Buscar este blog

GLOBAL LANGUAGE TRANSLATOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Gadget creado por www.Vivirsencillamente.com

jueves, 9 de junio de 2011

LA COMPRENSIÓN DEL FENÓMENO DEL FÚTBOL -Terecera parte- "PRINCIPIOS Y FUNCIONES EN LA ORGANIZACIÓN DE UN CLUB DE FÚTBOL"


Un Club de Fútbol es una organización que no se parece en nada al resto de agrupaciones humanas. Su carga emocional, las urgencias que manifiesta así como su composición, lo distinguen de cualquier otra empresa que quepa imaginar. Su naturaleza está compuesta por un área regida por una lógica netamente empresarial y otra, el equipo propiamente dicho, que se aproxima más al arte que a cualquier otra actividad y evoluciona ciclotímicamente, y en períodos cortos de tiempo  pasa de la euforia a la depresión, con escasa memoria entre fases (1,2). Pensemos en qué se parece el taller de un artista pintor y cualquier otra empresa imaginable,  mucho más difícil aún si a ambas se las pretende hacer funcionar estrechamente y con un mismo objetivo. Esta tercera parte la vamos a dedicar al estudio de los parámetros de los que dependen estas oscilaciones emocionales y de rendimiento, para lo que vamos a estudiar los PRINCIPIOS y FUNCIONES en la vida de un Club de Fútbol, centrados en su ESTRUCTURA (ver Segunda parte).
  • Un Club de Primera División tiene como cultura el sufrimiento de su afición. Padece entre dos y tres espigas cada temporada, en la que pasa del puesto 5 al 18 en la Tabla clasificatoria y ha descendido tres veces en treinta años. Su afición se comporta sin memoria de sufrimiento y el equipo padece una fragilidad en base a su deficiente cohesión. Los aficionados coinciden que los buenos momentos les hacen olvidar los malos, ocasión en que el Presidente adopta medidas importantes, que si esperara tres semanas no las haría: renueva a un mal entrenador porque ha ganado dos partidos seguidos y piensa por eso que no hay otro como él, se aventura a nuevos créditos financieros, hace declaraciones eufóricas a la prensa, y hasta en una ocasión tomó la decisión de casarse  de pura velocidad que llevaba, etc. Se da la circunstancia que la falta de cohesión de ese Club está en base a un defecto entre los Niveles I y II; el Club sufre una doble fractura, la propia de esa área demográfica con dos culturas dispares, una la preponderante (A) que ha creado un potente equipo, y otra (B), con un Club de menor rango; a su vez, la afición de B está compuesta de dos étnias, parte de la cultura A y parte de la B, esto hace que en el campo existan dos mitades de fans, una que con sus gritos ataca a la cultura A y la B que le responde contraatacando, un hecho certero para disminuir la cohesión y que le hizo exclamar a un jugador carismático "¡haber cuando se ponen de acuerdo esos mamones!".
PRINCIPIOS DE FUNCIONAMIENTO SOBRE LOS OBJETIVOS Y LA TAREA PRINCIPAL.

El OBJETIVO primordial de un Club de Fútbol es quedar lo más alto posible en la Tabla clasificatoria, para lo cual es preciso organizar las actividades propias compatibles con la ESTRUCTURA, PRINCIPIOS Y FUNCIONES que aquí vamos a analizar. Pero ocurre, que debido al alto nivel emocional que hay en un Club, al mismo tiempo que éste trabaja para su sana promoción como colectivo, se dan fuerzas iguales y contrarias que tienden a deshacer lo hecho, a causa de que determinados grupos de individuos buscan puramente su promoción personal fragmenntando el ambiente y la productividad. Este fenómeno, al que se le  llama ANTITAREA, es tanto más potente cuanto más confusión exista entre los niveles de la estructura de cualquier Club que se considere y más deshilachado se muestre esté como colectivo humano.
  • Un Club reitera temporada tras temporada la confección de un equipo incompetente por lo escasamente homogéneo y falto de recursos específicos para el trabajo que debe hacer; la conducta real del Club es la incorporación de funcionarios no adecuados, sean jugadores o no, que hace a aquel Club y equipo incompetente para la consecución de sus objetivos oficiales; esto último puede tener una doble causa: o es que alguien está imponiendo para su promoción personal un modelo técnicamente loco, o algo más psicológico, que ese Club tiene una tendencia irrefrenable al sufrimiento. Estamos haciendo alusión a la presencia de una ANTITAREA, expresión de la baja inteligencia de ese colectivo, porque al estar fragmentado no es capaz de llevar a cabo actos inteligentes, todo compatible con la presencia de grandes talentos individuales en cualquier tipo de funcionarios, jugadores o no. Recordemos aquel grito programático de un Presidente que dijo "¡ficharemos a los mejores jugadores del mundo...!", con lo que se aseguraba la baja cohesión, la conducta no inteligente y el seguro fracaso "de su modelo" a medio plazo.
La falta de  flexibilidad en el ambiente que como consecuencia de todo lo dicho se produce, se trata de compensar con medidas erráticas: "mano dura", "¡se tomarán medidas!", completado con el incremento de voluntarismos de corto alcance, "¡a partir de ahora vamos a ser una piña!" al tiempo que los jugadores se apilan físicamente los unos contra los otros formando una especie de cebolla, o se convocan al aullido de "¡a por ellos, oleeé, oleeé, oleeé!", con una interpretación pueril y disparatada del concepto de cohesión. Frente a unos objetivos caóticos y una tarea mal diseñada, suele emerger un personaje inteligente que dice "¡esto se soluciona con nuevas elecciones a Presidente!", cosa que suele ser cierta, a lo que el Presidente responde: "¡dimitir en una situación como ésta sería una cobardía!". En tales situaciones nuevas elecciones suele ser la salida técnicamente aconsejable, siempre que la afición, previamente, asuma las causas y consecuencias de su error.

SOBRE LA NATURALEZA ESENCIAL.

No hay más que dos naturaleza en un Club, la esencial constituida por la fraternidad y la material conformada por la distribución de su estructura en Niveles, en los cuales es básico el buen gobierno de los límites entre ellos. Remitimos al lector a la Primera y Segunda Parte para el recuerdo apropiado de conceptos.

SOBRE EL GOBIERNO DE LOS LÍMITES.

Aborda la pregunta de qué está pasando en el seno de esa colectividad, para cuyo análisis hace falta sensibilidad entrenada para captar las dinámicas humanas y que constituye una compleja especialidad profesional. El mal gobierno de los límites se suele hacer con tres tipos de instrumentos: hechos, palabras y pensamientos no verbalizados, pero sí afectivamente comunicados.
  • En un Club de Fútbol inmerso en una crisis aguda estructural, los Niveles III y IV, Presidente y afición, se entrecruzaban, invadían, atacaban y sustituían; el Presidente baja al vestuario a arengar a los jugadores, habla mal de ellos en Foros ajenos al Club y narcisos de todo tipo aprovechan para colocarse; todo este caos se transmite al equipo, cuya línea de malos resultados es ostensible, y el caos acababa minando la cohesión del mismo con la aparición de un signo preocupante, le llamaremos del "equipo invertido y cohesión burbuja": consistía en que en el juego del equipo, los defensas tomaban la iniciativa de sustituir a los delanteros, aquellos llegaban a ganar partidos con sus goles y fugazmente alcanzaba grados de cohesión brillante, coincidiendo con el rumor de que el entrenador iba a ser destituido; se producía un pancarteo en el Estadio y los ataques anulaban a los jugadores –recuerden aquellos de que la afición está metida dentro del equipo como el canguro lleva a sus crías-. El ataque a los límites y su mal gobierno se convirtió en universal para ese Club.
  • Los límites con punto de partida en el jugador son abundantes y depende del Nivel que se considere. Uno de ellos, entre los muchos, es el límite entre el jugador y la naturaleza de ese Club. Un jugador fracasa en un Club porque se considera de escasa calidad para el mismo, y ficha por otro, con el resultado que a los pocos meses le llama el seleccionador nacional, ¿qué ha pasado?: lo fácil sería que ha tenido mala relación con el entrenador, o que no le han pagado suficiente, o que él mismo ha tenido una crisis personal, todo podría ser, pero no, en este caso la razón fue que un jugador determinado debe de estar en el Club que específicamente vaya con la personalidad de ambos, con acoplamiento entre Club y jugador, por lo que estudiar los límites entre el Nivel V y el resto de Niveles siempre resulta útil y beneficioso para el ahorro y presupuesto del Club, el cual se evitaría inútiles y alegres dispendios. Aquí habría que hacer un estudio particular sobre la euforia como parámetro decisorio en las finanzas de un Club de Fútbol.
  • El gobierno de los límites en el Nivel IV es importante. Límites entre entrenador y jugadores, entre jugadores y su cohesión, entre el binomio entrenador-jugadores y el resto de Niveles, y por supuesto el gobierno de los límites entre el entrenador y sus jugadores: a nadie se le debería ocurrir fichar un entrenador que no tuviese un alto nivel de acoplamiento con los símbolos del Club y que se presumiera que dicho acoplamiento se podría extender a la relación con sus jugadores: ¿qué haría un entrenador guerrero en un vestuario de elitistas excelentes con nula cohesión?, lógicamente recurriría a la mano dura, lo que conduciría a una mayor disminución de la cohesión en el grupo.
  • En un Club de nivel medio gana las elecciones un personaje ajeno a la cultura que da origen al Club, personaje que frente a la hostilidad ambiental ataca todo tipo de límites, descabeza a quien ostentaba el vértice simbólico de esa organización y a la temporada siguiente ese Club militó en Segunda División.
  • En dos Clubs por separado existía en el primero de ellos dos jugadores líderes, que mientras su relación fue amistosa los resultados fueron óptimos. En el siguiente Club, con una problemática semejante pero agravada, existían cinco líderes con una cohesión de muy bajo nivel que no permitió ningún tipo de resultados y sólo con brillantez fugaz, comportándose el equipo como una entidad sin inteligencia, llena de talentos, eso sí; se da la premisa que una forma de definir la cohesión de un grupo es equipararla a la inteligencia expresada por ese colectivo, o lo que es lo mismo, la cohesión como pre-requisito del acto inteligente.
  • En un determinado Club, cuyos resultados han sido mediocres en función de un rico patrimonio, uno de los técnicos, de gran prestigio local, un verdadero gurú, decide retirarse de la profesión y pasar a ser Consejero invisible del mismo, manifestado esto en la afirmación del Presidente: "fulano ejerce de amigo", quiso decir de símbolo, de vértice inapelable. A partir de ese momento, el equipo inició una carrera de triunfos rupturistas en relación a una larga etapa anterior de vulgaridad, éste es el mismo personaje que ahora ha sentenciado "¡el presente ciclo se ha acabado!", circunstancia que le ha hecho al Club entrar en zafarrancho urgente de cambio.
SOBRE LA PARTICIPACIÓN.

Tomando como ejemplo los Niveles II y III, afición y Club, tienen éstos una relación tan estrecha como lo tiene una botella con el líquido que contiene. El Club nace de la afición y a ella se le debe hacer participar, no gobernar, con fórmulas distintas a la socorrida Asamblea anual. En un Club debería haber microasambleas deliberativas, informativas y consultivas que incrementan la fraternidad y disminuyen actitudes antitarea. Hay un importante Club en España, de excelente funcionamiento actual, que envía a sus socios mensajes SMS para informarles de la marcha del Club y del equipo, y que a la vez ha creado diversos grupos sistematizados de encuentro con los aficionados.

SOBRE LA ELECCIÓN DE FUNCIONARIOS:

Todo funcionario de un Club debería ser elegido por su acoplamiento con la naturaleza de sus cinco Niveles, así como con el vértice o símbolos que presiden el Club, nunca por decisión o voluntad de nadie, por ejemplo, el Entrenador no lo debería elegir un Presidente o un Director deportivo recién llegado, porque confíe en él, por ser su amigo o porque lo prometió en las elecciones que ganó, al contrario, este funcionario debería ser el representante de la idiosincrasia del Club, de su juego y su personalidad, y ser la persona idónea para llevar a cabo lo que a la MENTALIDAD COLECTIVA de ese club corresponda. Se entiende por MENTALIDAD COLECTIVA lo que piensa el factor común de los pensamientos individuales de los miembros que componen esa organización, por ejemplo un Director deportivo, él mismo un galáctico, es elegido por el Presidente porque procuró hacerse el encontradizo a la salida del despacho electoral y aquel elige a otro de su misma naturaleza, amigo de copas, cuya filosofía de juego nada tiene que ver con la afición y principios de ese Club, con el resultado final que cabe esperar.
  • Un aspirante a Presidente con sólidas posibilidades de serlo, decide hacer dúo electoral con un miembro, del "famoseo nacional", al objeto erróneamente de ganar votos con la imagen de este segundo personaje, aspirante a Presidente éste que con ésta medida atacó la función de la cohesión de su núcleo duro e inicial, nada más  comenzar el trabajo; en este caso, él mismo se unía a una persona con nulos niveles de solidaridad  e inductor de fragilidad por su "galactismo"que sin duda  contagiaba a su entorno. La consecuencia fue la ruina de sus expectativas electorales, que dejó sumido, a este gran profesional en su vida privada, en un mar de dudas; se dio la circunstancia de que la pareja de este aspirante a Presidente, nada más que aparecer públicamente como candidato a Vice, se debutó con la afirmación de que si salía elegido ficharía a "fulatino", que juega de no sabemos qué y que a su vez es un galáctico empedernido, y añadió: "¡es que fulatino me encanta!", como se verá no se puede esperar más despropósitos en una frase tan corta.
SOBRE LA IGUALDAD DE VALORES.

Todos los Niveles de este complejo cuerpo social deben percibir que aportan valores semejantes, que son por igual útiles y participativos, aunque con roles diferenciados, ya que cada cual ocupa "su función". La equivalencia de valores es uno de los factores más importantes para el frenado del ataque a los límites y a su mal gobierno. Este es un principio que tiene que tener un alto nivel de visibilidad, para que todos lo Niveles se sientan por igual necesario o decisivos en dicho Club, y que cada uno de ellos, especialmente el Club como empresa, sepan que no pueden hacer lo que quieran, sino que cada decisión esté tomada por consenso con la mentalidad colectiva de ese Club.

SOBRE LA COMPOSICIÓN DE LOS GRUPOS.

Existe un principio cuya importancia está fuera de toda duda y es tan decisivo como la selección de personal lo es para una Empresa. Los componentes de los diferentes grupos tienen que ostentar un alto nivel de acoplamiento con el resto de niveles y el conjunto de su estructura ser altamente homogénea y equilibrada.

SOBRE LA ADMINISTRACIÓN DE LA IMAGEN.

El mal uso de la imagen, de la palabra, de los afectos y el cultivo de la diferencia, mostrando un alto nivel de heterogeneidad no deseable, acaba creando disfunción y tantos objetivos subsidiarios como agendas privadas existan, con la consiguiente pérdida de la tensión requerida para la buena función. Se observa una relación directa entre el uso indiscriminado y múltiple de la imagen por todos y en cada momento y los malos rendimientos de ese Club. En definitiva un buen nivel de cohesión es incompatible con las agendas privadas y éstas se hacen presentes tanto con más frecuencia cuanto peor es el funcionamiento de ese Club.
  • En un determinado Club uno de sus más mediocres jugadores tiene una relación muy potente con una Agencia de prensa, razón por la que con suma frecuencia aparece en los medios, opinando de todo y especialmente en una línea de erigirse en líder "de lo que debe ser y de la fuerza", precisamente esto último nada que ver con los símbolos de ese equipo. Ese mismo Club aparece en los medios, también con suma frecuencia, donde en un mismo día Presidente, Director deportivo y más de un jugador, se lanzan a la erótica aventura de exponer "su pensamiento" que no es más que, a través de opiniones vacías, exhibir la fragmentación y confusión de ese colectivo.
:FUNCIONES EN LA MARCHA DE UN CLUB:

Existe un último condicionamiento técnico en el desenvolvimiento del Fútbol como entidad, que consiste en la integridad de tres funciones base de su buen funcionamiento: COHESIÓN, FLEXIBILIDAD Y MORAL. Se entiende por COHESIÓN un rasgo opuesto a la relajación, fragilidad y fragmentación, por este orden de importancia, como signos de fracaso del entramado conceptual estudiado. Se deben considerar elementos de la cohesión,entre otros, la comunicación con abolición estable de barreras entre individuos , la existencia de un grado suficiente de moral y confianza interpersonal en el grupo y su  homogeneidad, que minimice la presencia de sentimientos negativos en su seno: envidia, rivalidad y celos; en definitiva, cohesión es sinónimo de equilibrio.
Por su parte la FLEXIBILIDAD implica ausencia de barreras en la comunicación, por oposición a la comunicación interrumpida, realismo frente a confusión, fraternidad opuesta a insolidaridad, adaptación al rol como contrario de hacer cada cual lo que le venga en gana. Finalmente, la MORAL significa y comporta objetivos comunes, opuesto a agendas privadas, creencia en la propia efectividad, nada que ver con la duda sistemática, debiéndose distinguir entre desmoralización y saturación, estados éstos próximos pero diferenciados.

Anuncié también una circunstancia. Consiste ésta en que el símbolo o vértice, bajo el cual se debe situar la fratía que compone el Club, conviene que esté personificado, quiero decir, representado en la presencia de un personaje, que por ser admirado y por su autoridad venida desde abajo, más que por su poder dado desde arriba o por simple vía electoral, inspire confianza, respeto y estabilidad, y que juegue la función de recordatorio de los deberes de cada cual; puede ser, desde un Presidente adornado de tales características, hasta un personaje en la sombra, pero con los rasgos de vértice inapelable.
Qué hacer ante una situación de caos en una determinada colectividad deportiva, sea ésta inesperada por la interecurrencia de un conflicto o anunciada debido al agotamiento de un proyecto. Cualquier intervención técnica resolutoria tiene tres niveles.

I.OBSERVACIÓN del Club con la técnica requerida (3).                                                      II. ORGANIZACIÓN DE UN PROYECTO en función de los contenidos que en este ensayo se han estudiado. 
III. DESARROLLO DEL MISMO en el tiempo y con el encuadre requerido; se debe de entender por encuadre un concepto superponible al anglosajón de setting, ya que de no tenerse en cuenta o hacerse mal, el encuadre afecta a las decisiones que se hagan sobre el contenido. Lo decisivo es estar armado de una teoría verificable y sólida, el resto es práctica y Manual, pero hasta ahora en el Fútbol no existió ni una cosa ni la otra, que todos debemos levantar como se erige un edificio.

Algún anticristo está expulsando a la Historia de su Templo-Catedral, hoy reconvertido en Estadio-Catedral, y lo está haciendo con el látigo lento del paso suave de los siglos. En un rincón de ese nuevo espacio, con recuerdo de olor a incienso, se encuentra el Hombre, con espera y certezas, sin esperanzas y con escasas dudas. Confía sólo en sí. Un gol de la evolución.

Ángel Martínez Pina.

RECOPILACION FUTBOL FORMATIVO.

BIBLIOGRAFÍA
1.    Miller, E. From dependency to autonomy. Studies in organization and change. Free Association Books Ltd. London, 1993.
2.    Martínez Pina, A, Martínez-Pina García, P. EL FÚTBOL. Una teoría psicológica para comprender este deporte.
3.    Hinshelwood, R.D. y Skogstad, W. Observing Organisations. Routledge. London, 2000


Publicar un comentario