www.Vivirsencillamente.com

sábado, 14 de agosto de 2010

GANAR, ¿SERA LA UNICA MANERA DE CONSEGUIR LA FELICIDAD?

En el mundo del fútbol, es fácil encontrar unanimidad en la teoría de que lo importante es ganar, y algunos incluso van más allá y añaden “aunque sea de cualquier forma”.
En el mundo empresarial, ha vencido el criterio de que lo más importante para una empresa son los resultados económicos, y muy especialmente los resultados a corto plazo. Y en el mundo de los individuos es el éxito económico, la meta más ambicionada por una gran mayoría de personas.
Esta similitud entre estos tres mundos, nos debe hacer pensar que hemos creado algo que tiene como principal ídolo, al éxito y que ese éxito, primero puede merecer cualquier tipo de comportamiento, segundo, se tiene que obtener al más corto plazo posible y tercero su manifestación más clara es la económica.
Pues bien, creo firmemente que necesitamos revisar estos conceptos, ya que en ellos probablemente se apoyan la mayoría de las frustraciones que vivimos en la actualidad. Reflexionemos:

- Pocos alcanzan el éxito económico.
- Muchos de los que lo alcanzan no encuentran en él la felicidad.
- El corto plazo no tiene fin, cada vez que se consigue un logro, se está estableciendo otro aún más difícil y después otro y otro…
- El comportamiento desleal, la envidia, la soberbia, la codicia, etc. Son antagónicos con la felicidad (no todo vale, no de cualquier forma)

Si nos centramos en el mundo del fútbol como referente en el que se puede visionar con facilidad comportamientos y sacar conclusiones de ello, para aplicarlos en otras actividades, podemos analizar con claridad lo anteriormente mencionado.
En primer lugar, en la mayoría de los casos, el éxito, ganar un partido, ganar una final, es bastante inconsistente. No siempre gana el mejor o el que más se lo merece y además, todo se puede definir en un “espacio” profundamente estrecho.
En la historia de las finales de la Champions o en las finales de los Campeonatos del Mundo, o en las Euroligas, es mayoría los partidos que se han ganado por la sola diferencia de un gol, por lo tanto en el mundo del fútbol, la diferencia entre éxito y fracaso se mide en segundos y se denomina Gol.
Por otro lado en una competición de cualquier tipo, sólo gana un club o la selección de un país. En el mejor de los casos pasados un cierto tiempo, sólo recordamos al campeón y como mucho al “perdedor de la final” que en términos concretos llaman subcampeón o campeón de los perdedores.
Esto nos podría hacer pensar que lo único válido es ganar, pero no es así, ¿conocen ustedes algún socio de un club o ciudadano de un país que se haya dado de “baja” de su club o de su país por perder una final? Yo no lo conozco.
Todos, cuando jugamos o juega nuestro equipo, no digo una final, que sólo algunos en alguna ocasión llegan a jugarla, sino cualquier partido que se juegue, insisto, todos, queremos ganar, y eso sí es fundamental, salir a ganar y poner en la victoria todo nuestro esfuerzo y todo nuestro talento. Pero con el profundo convencimiento de que un éxito finaliza cuando comienza el siguiente partido o el siguiente campeonato, y con el fracaso (la derrota) sucede lo mismo.
El éxito es efímero, pero la derrota también.
En el mundo del fútbol hay muchos clubs que nunca han jugado una final de la Champions, es más, nunca han jugado la Champions y posiblemente nunca la jugarán y en ellos han jugado cientos de miles de futbolistas y han tenido millones de aficionados que nunca los han abandonado. Luego no es necesario obtener el máximo triunfo para triunfar en la vida del fútbol, ya que el triunfar es disfrutar y ser feliz con él y si además algunos pueden vivir de él jugando o participando en ese maravilloso espectáculo, pues mucho mejor.
Yo sé que muchos no comparten esta idea, pero yo creo que es básica para poder alcanzar la felicidad en esta y cualquier otra actividad.
Siempre hay que tener:
- Espíritu de lucha, de esfuerzo.
- Entrega
- Ambición por ganar
- Humildad ante el resultado
- Autoexigencia
- Generosidad ante el esfuerzo y con los compañeros
- Visión de equipo
- Lealtad a los colores
- Respeto al contrario y a los espectadores
Y con todo ello, intentar disfrutar y ganar. Pero lo que no puede ser es que si no se gana se pierdan las ganas de volver a competir, tantas veces como sea necesario.

FUTBOL EN DESARROLLO
Publicar un comentario